PROTAGONISTA DE LA JORNADA 16

Nico Melamed, genética de campeón Intercontinental

“Felicidad pura” siente tras socorrer al Espanyol a sus 19 años pero con maneras de futbolista de época y seguido por Argentina, donde triunfó su abuelo.

Nico Melamed, feliz en el Cartagena-Espanyol.
Carlos Mira RCDE

Evoca a un futbolista clásico Nico Melamed, y eso que su cándida mirada y sus 19 años despistan. La primera pista se halla en su vestimenta, nada acorde a estos tiempos de trap y sí al fútbol de antaño: lleva siempre la camiseta por dentro de los pantalones. La segunda señal es definitiva: sus genes son de campeón. Concretamente, de la Libertadores (y por partida doble) y de la Intercontinental. Como si se pudiera aspirar a más.

El abuelo del mediocampista perico, de madre argentina, fue Felipe Ribaudo, que conquistó tremendo palmarés entre 1968 y 1969 a bordo de Estudiantes de La Plata, a las órdenes de Osvaldo Zubeldía y con compañeros como Carlos Bilardo o Juan Ramón Verón, que también tuvo descendencia en la elite con Juan Sebastián, ‘la Brujita’. Lo más cerca que estuvo Felipe del fútbol europeo fue el día que tocó la gloria con esa Intercontinental alzada en Old Trafford frente al Manchester United.

Nico nació ya allende los mares, en Castelldefels (Barcelona), y por eso ha ido subiendo peldaños con la Selección española, de momento hasta la Sub-19, aunque desde Argentina no se olvidan de él. Cuentan en la Ciudad Deportiva Dani Jarque que un día de no hace demasiados meses telefoneó Lionel Scaloni, director técnico de la albiceleste, para interesarse por su progresión.

También Bayern de Múnich, Chelsea, Real Madrid y Barcelona lo han seguido en sus últimas etapas de formación, pero él ha apostado por el Espanyol, donde aterrizó en infantiles, y que el pasado 8 de octubre lo blindó, ampliándole el contrato hasta 2024 y aumentando su cláusula de rescisión de los 8 a los 15 millones, que rondarán los 25 en caso de ascenso a Primera.

Nico Melamed, jugando con los infantiles del Espanyol, hace siete temporadas.

Desde luego, si el Espanyol consigue subir será en parte gracias a su contribución. En el estadio Cartagonova, este miércoles, revolucionó un partido que dominaba el Cartagena por un gol a cero cuando, a poco de entrar, estableció primero el tanto del empate y poco después forzó un penalti que serviría para remontar. “Desde pequeño, lo que he querido siempre es marcar goles con el primer equipo, así que haber conseguido mi segundo gol es felicidad pura”, explicaba en los canales del club tras el partido.

“¿Que si es un jugador de futuro? Nico es ya un futbolista de presente, eso sí, con mucho futuro”, resolvía su entrenador, Vicente Moreno, el pasado fin de semana. No en vano, el canterano ha desencallado dos partidos, el de Cartagena y anteriormente el Sabadell-Espanyol, donde marcó el gol de la victoria. Y todo, en 188 minutos y sin haberse estrenado aún como titular.

Tal vez la oportunidad le llegue el domingo, cuando recibirá el conjunto blanquiazul al Sporting de David Gallego. Y no es un asunto menor para Nico Melamed, ya que se trata del entrenador que, tras dirigirlo en el Espanyol B, lo hizo debutar la temporada pasada con el primer equipo. Lo convirtió, de hecho, en el jugador más joven de la historia perica en participar en una competición europea (tenía 18 años y 126 dias) y en el primero nacido en el siglo XXI en estrenarse con los profesionales. Hoy ya es uno más entre ellos. Con 19 años. Pero con maneras de futbolista de época.