INGLATERRA

Los damnificados de Tuchel

La racha del alemán pasó la prueba de fuego de la Champions, pero confirmó que hay una serie de jugadores que deben remar mucho si quieren contar con minutos.

A nadie se le escapa que Thomas Tuchel ha revitalizado al Chelsea. Los números hablan por sí solos. Ocho partidos, seis victorias y dos empates. El último triunfo ha sido de mucho empaque. Una tremenda tijera de Giroud colocó el 0-1 final contra el Atleti en Bucarest y afrontarán la vuelta de octavos de Champions con la gran ventaja que aporta marcar fuera de casa. Sin embargo, el enfrentamiento ante los rojiblancos confirmó que hay una serie de jugadores que tendrán que picar mucha piedra para cambiar su situación con el de Krumbach.

Tuchel ha encontrado su sistema, el 1-3-4-1-2. Es decir, Mendy en portería. Tres centrales: Rüdiger, Thiago Silva (ante el Atleti Christensen por lesión del brasileño) y Azpilicueta. Dos centrocampistas con brega pero buen pie: Kovacic y Jorginho. Acompañada esta pareja por Marcos Alonso y Hudson-Odoi (o Reece James). Mason Mount como diez y generador principal de fútbol. Y Werner acompañado por un '9', véase Giroud o Abraham (el francés parece ponerse por delante en partidos importantes). Este esquema parece inamovible en estos momentos. Por ende, hay un grupo de futbolistas que son habitantes habituales del banquillo: Kepa, Havertz, Kanté, Pulisic, Ziyech, Chilwell...

De hecho, contra el Atleti, el banquillo del Chelsea estaba cargados de millones invertidos. En total, unos 375.5 si tenemos en cuenta las cifras que maneja el portal especializado Transfermarkt. Por órden de precio, Havertz (81 millones de euros), Kepa (80), Pulisic (64), Chilwell (40), Ziyech (40), Kanté (36), Emerson Palmieri (20), Zouma (14.5) y Caballero (libre) estuvieron acompañados en la convocatoria por tres productos de la cantera como Reece James, Billy Gilmour y Tammy Abraham. Muchos quilates, algunos de ellos grandes damnificados por los cambios introducidos por Tuchel.

Mount, un muro para Havertz y Pulisic

Apuestas titánicas en muchos casos que de momento no terminan de cuajar. Las más sonoras, por montante económico, son las de Kepa y Havertz. El español, señalado por Lampard, parece haber recuperado parte del crédito perdido con sus últimas actuaciones, pues Tuchel le indultó y le alineó tanto en FA Cup como en la Premier. Sin embargo, llegado el momento de la verdad, Mendy ha vuelto a ser el número uno para el técnico alemán como lo era para el inglés. Havertz, por su parte, mantiene el mismo estatus que tenía antes del cambio de entrenador. Ni uno ni otro le encuentran hueco en el once. La razón tiene nombre: Mason. Y apellido: Mount. El canterano está siendo el mejor jugador del equipo y no baja el nivel, dejando en un difícil tesitura al fichaje estrella del verano, junto a Werner. Tuchel llegó, entre otras cosas, para revitalizar a sus compatriotas. Por ahora, solo lo ha hecho a medias...

Chilwell y Kanté, grandes damnificados

Los cuatro siguientes del listado anterior sí que pueden considerarse verdaderos damnificados con la llegada del ex del PSG. Pulisic, cuando las lesiones se lo permitieron, era indiscutible para Lampard. No obstante, acumulaba siete titularidades consecutivas hasta que Tuchel su puso al frente. El cambio de sistema le ha dejado sin sitio. Su habitat natural, la banda, ahora la ocupan los carrileros y el puesto de mediapunta ya sabemos quién lo ocupa. Por ello, solo ha formado parte del once en FA Cup ante el Barnsley, no ha jugador minuto alguno en los últimos tres encuentros ligueros y contra el Atleti entró en el 87'.

Un cambio de situación el experimentado por Pulisic que a Chilwell le resulta familiar. El lateral izquierdo, otro de los fichajes altisonantes del verano, era indiscutible y sus actuaciones no invitaban a una pérdida de puesto. Sin embargo, la potencia ofensiva de Marcos Alonso, la cual está potenciada por los tres centrales y la ausencia de extremo, inclinan claramente la balanza en favor del español: dos partidos jugados de ocho posibles es el resultado de lo aquí detallado. Algo muy parecido a lo ocurrido con Kanté, considerado por muchos como uno de los mejores stoppers del planeta, Jorginho y Kovacic le cierran la puerta a la titularidad con Tuchel y su estrella parece apagarse. Dos titularidades en ocho partidos, como Chilwell, pero en su caso sí es habitual que refresque piernas de compañeros en la segunda parte.

Ziyech, un caso complicado

Por último, el caso de un Ziyech que comenzó como un cohete con Lampard pero que perdió vuelo antes incluso de que llegase el nuevo técnico. El marroquí, apenas unos meses después de abandonar el Ajax, se plantea cambiar de aires en verano ante su pérdida paulatina de protagonismo. Algo no debió gustarle a Tuchel ante el Wolves, puesto que tras ser titular en el estreno del alemán encadenó cuatro partidos sin vestirse de corto. Además, como Havertz y Pulisic, el esquema y Mount le cierran el paso. La FA Cup supuso un oasis (titular) y en el último choque liguero (Southampton) y frente al Atleti apenas ha acumulado 30 minutos en total.