ATLÉTICO DE MADRID

El presidente de Fluminense busca ganar algún porcentaje por Marcos Paulo

En una entrevista a 'Editorial SportTV', Mário Bittencourt señaló que están buscando la manera de sacar una compensación por la marcha del portugués al Atlético de Madrid, incluso que llegue en enero.

El presidente de Fluminense busca ganar algún porcentaje por Marcos Paulo
RICARDO MORAES REUTERS

Este miércoles 27 de enero de 2021, se confirmó la noticia de que el Atlético de Madrid había atado el fichaje de Marcos Paulo. Un fichaje que se llevaría a cabo a partir del próximo 30 de junio, cuando el atacante de nacionalidad portuguesa, aunque nacido en Brasil, finaliza su contrato con el Fluminense. Sin embargo, el presidente del club brasileño, Mário Bittencourt, en una entrevista que concedió a 'Editorial SportTV', señaló que están buscando "algún porcentaje" por los derechos del futbolista, afirmando incluso que "pueda irse en enero".

"Ya ha firmado un precontrato con el Atlético de Madrid. Ni siquiera conozco los términos. Es libre de irse en julio. Lo que estamos tratando es de que se vaya ahora. Quiere irse en enero y que nosotros recibamos alguna compensación o porcentaje futuro de su venta", señaló el presidente de Fluminense, que busca alguna vía por la que evitar que Marcos Paulo, al final, salga gratis del equipo, además de criticar el estado del fútbol brasileño en este aspecto.

"Lo que está pasando en el caso de Marcos Paulo es algo que debemos de revisar en el fútbol brasileño. Los atletas menores de 18 años sólo pueden firmar un máximo de tres años. Sólo cuando seas mayor de edad podrás firmar un máximo de cinco años. Cuando comienza una negociación, la ley requiere que el club busque al otro club, y, si está interesado, se comunique con el futbolista. Es necesario que el jugador resuelva su contrato con el club de allí. Si no lo hace bien, no importa por cuánto lo quieran vender, debe contar con el consentimiento suyo. Lo que demuestra que la legislación favorece al club con mayor poder económico, lo que no es el caso del fútbol brasileño", criticó duramente Mário Bittencourt.