LEGANÉS

Ojeda y Sergio pasan de rumores y sólo se centran en cambiar su status

Con el mercado cerca de abrirse, ambos vuelven a situarse como foco del interés de otros equipos. El anhelo de los dos, sin embargo, es férreo: trabajar para ganarse más minutos.

Ojeda y Sergio pasan de rumores y sólo se centran en cambiar su status
PEPE ANDRES DIARIO AS

Con el mercado invernal a punto de abrirse (lo hará el próximo lunes 4 de enero), los jugadores que menos minutos han tenido en el Leganés comienzan a ser objeto de informaciones que los sitúan fuera de Butarque. Hombres como Dani Ojeda o Sergio González ya han sido colocados en la órbita de equipos como Cartagena o Albacete. Sucede, sin embargo, que ninguno de los dos tiene deseos o voluntad de salir en el corto plazo.

Sin descartar nada (así es el mercado), el anhelo del extremo y del defensa es continuar su periplo en el Leganés hasta final de temporada. Pelear en el día a día para darle la vuelta a su situación actual, un panorama sin demasiadas oportunidades. José Luis Martí sólo ha utilizado en seis partidos a Ojeda (cinco en Liga, uno en Copa) y tres a Sergio (dos en Liga, uno en Copa). Pero ambos no desisten. La temporada es larga y las opciones de jugar, también.

Dos contratos diferentes

El punto de partida de los dos es parecido en lo que a minutos se refiere, pero distinto en su relación contractual con el club. Dani Ojeda, quien está sufriendo un escenario casi espejo al que ya le hizo buscarse una cesión en el Granada en 2019, termina su vínculo con el Leganés a final de temporada.

Que en apenas medio año acabe su contrato le da la capacidad de poder esperar con más calma sabedor de que, en apenas seis meses, será libre de escoger su futuro sin las limitaciones de un mercado invernal siempre difícil (más el actual en plena pandemia) y con la garantía de que, de jugar, tendrá más argumentos futbolísticos para llamar la atención de ofertas relevantes.

Incluida, quién sabe, la del propio Leganés con una renovación que al sur de la capital no descartan. Tampoco lo hace el futbolista. En todo caso, ninguna de las dos partes han hablado al respecto de un futuro que ahora mismo sólo tiene forma de presente. Ojeda sólo trabaja para darle la vuelta a su situación.

Sergio y el premio de la insistencia

Algo parecido le sucede a Sergio González. El primer fichaje después de que el Leganés descendiera a Segunda sólo piensa en recuperar el terreno perdido y volver a ejercer de titular. Lo fue en las dos primeras jornadas. Luego tuvo que esperar a la Copa. Frente al Ourense marcó el gol que clasificó a los pepineros para la siguiente ronda. Con las lesiones golpeando a la zaga, las oportunidades pueden llegar en el momento menos esperado y su deseo es aprovecharlas para demostrar que puede jugar con regularidad.

En su caso, su contrato termina en 2022, aunque tiene opción a un tercer año. Las urgencias, por lo tanto, no llaman a su puerta. Al igual que pasó en el tramo final del mercado estival, su nombre se está empezando a relacionar mucho con equipos de la zona baja de la tabla, pero en el Leganés, por ahora, no hay intención alguna de mover ficha. Tampoco la tiene el futbolista. Él sólo quiere continuar. Y con esa intención seguirá a la espera de que sea el mercado y los acontecimientos los que hablen mientras él conjuga su verbo favorito: trabajar, trabajar y trabajar.