ATLÉTICO DE MADRID

Herrera gana peso en el Atlético

Pese a que se le buscaba salida al cierre de mercado, la marcha de Thomas y la lesión de Saúl le han otorgado unos minutos que está aprovechando.

Héctor Herrera durante el partido contra el Bayern.
Alexander Hassenstein Getty Images

El Atlético trabajó durante las últimas semanas del mercado de fichajes para encontrar una salida a Héctor Herrera que permitiese inscribir a Torreira. El mexicano no había tenido un buen primer año de rojiblanco y para poder oficializar al uruguayo era necesaria la salida de un jugador de la plantilla, donde también estaba Lemar en el mercado. 

Pero finalmente fue Thomas, en un cambio de guion de última hora, el que salió de la plantilla. El Arsenal pagó los 50 millones de la cláusula del ghanés en el último día de mercado y dejó al equipo rojiblanco sin su pivote titular. Aunque su rescisión unilateral de contrato ofreció al club un mes extra para firmar a un jugador, con Kondogbia como el jugador elegido por si se puede llegar a un acuerdo con el Valencia, por el momento Simeone sigue tirando de los que tiene en plantilla. 

Una plantilla donde Saúl se ha perdido los últimos tres partidos consecutivos por molestias y el Cholo ha tenido que comenzar a otorgarle galones a Torreira... y a Herrera. Y es que el mexicano ha vuelto a contar con oportunidades, y más después de las molestias sufridas por el charrúa en Balaídos y por el momento está respondiendo con creces. Con Koke como fijo en el doble pivote, algo que aporta más fluidez y salida limpia al equipo, pero también la necesidad de un futbolista que trabaje en la recuperación por detrás cuando el capitán sale a la presión, Herrera se ha puesto el mono de trabajo.

Pese a la goleada en el Allianz Arena, donde el Bayern acabó atropellando al rival de nuevo como ya es habitual en los partidos de los alemanes (4-0), el mexicano tuvo un inicio de partido muy consistente. Algo que llevó a Simeone a resaltarle al final del partido como una de las buenas noticias que se llevaba del partido pese a la derrota. Ante el Betis, Herrera regresó al banquillo, pero su entrada al descanso coincidió con la mejora notable del equipo para acabar imponiéndose por 2-0. Un segundo gol que consiguió Suárez en el descuento, pero estuvo a punto de llegar por parte del centrocampista con un disparo fantástico desde fuera del área que se estrelló en el palo ante la mirada de Bravo. 

En el partido contra los verdiblancos completó 21 pases de los 24 que intentó (87,5% de acierto) y cumplió con creces la misión de ejercer como pivote, recuperando cinco balones, el segundo que más del equipo tras Hermoso (9) pese a disputar únicamente 45 minutos. Una faceta donde, ante el Bayern con 7, había sido el mejor del equipo junto a Llorente. Sin Thomas, y el añadido de la baja de Saúl, el Atlético se ha quedado huérfano en la sala de máquinas de un jugador que recupere e inicie el juego desde atrás. Herrera parece decidido a dar un paso adelante y si su primera temporada en el club no fue la suya, espera poder evolucionar en la segunda, aunque sea en una versión más defensiva ejerciendo como el cierre del centro del campo por detrás de Koke.