GRANADA-PSV

Soldado: "Estoy tranquilo, sé que el gol va a llegar"

El delantero del Granada, Roberto Soldado, recalcó que se quedó fuera de la lista de Europa League hace dos años con el Fenerbahçe y ahora se juega el pase a dieciseisavos en Granada

Roberto Soldado liderará el ataque.
PARKER DIARIO AS

Roberto Soldado es un líder fuera y dentro del equipo. El delantero es el gran exponente en Europa del Granada y, a pesar de ser todo un veterano en competiciones europeas afronta el pase del Granada como si fuera su primera vez: "A pesar de haber jugado muchos partidos en Champions y Europa League, hace dos años en el Fenerbahçe el equipo me dejó fuera de la Europa League. Después de dos años estoy jugando con el Granada, con una familia, con un grupo excelente que hay en este club. La ilusión de todos los que trabajan ese la misma que tengo yo. Esas ganas de afrontar el partido y poder escribir otra página más en la historia de este club. Estamos consiguiendo algo muy bonito y se puede hacer más grande".

No ha sido un mes fácil para Roberto. Pasó el coronavirus y, en su regreso, ocurrió el brote que obligó a jugar bajo mínimos el partido en San Sebastián. Soldado no quiere excusas: "Ha sido un mes raro por el confinamiento, después por el confinamiento de los compañeros. Hay que pasar página, no vale de nada pensar en lo que hemos vivido este mes. Mañana tenemos un partido que es el partido de la ilusión, es un partido histórico y tenemos la positibilidad de disputar un partido más que apasionante con ganas de competirlo y conseguir los tres puntos". "El equipo lo veo bien, todos pasan por mejores y peores momentos", recalcó el valenciano. Para Soldado, lo que está consiguiendo el Granada es histórico y tienen que estar tranquilos: "Tenemos que ser conscientes de quién somos, lo qué somos y de dónde venimos. Tener los pies en el suelo. Sabemos lo que cuesta ganar cada partido. El equipo lo entrega todo en cada partido, en este equipo no hay duda del trabajo y compromiso de la gente. Tenemos que ir paso a paso, tenemos un partido ilusionante. El día de Malmoe comentamos que no queríamos que ese fuera el partido más importante de la historia de este equipo y ahora nos medimos al PSV con la posibilidad de conseguir trece puntos que nos daría el pase en Europa. El vestuario el año pasado pasó por momentos complicados y la respuesta fue excelente y ahora que no estamos encontrando nuestra mejor versión, el equipo va a responder igual". 

Para un goleador, marcar es fundamental, pero Roberto no se obsesiona con ello: "Estaba jodido contra el Omonia porque tuve dos o tres ocasiones claras donde podría haber hecho gol y el equipo hubiera estado más tranquilo si marco. Soy consciente que el equipo necesita goles, pero sabemos que en este equipo los goles están repartidos y al final trabajando los goles van a llegar. Estoy tranquilo porque se que el gol va a llegar".