FRANCIA

Marquinhos agita el pique Neymar-Álvaro antes del derbi

El central, capitán del PSG, defendió a su estrella tras el cruce de tweets con el español del Olympique de Marsella con el que arrastra varios piques.

Marquinhos agita el pique Neymar-Álvaro antes del derbi
FRANCK FIFE AFP

El domingo a las 21:00 h de la noche, el Velodrome marsellés se preparará para una de las noches grandes del año, el derbi frente al Paris Saint-Germain. En la previa de un partido caliente y con cuentas pendientes entre varios de sus protagonistas, Marquinhos, capitán del Paris Saint-Germain, agitó el pique entre Neymar y Álvaro, el enfrentamiento que representa a la perfección la tensión y rivalidad de estos derbis y que va más allá del verde saltando hasta Twitter.

Tras la Supercopa, ambos se enzarzaron y, de cara al próximo partido, el brasileño trata de apoyar a su gran estrella y amigo públicamente. "Las redes son complicadas. Puedes hacer bromas pero, si te pasas de la raya, acabará perjudicándote. A Ney le gusta dar espectáculo dentro y fuera del campo. Así es él, le gusta bromear. Y como tiene esta disputa con este jugador del Marsella, le tiene un poco molesto. Eso es todo. Si se hubiera pasado de la raya, se lo habría dicho", afirmó el central.

Marquinhos, además de con Neymar, tampoco duda en 'calentar' un poco más este partido sin reducir el tono de la rivalidad. "Alegrarse de las victorias del rival forma parte de esto. Como en la Champions. No esperábamos que la gente de Marsella nos apoyara. Habría sido sorprendente. Cuando yo era joven, celebraba tanto los fracasos del Palmeiras como algunas victorias del Corinthians. Cuando tu equipo no puede ganar, lo único que te queda es rezar para que tu rival tampoco lo haga. De momento, el OM es el único equipo francés que ha ganado una Champions y sus aficionados se aferran a ello. Su celebración fue más de alivio que de alegría...", añade.

En relación a esa Champions que se escapó ante el Bayern, Marquinhos asegura que lo mejor está por venir. "El ADN del PSG es la ambición. Aún no ha escrito las mejores páginas de su historia" asegura el zaguero de solo 26 años, un joven con galones de veterano.