ITALIA

Las vidas infinitas de Mandzukic

SuperMario, de 34 años, tras rechazar al Celta, firma por el Milan para jugar junto a Ibra después de permanecer 10 meses sin disputar un partido.

Mandzukic ya es jugador del Milán.
AC Milan

Mandzukic es nuevo jugador del Milan, un golpe del club lombardo sorprendente por cuanto el croata parecía ya fuera de la circulación para la élite. El croata de 34 años parecía ya defenestrado después de haber rechazado hace algunas semanas firmar por el Celta. Fue un tanteo, el club celeste buscaba como el comer un punta y llamó a su agente Ivan Cvjetkovic. Mandzukic estaba sin equipo después de haberse desvinculado del Al-Duhail qatarí. 

Apenas siete partidos en el nuevo exótico destino, después de dejar la Juventus en enero y haber permanecido ya allí apartado por Sarri en una de esas medidas que marcaron el inicio del divorcio con su vestuario. Mandzukic era un personaje muy querido en el vestuario de la Juventus y entre la afición. Para Sarri, no encajaba en su idea. Se marchó a Qatar, donde ha jugado únicamente seis partidos para un total de 572 minutos. 

Mandzukic había sido el alma de la Juve de Allegri en su última etapa, il trascinatore, el que cambia los partidos. La afición bianconera adoraba su rugido y que apareciera siempre en los partidos importantes. Pero no cuadraba en la idea de Sarri. El croata había sido incluso solución para las maneras eclécticas de Allegri como el recurso para bajar el balón largo ante la presión alta del rival. Y carácter, mucho carácter. Parecía buscar un retiro dorado en Asia, pero nada más lejos. Entre la pandemia y el fútbol de poca exigencia, se aburrió rápido. Entonces el Celta llamó a su puerta, pero las pretensiones del balcánico para volver a LaLiga eran prohibitivas. 

Parecía el último tren, pero no. El mercado de la pandemia ha hecho que los clubes busquen soluciones al más bajo coste. Sin traspasos. Y el Milan va a ser su destino. Una nueva vida para SuperMario al más alto nivel. Tras cuando parecía que iba hacia abajo en el Bayern, apareció el Atlético. Cuando se cayó del equipo del Cholo, se reinventó en la Juve y ahora compartirá aventuras con otro veterano como Ibra cuando estaba casi en el retiro. Ración doble de carácter. Quizá ha sido eso. El club y el sueco están preocupados por la bisoñez de un vestuario nada acostumbrado hasta ahora a luchar por el título. Mandzukic es la receta ideal para eso. Maldini y compañía lo saben. Lo que exige a los rivales y a sus compañeros. De hecho antes de firmar al croata a Ibra se le consultó la idoneidad de la incorporación.. Falta por ver cómo está físicamente. De momento, firmar por lo que resta de temporada a 1,8 millones de salario. Además obtendrá renovación automática de una temporada si el equipo se clasifica para la próxima Champions. Eso parece más que probable.