REAL MADRID

Agujeros en la muralla blanca

El Real Madrid ha recuperado el acierto de cara a gol, pero a cambio flaquea en defensa: lleva seis partidos consecutivos encajando.

Courtois, durante el Real Madrid-Inter de Milán.
EFE

A Zidane, dentro de su habitual tono reposado y monocorde, se le entrevió el hartazgo durante la rueda de Prensa posterior al triunfo sobre el Inter en Valdebebas (3-2): "Defensivamente, ofensivamente... Siempre hay un equilibrio que hay que tener, y hay un rival que era muy bueno ofensivamente, lo han demostrado. Pero hace, no sé, 15 días, tres semanas, estábamos hablando de que no metíamos gol, ahora de que encajamos. Bueno... lo que tenemos que hacer es seguir trabajando, no es fácil conseguir las dos cosas, marcar y no encajar, pero es lo que vamos a intentar hacer. Mejorar, mejorar y mejorar, trabajando". 

No le falta razón a Zizou en una cuestión: la falta de gol del Madrid es cosa del pasado, al menos de momento. En los últimos cinco partidos ha anotado 14 goles, con un promedio de 2,8 por duelo; un aumento en la producción ofensiva que ha coincidido con el despertar goleador de Benzema, al fin, con cuatro goles en los últimos tres partidos del Madrid. Sin embargo, el equipo blanco sufre el mal de la manta, un clásico entre los grandes: si te tapas la cabeza, descubres los pies; y viceversa. Encontrar ese equilibrio, casar la fortaleza defensiva con el desmelene ofensivo (y sus riesgos inherentes) define en muchos casos el caminar de los aspirantes a los títulos.

Seis partidos seguidos encajando

Sin ir más lejos, el Madrid arrancó la temporada con una dinámica contraria a la actual: en sus cuatro primeros partidos de Liga sumó tres victorias y un empate, encajando sólo dos goles y marcando seis. Era aquella una versión casi idéntica a la que regresó del confinamiento el curso pasado para remontar en Liga y acabar alzando el título, con cuatro goles recibidos en diez jornadas, todas finalizadas con victoria blanca. Ahora, sin embargo, el paso adelante del Madrid en ataque ha generado efectos secundarios: van seis partidos consecutivos encajando.

Dichos duelos son ante el Cádiz (0-1), Shakhtar (2-3), Barcelona (1-3), Borussia (2-2), Huesca (4-1) e Inter (3-1). Y son goles recibidos que han costado puntos, en concreto tres en Liga (los del Cádiz) y cinco en Champions (Shakhtar y Borussia). En la Liga de Campeones, la cuestión es especialmente sangrante, con siete goles encajados en tres partidos que tienen al Madrid, de momento, fuera de las plazas de clasificación para octavos de final, si bien tiene tres jornadas para arreglar el entuerto. Está adoptando el Madrid la costumbre de relajarse como local en Copa de Europa: ha recibido 18 goles en sus últimos 8 partidos como local.

Muchos remates, muchas paradas

En LaLiga se las ha arreglado para mantener una línea recta en defensa, con cinco goles recibidos en siete partidos, cifra sólo mejorada por Real Sociedad (4) y Atlético de Madrid (2). El Madrid ocupa el 11º puesto en el ranking de los menos rematados de LaLiga (76; el que menos es el Athletic, con 42) y el octavo con menos tiros recibidos a portería (26; de nuevo, el mejor es el Athletic, con la mitad, 13). Courtois ha tenido trabajo: ha tenido que hacer 20 paradas, el 7º que más y muy igualado con Oblak (21). 

Debe tener cuidado el Madrid con esta tendencia, pues le viene una etapa del calendario que pondrá a prueba el grosor de su coraza, tras los patinazos recientes: este domingo viaja a Valencia para visitar Mestalla y, tras el parón de selecciones, viajará a Castellón para jugar contra el Villarreal (con el peligro del Virus FIFA siempre presente) y a Milán para la disputa de la cuarta jornada de la fase de grupos de la Champions, ante el Inter. Tres choques de alta intensidad fuera de casa en los que el rendimiento defensivo blanco podría ser la clave para que el Madrid mantenga y acelere esa velocidad de crucero que, parece, empieza a tomar.