RACING

Amorrortu salva de nuevo la cabeza a Solabarrieta

El director deportivo racinguista vuelve a convencer a los dueños del club para que no destituyan al entrenador pese a los pésimos registros que acumula

Amorrortu salva de nuevo la cabeza a Solabarrieta
Nacho Cubero DIARIO AS

A un lado, José María Amorrortu, al otro la inmensa mayoría del racinguismo. En medio, a cubierto, el secretario técnico del Racing, Pedro Menéndez. El objeto de debate era la continuidad de Aritz Solabarrieta como entrenador racinguista y la victoria fue para el director deportivo verdiblanco, que convenció a los dueños del Racing, Alfredo Pérez y Pedro Ortiz, de que el equipo está en una evolución supuestamente positiva y que el técnico ondarrutarra merece tener el domingo en Vitoria su sexta oportunidad para empezar a demostrar su valía en el banquillo. Es la cuarta vez que el de Deusto convence él solo contra la opinión general a Pérez y a Ortiz: en el despido de Rozada, en la contratación de Solabarrieta, la no destitución tras el 1-3 frente al Real Unión de Irún y hoy, en la reunión de la comisión deportiva.

De momento, más allá de la fe que tiene le tiene Amorrortu, los números no acompañan el desempeño de Aritz Solabarrieta en el banquillo racinguista. Nunca ningún entrenador del club en Segunda B acumuló unas cifras parecidas en liga regular: 4 puntos en 5 partidos, con tres derrotas, un empate y una victoria. Ni siquiera en la 17/18 Carlos Pouso, que firmó la peor clasificación hasta ahora (24 puntos en 14 partidos, 4 d./3 e./7 v.), ni los dos únicos que han sido destituidos en esta categoría, Viadero y Rozada. El santanderino cayó en la 17/18 cuando era tercero y sumaba 44 puntos en 24 partidos (6 d./5 e./13 v.), mientras que el ovetense fue despedido por Amorrortu, que también en aquella ocasión convenció a los propietarios, cuando sumaba 11 puntos en 7 partidos (2 d./2 e./3 v.). La única racha de resultados peor que esta, con cuatro partidos perdidos de manera consecutiva, llegó en el playoff de ascenso de la 15/16, cuando después de haber sido campeón de la liga regular con Pedro Munitis en el banquillo perdió los dos enfrentamientos con el Reus y con el Cádiz: los dos rivales ascendieron y Pedro Munitis presentó su renuncia a continuar.

Aunque todo parece apuntar a que un nuevo fiasco el domingo (12:00) ante el Alavés B le podría costar el puesto al entrenador racinguista, el ascendiente que parece tener Amorrortu sobre el presidente y el vicepresidente de la entidad convierten en muy arriesgada cualquier apuesta al respecto.