Inglaterra

Medio siglo de Guardiola

El técnico del City cumple este lunes 50 años. AS repasa algunos de los momentos claves de su carrera, tanto de jugador como de entrenador.

Pep Guardiola.
OLI SCARFF AFP

Medio siglo ha pasado desde que un 18 de enero de 1971 naciera en la localidad catalana de Sampedor Pep Guardiola, el técnico español con más exito a nivel internacional de la historia y uno de los jugadores más importantes de su generación. Tras una carrera brillante en el Barcelona, donde consiguió todos los éxitos posibles tanto de futbolista como de técnico, Guardiola vive uno de sus mejores momentos como entrenador del Manchester City, con el que en su quinta temporada vuelve a ser el gran favorito para ganar la Premier League, según las casas de apuestas, a pesar de haber tenido un inicio de curso titubeante. En AS hacemos un repaso a su trayectoria y sus mejores frases para celebrar los 50 años de uno de los personajes más importantes de la historia del fútbol en nuestro país.

La influencia de Cruyff

Guardiola llegó a la cantera del Barcelona en 1984 y tras triunfar en las categorías inferiores del club azulgrana, debutó con el primer equipo en un encuentro ante el Cádiz, el 16 de diciembre de 1990. En aquella época, Johan Cruyff era el técnico del Barcelona y seguramente, la persona más influyente en la carrera de Guardiola. El mediocentro era la fiel representación de todo lo que buscaba Cruyff en sus equipos, una extensión del holandés sobre el césped, el hombre que controlaba toda la orquesta de un juego ofensivo que alcanzó la cima en Wembley en 1992, cuando el Barça se proclamó campeón de Europa por primera vez en la historia ante la Sampdoria. "Si no hay una buena secuencia de al menos 15 pases, es imposible que haya una buena transición entre defensa y ataque. Totalmente imposible". Aquella obsesión por la posesión y el intercambio de posiciones entre los jugadores que impulsó Cruyff con su mágnifico Dream Team sigue siendo hoy por hoy, 30 años después, una de las grandes la base de juego de todos los equipos de Guardiola junto a la presión adelantada.

“Hemos mejorado los resultados porque corremos menos. Antes corríamos demasiado. Cuando no tienes el balón, tienes que correr. Pero cuando lo tienes, tienes que caminar. O correr bastante menos, mantener la posición y mover el balón hasta que te llegue”, dijo el técnico hace sólo unos días tras encadenar 13 partidos consecutivos sin perder después de un mal inicio de temporada con el Manchester City. Mediciona cruyffista para todos los males.

Desprecio del tiki-taka

Si algo le han criticado sus detractores a Guardiola, es no ganar una Champions con un equipo que no fuera el Barcelona de Messi, Xavi e Iniesta. Pero tampoco se le puede culpar por ello. Sin embargo, sí se puede aplaudir lo que hizo con ellos bajo su tutela. Los tres jugadores que coparon el podio del Balón de Oro 2010 entendieron a la perfección la filosofía de Guardiola desde la llegada del técnico en 2008 y nunca ninguno de ellos rindió a tan alto nivel como lo hicieron bajo la supervisión de Pep: juntos ganaron el único sextete que ha logrado un equipo en la historia del fútbol en 2009 (Champions, Liga, Copa, Supercopa de Europa, de España y Mundial de Clubes).

En aquellos momentos, los éxitos del Barça iban a la par del de la Selección española, con Xavi e Iniesta a la cabeza y con el acuñado 'tika-taka' como bandera, un término del que Guardiola quiso alejarse lo más rápidamente que pudo: "Odio el 'tiki-taka' y siempre lo odiaré. El 'tiki-taka' es una creación de la prensa y un término que realmente es una mierda. Significa pasar el balón por el único sentido de pasarlo y permanecer con la posesión, sin intención de atacar al rival. Jamás permitiré que mis brillantes jugadores se crean el término y lo adopten".

La admiración por Messi e Iniesta

"No pude ver jugar a Pelé, pero estoy convencido de que Messi es el mejor de la historia. Es único. No hay defensa que pueda pararle". Aunque tuvieron sus roces en algunos momentos Guardiola siempre mimó a Messi  más que a ningún otro de sus jugadores e incluso desde la distancia, en Múnich y Manchester, lo elogiaba por encima de los futbolistas de sus propios clubes.

Sólo dos jugadores estuvieron tan cerca de las alabanzas que Guardiola le dedicó a Messi. El primero, es Iniesta, al que considera el mejor centrocampista que ha tenido bajo su mando. "No se tiñe el pelo, no lleva pendientes y no tiene tatuajes. Seguramente, eso le hace poco atractivo para los medios, pero es el mejor", dijo sobre el manchego en 2012. El otro es el alemán Phillp Lahm, al que elogió por su inteligencia y adaptarse rápidamente a sus ideas futbolísticas, tan alejadas del clásico estilo bávaro hasta hace unos años. "Es súper inteligente, entiende de manera brillante el juego y sabe cuándo atacar por dentro y cuándo abrir el campo. Es jodidamente. increíble".

Su guerra con Mourinho

Por supuesto, no se puede analizar la carrera de Guardiola como técnico sin tener en cuenta a Mourinho, su némesis. La rivalidad de ambos a principios de la anterior década ha sido una de las mas grandes que se recuerdan entre dos entrenadores de fútbol, tan distintos en todo, desde el caracter hasta la base de su juego. El momento más crítico y tenso entre ambos (sin contar el dedo en el ojo del portugués a Tito Villanova en la Supercopa de 2011) se produjo durante las semifinales de Champions de la temporada 2010-11, en plena tormenta de Clásicos (se jugaron cuatro seguidos). En la rueda de prensa previa al partido de ida, Guardiola estalló ante las palabras del entonces técnico del Madrid: "Es el puto jefe y el puto amo en esta sala. Como él me ha tuteado, yo también lo voy a hacer. Mañana nos enfrentamos en el campo a las 20:45; fuera del campo ya me ha ganado. Le regalo su Champions particular".

El Barcelona terminó eliminado al Madrid y levantando la Champions, la última que ha conquistado Guardiola, que cayó tres veces seguidas en semifinales de la Champions con el Bayern y que con el City todavía no ha sido capaz de pasar de cuartos de final en cuatro temporadas, aunque con ambos conjuntos ha arrasado en cuanto a títulos locales se refiere.