ATLÉTICO DE MADRID

El Atlético, ante una final que marcará el presente y el futuro

El equipo está obligado a pasar de ronda para mantener el proyecto deportivo y económico, pues si cae eliminado dejaría de ingresar al menos 25 millones de euros.

Llorente, Trippier y Saúl rodean a Javi Martínez, que remata alto en el Atlético-Bayern.
PIERRE-PHILIPPE MARCOU AFP

El Atlético se juega muchísimo mañana en Austria. No es sólo verse o no en octavos, sino que la final contra el Salzburgo marcará también el proyecto, porque una derrota sería un palo para unas cuentas ya golpeadas por la crisis de la pandemia. El club tiene acumulada una buena bolsa sólo por jugar la Champions, pero mañana hay más sobre la mesa: para empezar, los 2,7 millones del partido en sí, más los 9,5 del pase a octavos. Más la opción de seguir avanzando. Y la fuerza que da estar en el top 16 de cara a los patrocinadores, al market pool... Y sin contar lo que supondría poder meter espectadores en el Wanda Metropolitano en las eliminatorias, opción por ahora improbable. Entre unas cosas y otras, un KO en el Red Bull Arena supondría dejar de ingresar al menos 25 millones, quizá mucho más.

La entidad lleva ya ingresados unos 52,7 millones de euros en esta fase de grupos. Un primer montante de 15,25 es por participar, otros 5,4 por los resultados (un triunfo y tres empates) y 32,1 más por el coeficiente UEFA de los últimos años, por el que el Atlético es el club que más recibe. En la pasada temporada, por rendimiento deportivo (llegó hasta los cuartos) alcanzó los 77,2M€. Ahí ya se ve una diferencia notable, comparando únicamente con los pagos directos de la competición. En la 2018-19, eliminado en octavos, llegó hasta los 85,6 millones, contando los bonus por resultados y el reparto final del mercado televisivo (el market pool).

Estar en la élite permite acceder a cracks como Suárez

El Atlético ha asentado su proyecto deportivo y social a través de verse año tras año compitiendo en el gran torneo europeo, que da mucho más dinero que la Europa League. Por otro lado, está el hecho de que ser un equipo Champions permite convencer a mejores jugadores para que se incorporen, véase Luis Suárez, y a mejores patrocinadores. Porque en 2020 el asunto económico cobra una importancia vital.

La previsión es que el presupuesto descenderá de los 515 millones a unos 400, así que permanecer lo máximo posible en la competición europea es una exigencia. Por supuesto, lo es terminar en Liga entre los cuatro primeros, aunque en ese sentido el objetivo está bien encarrilado. Así que, por todo esto, Salzburgo es la primera gran final de la temporada.