COPA | ALCOYANO - REAL MADRID

La noche que Mourinho se ganó a Garitano en un Alcoyano - Madrid

El ex entrenador de Leganés, Real Sociedad o Alavés dirigía al Alcoyano en el duelo copero de 2012. “Lo vi en el pasillo y pensé. ¡Ésta es la mía, a ver qué cojones me dice!”

La noche que Mourinho se ganó a Garitano en un Alcoyano - Real Madrid
JESUS RUBIO DIARIO AS

Aquella noche de 31 de octubre de 2012 en Alcoy hacía frío. Frío del que se siente por Levante. Húmedo e incómodo porque te cala los huesos. Viendo las gradas de El Collao, nadie lo diría. Estaban a reventar porque esa noche su equipo, el Alcoyano, jugaba contra el Real Madrid la ida de los diceiseisavos de final de la Copa del Rey. Hoy sus caminos vuelven a cruzarse en la misma ronda, sólo que será a partido único y en un estadio vacío. El COVID-19 y sus desgracias. Otro mundo apenas unos años después.

Pero regresemos a 2012. En sus vestuarios, Asier Garitano andaba dándole vueltas a la cabeza. Quería acercarse a Mourinho, pero no sabía muy bien cómo. El entrenador leyenda del Leganés y también ex técnico de Real Sociedad o Alavés, dirigía por aquel entonces a un Alcoyano de Segunda B al que la suerte del bombo había querido emparejar con el vigente campeón de Liga. Fue la última temporada de The Special One en la capital y Asier no paraba de pensar cómo entablar conversación con el luso.

Terminó de dar la charla a sus chicos en el vestuario y salió a uno de los pasillos interiores de El Collao, uno en el que tenía colgada un altar de fotos históricas en recuerdo a las leyendas del Alcoyano. Sucedió que Mourinho también había terminado de dar la charla a Adán, Nacho, Albiol, Carvalho, Varane, Alex Fernández, Essien, Kaká, Morata, Callejón y Benzema. Ése fue el once del Real Madrid en Alcoy.

Ahí estaba él, Mourinho, escudriñando las fotos históricas del Alcoyano. “Lo vi y pensé ¡Ésta es la mía! A ver qué cojones me dice…”, evocó tiempo después el propio Garitano en una entrevista a la publicación especializada The Tactical Room. “Fui y el tío se me quedó mirando a la cara, que ya no me apartó la vista. Y yo menos, porque si la aparto ya me va ganando 0-1. Y me dice: ‘Anda Enhorabuena’”, contó Garitano.

La felicitación venía por la victoria de la jornada previa ante el Ontinyent, por 0-1. “Lo sabía todo de mí: dónde había entrenado el año anterior, de dónde era… seguramente porque le dan un hoja con datos, pero el tío estaba preparado”, continúo revelando el entonces técnico del Alcoyano.

La conversación con Mourinho cambió ya cuando salieron los jugadores. “Se acercó el grupo y ya todo cambió, pero saqué la idea de que Mourinho es un tío normal. Y lo mismo viví con Cristiano Ronaldo en el Bernabéu”, relató entonces un Garitano que seguramente hoy esté pendiente del partido con la sensación de que él ya pasó por aquello. Sólo que él lo vivó con frío en el ambiente y calor del público en las gradas. La noche y el día.