HOLANDA

De Boer teme un nuevo fracaso

El holandés sólo conoce la decepción desde 2016. En el Inter Milan, el Crystal Palace y el Atlanta United no tienen un buen recuerdo de él. Con Holanda lleva tres partidos y ninguna victoria.

Frank de Boer con Holanda
KNVB

Frank de Boer tardó menos en convertirse en un ídolo para el Ajax desde el banquillo que desde el campo veinte años antes. La leyenda holandesa se hizo cargo del primer equipo en diciembre de 2010, con el equipo sin opciones de aspirar a clasificarse para octavos de la Champions y a cinco puntos del liderato en la Eredivisie. Superó la marcha de Luis Suárez al Liverpool, fue campeón de liga siete años después y repitió título los cuatro años siguientes. Sin embargo, sufrió su peor tarde cuando, en la última jornada de la 2015-16, no fue capaz de ganar al ya descendido De Graafschap y perdió la liga. Desde entonces, ha llorado más que reído en el banquillo.

Su trayectoria se resume muy fácil, yendo de fracaso en fracaso en cualquier tipo de escenario. Con el gran cartel que se había ganado, fichó por el Inter. Uno muy diferente al de hoy en día. No llegó a Halloween después de siete derrotas en catorce partidos, dejando a los nerazzurri en una posición muy comprometida en la Europa League (tres puntos de nueve posibles). Entrenó al Crystal Palace, pero hay que tener suerte para recordar algún partido suyo. Dirigió cinco, con cuatro derrotas y una victoria en Copa de la Liga. Mourinho se encargó de dejárselo claro: "Es el peor entrenador de la historia de la Premier".

En Estados Unidos se podría decir que sobrevivió. Le dieron el Atlanta United campeón de liga con el 'Tata' Martino y logró una Copa, además de la Campeones Cup, y alcanzó las finales de la conferencia Este en 2019. Sin embargo, cuando volvió la MLS tras la pandemia, no fue capaz de sacar un solo punto en los tres partidos de fase de grupos.

Hace un mes, la KNVB recurrió a él queriendo recordar más su primera mitad de esta década que la segunda. Con una selección holandesa renovada y que después de llegar a la final de la Nations League aspira a todo. De momento, no ha ganado ninguno de los tres primeros partidos. Perdió un amistoso con México y empató ante Bosnia e Italia. Repetir presencia en la Final Four pasa por ganar ante Bosnia y Polonia en estas dos semanas, pero no depende de sí mismo. Cuidado, porque el prestigio conseguido hace tiempo tiene un límite de fracasos.