HÉRCULES

El Hércules arropa a Abde

El marroquí recibe el aliento de sus compañeros en cada partido para que calmar sus revoluciones. El atacante ya no juega con el filial.

El Hércules arropa a Abde
FITO GONZALEZ DIARIO AS

Abde es otro desde que David Cubillo puso fin a su etapa en el banquillo del Hércules. El marroquí se siente ahora importante. Ha pasado de tener un papel residual y de estar en el ostracismo a convertirse en un jugador importante, en un revulsivo y gran agitador.

Abde, a sus 19 años, estuvo cerca de salir del Hércules en el pasado mercado invernal. Las ofertas llovieron en las oficinas del Rico Pérez. Cubillo no contaba con el marroquí, al que veía muy verde. Carmelo del Pozo tenía claro que Abde podía ser muy útil en el tramo decisivo del campeonato y frenó su salida en varias ocasiones.

Poco a poco, Abde fue ganando protagonismo. Alejandro Esteve ya le dio minutos ante el Mestalla y ante la Peña, fue el mejor. El atacante disputó más de media hora y dejó varias jugadas brillantes. La llegada de Manolo Díaz también ha supuesto otro soplo de aire fresco para el marroquí. El madrileño, moldeador de talentos y perfiles similares al de Abde, también confía en el joven. De hecho, ha sido uno de los jugadores que más le ha impactado. La prueba de que el rol de Abde ha cambiado es que desde que salió Cubillo ha disputado 78 minutos. Con el madrileño, sólo jugó 15 minutos en diez partidos.

Abde cuenta con el respaldo del vestuario. El grupo ha arropado por completo a un extremo diferente que busca la madurez e interpretación del juego. Cada vez que salta Abde al campo, los consejos de sus compañeros desde la banda se multiplican. Todos le piden calma, tranquilidad y que aparque la ansiedad que le genera intentar hacerlo todo desde el primer minuto. La fe en Abde es grande y el vestuario del Hércules sabe que puede ser letal si canaliza todo su talento.

Carmelo del Pozo también está arropando al marroquí y ya no baja al filial. De hecho, el extremo no participó en el derbi entre el Hércules B y el Intercity, a pesar de las necesidades del filial. Manolo Díaz y Carmelo lo quieren fresco para el tramo decisivo de la competición.