ATLÉTICO DE MADRID

Luis Suárez se ha ganado a todos

El uruguayo cautiva al vestuario del Atlético y al club con sus goles ganadores, como ante el Eibar y el Alavés, pero más aún por su implicación, su hambre y su liderazgo.

El Atlético se dispara en la clasificación y, entre las razones del salto de calidad, a nadie se le escapa que está la llegada de Luis Suárez. No sólo por su capacidad para hacer goles. El sentir del vestuario y de todo el entorno es que con su llegada, su carácter y su liderazgo —y sus tantos, claro— el equipo gana partidos que antes se escapaban. Es decir, que es un futbolista que te acerca al éxito y a los títulos. Recientemente ha habido dos muestras de triunfos decididos por el 9 en la zona Cesarini: ante el Alavés marcó el 1-2 en el 90'; en Eibar lo hizo en el 89', con un penalti provocado por él y tras haber logrado el primer tanto. Y ambos a domicilio, una asignatura que al Atleti le costó demasiado en los últimos cursos. Ahora ya no valen los empates. Mañana toca otro examen en Cádiz.

"Estamos encantados con Luis Suárez. Es extraordinario", comentó Simeone tras el doblete en Ipurua. Sus compañeros lo valoran públicamente en la misma línea. Ahora acumula 12 goles en media Liga, varios de ellos decisivos, cifra que ningún rojiblanco superó el año pasado al final del campeonato. Morata se quedó en la docena. Un año antes, Griezmann llegó a 15. El Atleti necesitaba subir un peldaño y Suárez ha saltado un par.

Refuerzo con ganas de revancha

Los compañeros sabían que al vestuario llegaba un goleador, sus estadísticas no dejaban dudas, pero ahora están encantados con su implicación en el vestuario. Hasta Costa, su competencia directa, se rindió a lo que había. Con sólo unos meses en el club, además, es ya una voz respetada y autorizada. El delantero se ha apuntado al partido a partido, pero todos en la caseta saben que Suárez llegó a Madrid con la Liga entre ceja y ceja —y que le dolió perderse la cita contra el Barça por coronavirus— y, creciendo juntos, van por el buen camino.

Suárez, que el domingo cumplió 34 años, es un ganador y ha dado ese plus al equipo, donde otras piezas han explotado también, como Llorente, Hermoso, Lemar... Simeone está encantado y lo mantiene en el campo todo lo que sea necesario y pueda, porque le da muchas cosas en el campo además de los goles. No presiona con la fuerza de otros, pero su presencia intimida. Y el vestuario está prendado de su delantero, de sus goles y de que, si le surten de balones, va a dar muchas alegrías y se puede soñar con todo.