DEPORTIVO

Los 371 días de Fernando Vázquez en el Deportivo

La segunda etapa del técnico en el club coruñés ha durado poco más de un año y ha sido una montaña rusa con ciertas similitudes a la anterior.

Fernando Vázquez durante su último entrenamiento con el Deportivo
Jesus Sancho (Sanchofoto) Diario as

Fernando Vázquez vuelve a dejar el Deportivo en condiciones extrañas. Por más que las sensaciones no fueran las mejores, el técnico de Castrofeito deja al equipo segundo y tras su segunda derrota en liga poco más de un año después de haber resucitado a un grupo moribundo. 371 días que han tenido de todo, incluidas ciertas similitudes con su primera etapa, y que al menos le ha permitido entrar en la historia del club coruñés situándose como el quinto entrenador con más partidos dirigidos en la banda de Riazor.

Seis victorias para empezar

Vázquez llegó a un equipo que había ganado el último partido de 2019, pero que se había pasado prácticamente una vuelta entera sin sumar un triunfo y marchaba colista a siete puntos de la salvación. Con apenas unos días a los mandos inició ante el Numancia una racha de seis victorias consecutivas con su receta habitual: solidez defensiva y efectividad en ataque.

Bache y parón

El buen momento se truncó una noche de viernes en la que el Girona remontó un 2-0 con polémica en Riazor y el equipo perdió a Somma por una grave lesión de rodilla. El plan se desmoronó y llegaron cuatro jornadas sin ganar encajando duras goleadas en Zaragoza y Almería. Luego llegó el parón por la pandemia y el tiempo de reflexión, pero al equipo le costó retomar el campeonato y sumó otras tres jornadas sin sumar tres puntos y rondando de nuevo los puestos de descenso.

En la orilla con el Extremadura

Un triunfo en Elche tras jugar una hora con 10 fue la chispa que parecía acercar de nuevo la permanencia. Llegaron 3 victorias y en los siguientes cuatro partidos, incluida una gran actuación ante el Huesca. Pero como ya le había sucedido en su primer año en el banquillo blanquiazul cuando luchaba por la permanencia en Primera, el equipo naufragó en la orilla. La derrota ante el Málaga y, sobre todo, el ridículo ante el Extremadura, condenaron al Depor y a Vázquez a un nuevo descenso cuando había conseguido lo más complicado.

Portavoz en el Caso Fuenlabrada

Sin competición, Fernando Vázquez asumió entonces las labores de portavoz del Deportivo durante toda la polémica del Caso Fuenlabrada. Fue de las voces más críticas desde un primer momento y encabezó la manifestación de la afición blanquiazul por la ciudad de A Coruña para pedir justicia.

Dudas en verano

El desgaste le pasó factura y, una vez confirmado el descenso Segunda B, tuvo dudas sobre si era idóneo continuar como entrenador. Él mismo lo ha confesado en varias ocasiones alegando que el motivo no era tanto el descenso como las formas del mismo. Finalmente decide continuar en una pretemporada atípica.

Puntos y liderato, pero poco juego

Consciente de tener en sus manos una plantilla de mucho pedigrí pero con carencias notables a nivel físico, Fernando Vázquez arma un equipo inaccesible en defensa con la intención de que los detalles de calidad individuales puedan ir resolviendo partidos. Lo consigue en un principio y se coloca líder, pero en el entorno hay críticas continuas por el mal juego del equipo blanquiazul.

Dos derrotas letales

Esas críticas no son exclusivas de la afición y parte del Consejo de Administración que lidera Fernando Vidal también tiene dudas sobre la continuidad de Vázquez. La derrota ante el Celta B en diciembre, la primera de la temporada, hace tambalear los cimientos e incluso algún medio llega a informar de que será despedido antes de Navidad. El propio Vidal y Armenteros respaldan al de Castrofeito y son tajantes: no hay debate. Días después y tras caer en Zamora con sólo 11 jugadores del primer equipo disponibles, toman la decisión de prescindir de sus servicios.