NIZA 0- MÓNACO 2

El Mónaco pasa a octavos de Copa sin despeinarse

Los monegascos vencieron 0-2 en un partido laborioso ante un Niza que fue de menos a más, pero al que le faltó calidad individual en metros finales.

El Mónaco pasa a octavos de Copa sin despeinarse
FREDERICK FLORIN AFP

El AS Mónaco llega al tramo final de la temporada en un momento de forma espléndido. A pesar de la derrota entre semana en Estrasburgo, el conjunto monegasco venció hoy por 0-2 al Niza en los dieciseisavos de la Copa de Francia. Volland y Ruben Aguilar rubricaron la victoria de los de Kovac en el Derbi de la Costa Azul.

Pese a ser un derbi de mucha rivalidad, ambos equipos nos brindaron una primera parte bastante espesa. Primaron los errores no forzados, el Niza lo intentó, pero no pudo y el Mónaco aprovechó una de las pocas llegadas que tuvo durante el primer acto. Fàbregas, el más listo de la clase y que a sus 33 años tiene todavía mucha tela que cortar, se inventó una gran asistencia para que Volland hiciera el primer gol del partido. El alemán, tocado por una varita durante todo el año, ya suma 14 goles y 7 asistencias esta temporada.

Del gol de Volland hasta el descanso no hubo más. El Niza, que hoy jugaba con cuatro centrales para intentar tener superioridad en salida de balón y generar aclarados en campo propio, notó bastante la falta de calidad en los metros finales. Majecki, tercer portero del Mónaco, fue un espectador durante mucho tiempo, evidenciando las carencias ofensivas de los de Ursea.

En la segunda mitad, el Niza decidió hacer cambios para intentar revertir el resultado. La entrada de Kasper Dolberg le dio mayor amenaza a las águilas en ataque, pues de las botas del noruego nació la mejor ocasión visitante, en un disparo con el interior que se estrelló contra el poste y que habría sido una acción preciosa de consumarse. El Mónaco, más conservador de lo habitual, tuvo sus llegadas al contragolpe, las más clara en una gran transición que inició un omnipresente Cesc y que acabó con un remate al lateral de la red de Jovetic. Ruben Aguilar remató el partido en el tramo final con un gran gol en una buena internada suya al contragolpe.