HUESCA

Precaución total en el Huesca con Sandro

El delantero canario no pudo jugar ante el Celta por culpa de unas molestias musculares. Los servicios médicos del Huesca vigilan posibles recaídas.

Precaución total en el Huesca con Sandro
Juan Herrero EFE

Sandro Ramírez lleva toda la temporada entre algodones y ya se ha perdido once partidos con el Huesca por culpa de sus lesiones musculares. La estrella del equipo altoaragonés no pudo jugar el pasado domingo ante el Celta tras sufrir unas molestias musculares en el calentamiento previo a salir al terreno de juego como refresco desde el banquillo. Pacheta dialogó con el punta sobre el césped de El Alcoraz para medir sus sensaciones, pero el atacante tenía unas molestias en el glúteo y decidieron no arriesgar.

Pacheta está cuidando al máximo a su jugador más determinante y espera tenerlo disponible lo antes posible. Con él como entrenador, Sandro solo ha jugado un partido y marcó gol ante el Eibar. Un claro ejemplo del rendimiento que espera sacarle el burgalés al canario. El futbolista de 25 años lleva varias temporadas mermado por las lesiones y este curso en el Huesca ya ha sufrido una rotura en el aductor derecho y posteriormente en el recto anterior del cuádriceps izquierdo, dejándole en el dique seco cinco jornadas cada contratiempo.

Pacheta está decidido a esperarle, ya que es el futbolista que le puede dar un plus al ataque del equipo oscense. El técnico ansía el momento en el que pueda reunir la dupla formada por Rafa Mir y Sandro Ramírez. Este miércoles el Huesca vuelve a los entrenamientos y los servicios médicos estarán muy atentos a la evolución del futbolista, al que ya le han practicado una resonancia y en la que los resultados han arrojado que no sufre ninguna lesión.