DEPORTIVO

Riazor, la mejor baza del Depor para volver a despegar

El Deportivo jugará sus dos próximos partidos en casa (Compostela y Unionistas). De las ocho jornadas que restan, cinco serán en Riazor y solo tres fuera.

Diego Rolan, felicitado tras lograr el gol que dio la victoria al Deportivo en Riazor ante el Racing de Ferrol (1-0).
Jesús Sancho (Sanchofoto)

El Deportivo, después de llegar líder a la séptima jornada, ha entrado en profundo bache que se llevó por delante a Fernando Vázquez y ha encendido todas las alarmas. Los blanquiazules solo han sumado dos de los últimos doce puntos en juego, están a cinco del líder Unionistas y son terceros del subgrupo con la posibilidad de que el Celta B les supere también si gana su partido aplazado. Unos nefastos números a los que acompañan unas sensaciones similares que no cambiaron este fin de semana en Salamanca tras la llegada de Rubén de la Barrera. Empate en casa del colista (0-0), un rival que fue mejor y que no puntuaba desde la segunda jornada de competición.

Con este panorama afrontan los blanquiazules la recta final de liga en la que su mejor aliado será Riazor. Y es que el Deportivo jugará cinco de esos ocho partidos como local, un factor que debe aprovechar para volver a despegar y escalar posiciones. Hasta la fecha los coruñeses han disputado cuatro encuentros en su estadio con tres victorias (Salamanca, Coruxo y Racing) y una derrota (Celta B). Ahora, tras dos salidas consecutivas jugadas en campos helados (Zamora y Salamanca), el Depor tendrá la oportunidad de resarcirse con dos partidos seguidos en casa ante Compostela y el líder Unionistas.

Este tramo final del calendario no será el único factor que deben aprovechar los blanquiazules. El Depor todavía debe jugar contra todos los equipos que pelean por sus mismos objetivos, por lo que tienen en sus manos revertir la crisis en estos enfrentamientos directos. Así, pasarán por Riazor Unionistas, Pontevedra y Zamora, mientras que tendrá que visitar a Racing de Ferrol y Celta B. Además de los puntos, estará en juego el golaverage, que puede ser importante dada la igualdad que hay en la clasificación. Otro impulso debe llegar desde la enfermería, que debería ir vaciándose poco a poco. El Depor viajó con diez bajas a Zamora y siete contra el Salamanca, con la ausencia de jugadores tan importantes como Diego Rolan, Uche Agbo o Keko.