INGLATERRA

El Arsenal y la maldición salarial

Aubameyang, Özil y Willian, los tres jugadores mejor pagados del club, no hacen valer sus salarios con un rendimiento acorde al dineral que perciben.

El Arsenal y la maldición salarial

El buen rendimiento en el ámbito laboral va, o debería ir, ligado a un aumento de sueldo. El fútbol es el mejor de los ejemplos. Las renovaciones de contrato son un quebradero de cabeza constante para los clubes. Sino que le pregunten al Real Madrid, al Bayern de Múnich o al PSG. Sergio Ramos se encuentra inmerso en un tira y afloja con los blancos que alumbra la posibilidad Alaba. El austríaco está disponible porque no ha habido acuerdo entre su agente y el conjunto bávaro. Mientras que el astro francés termina contrato en 2022 y su ampliación es cuestión de Estado en París, con el Madrid más que atento. El tiempo dirá cómo terminan esas operaciones, pero no siempre salirse con la suya es la mejor de las resoluciones para los clubes. El Arsenal puede dar buena cuenta de ello.

El conjunto Gunner afrontó tres negociaciones gigantescas en los últimos años que terminaron saliendo cara, a priori, para sus intereses: Aubameyang, Özil y Willian. Gabonés, francés y brasileño son en estos momentos los tres jugadores mejor pagados del equipo. De hecho, forman parte del top-10 de la Premier League. El delantero y el mediapunta se embolsan unos 390.000 euros a la semana (350.000 libras), mientras que el extremo se embolsa cerca de 245.000 euros (220.000 libras). Sin embargo, su rendimiento no ha ido acorde a lo firmado. El dinero compra permanencia, pero no siempre eficiencia. Lo que fue cara ha terminado siendo cruz. Al menos, de momento.

Özil, declive hasta el ostracismo

El caso más sangrante es el de Mesut Özil. El turcoalemán renovó su contrato en febrero de 2018, cuando era uno de los jugadores más destacados de la Premier League y estaba en plena madurez futbolística (30 años). Ahora, con 32, está prácticamente fuera del equipo después de haber sido apartado por Mikel Arteta. El '10' no se viste de corto desde el pasado mes de marzo y esta temporada ni siquiera ha sido inscrito la Premier y en la Europa League. La campaña anterior a la renovación firmó 12 goles y 14 asistencias, mientras que en la 2015-16 llegó a los 8 tantos y 20 pases decisivos. Tras plantar la firma en el nuevo contrato terminó la 2017-18 con 5 y 13, la 2018-19 con 6 y 3 y la campaña pasada, hasta su llegada al ostracismo, sumaba un gol y 2 asistencias. Sea casualidad o efecto, su rendimiento sufrió un declive más que apreciable.

Aubameyang, el líder con pólvora mojada

Pierre-Emerick Aubameyang era, y sigue siendo, considerado el líder del Arsenal de Mikel Arteta. El técnico vasco así lo hizo saber públicamente y fue el principal valedor de la millonaria renovación firmada el pasado verano. El delantero de 31 años llegó con gol bajo el brazo desde el Borussia Dortmund en el mercado invernal de la campaña 2017-18 y en sus dos primeras temporadas completas como punta de lanza de los londinenses demostró venir cargado de pólvora: 31 tantos en la 2018-19 y 29 en la 2019-20. Por ello, se entendía como segura su apuesta, a pesar del fuerte desembolso. Pero parece que el contrato ha humedecido el arsenal del gabonés y este curso apenas suma 3 goles en 15 partidos de Premier League. Su titularidad todavía no se pone en duda, pero el encargado de liderar el resurgir Gunner por Navidad está siendo Alexandre Lacazette, casi denostado meses atrás...

Willian, apuesta por la veteranía

El caso de Willian Borges (32 años) es diferente, puesto que no se trata de renovación, sino fichaje. El extremo brasileño quería firmar su último gran contrato de, al menos, dos años y el Chelsea no iba más allá de uno. En estas apareció el Arsenal, que convirtió en Gunner hasta 2023. En sus siete años en Stamford Bridge había demostrado ser uno de los atacantes más solventes de la competición y en el Emirates apostaban por su veteranía como caro complemento. Willian ha sido titular indiscutible desde su llegada, pero el rendimiento mostrado está alejado del mostrado en el Chelsea. 3 asistencias en 13 partidos en su bagaje hasta el momento y, si en un principio era indiscutible para Arteta, las críticas acabaron con el brasileño en el banquillo en los últimos tres partidos. ¿Resultado? Tres victorias consecutivas del equipo...