REAL MADRID

Kubo prefiere quedarse

Su situación en el Villarreal no está siendo la soñada, pero lo considera parte del aprendizaje y sigue convencido de que encontrará su hueco.

La situación de Take Kubo (19 años) en el Villarreal ha cambiado notablemente en la última semana, concretamente desde la grave lesión de Vicente Iborra el 13 de diciembre ante el Betis. La baja del centrocampista, que por ese problema en la rodilla izquierda se puede perder lo que resta de temporada, ha provocado que el club castellonense se haya replanteado su estrategia de mercado. Para llevarla a cabo sería crucial la salida del japonés cedido por el Real Madrid, que sin embargo mantiene como prioridad su continuidad en La Cerámica.

La pelota, por lo tanto, está en el tejado de Roig y Emery. El mensaje en este sentido el sábado contra Osasuna fue muy significativo. En el entorno del club y del futbolista, después de la suplencia en la Copa, en un campo embarrado y que exigió un importante desgaste, se daba por sentado que Kubo repetiría en Pamplona titularidad en Liga, algo que no había ocurrido hasta la fecha. Sin embargo, la realidad resultó totalmente opuesta: por primera vez en este curso se quedó sin minutos.

El escenario ha encendido la alarma en el núcleo que rodea a Kubo, donde ya había llegado algún rumor sobre las necesidades del Villarreal en enero. Se conoce, pues, la intención de incorporar a alguien para el centro del campo. Y para dar cabida a dicho perfil sería indispensable liberar una ficha, según el refuerzo es muy probable que también una plaza de extracomunitario, y masa salarial.

El Real Madrid vigila muy de cerca la situación de Kubo

Por eso por la parte del japonés se estará atento a los próximos acontecimientos, especialmente al encuentro con el Athletic mañana (22:00 horas, Movistar LaLiga). Sin que el préstamo esté yendo según lo esperado, pues no se está cumpliendo lo planteado por Roig y Emery, que incluso telefoneó al nipón en verano, se valora muy positivamente el nivel del equipo y la posibilidad de disputar dos competiciones por semana. El madridista es el 13 en participación de la plantilla, con 687 minutos en sus botas, y se apunta a que si fue laboriosa la adaptación en el Mallorca, donde finalmente rindió de maravilla, en Castellón es cuestión de paciencia.

En el Santiago Bernabéu ha habido muchas reticencias estos meses, pero tampoco ven la situación crítica... siempre y cuando no se agrave en estos días. Ni se le ha comunicado al jugador que se le busca equipo ni el jugador se lo ha pedido a la entidad. Hay clubes interesados, especialmente el Getafe, si bien la elección de un nuevo destino sería complicada; por factores económicos y deportivos, la solución se percibe arriesgada. Aunque ese, de momento, es otro capítulo. Kubo piensa en amarillo y al Villarreal le toca mover ficha.