REAL MADRID

Zidane se pone en peligro

Pese a que desde la directiva se quiere mandar un mensaje de tranquilidad, las derrotas ante el Cádiz y Shakhtar han minado buena parte de la confianza que hay depositada en el francés

El mensaje filtrado cautelosamente desde la cúpula del club antes del nefasto partido ante los ucranianos era conciliador y teóricamente tranquilizador: “Zidane no está en duda. Lo del Cádiz fue un accidente. Confianza plena en nuestro entrenador”. Pero en el descanso del Madrid-Shakhtar y con 0-3 en el marcador, los móviles empezaron a echar humo. El presidente tiene la firme convicción de que Zidane es el hombre idóneo para llevar un vestuario tan heterogéneo y con tantos egos como tiene el Madrid, pero las traumáticas derrotas sufridas por los blancos ante Cádiz y Shakhtar en Valdebebas han minado buena parte de la confianza que hay depositada en el entrenador francés.

A dos días del trascendente Clásico del Camp Nou, lo que puede arreglar el roto es un buen resultado ante el Barça de Messi y un fútbol que recupere la ilusión de una afición que ahora está irritada y hastiada. Desde la discutible venta de Cristiano a la Juventus, el Madrid lleva dos años que no pasa de octavos de final en la Champions y ahora, tras perder en casa ante la teórica cenicienta del grupo, el fantasma de la Europa League amenaza al fondo al estar obligados a derrotar a Inter y Borussia Moenchengladbach para evitar ese sonrojo. Este no era el plan. Con unas pérdidas económicas que pasan de los 190 millones de euros por la ausencia de público provocada por la pandemia, quedar fuera de la Champions supondría un palo añadido que el club no quiere ni imaginar. Zidane argumenta, y es cierto, que en su corta etapa al frente del equipo acumula 11 títulos, con tres Champions consecutivas. Algo que le sitúa con todos los honores en el Libro de Oro de la historia de la entidad. Pero en el Madrid se vive del presente, y el actual pinta mal. Muy mal.

Zidane dio luz verde a la marcha de dos de los mejores laterales de Europa (Achraf y Reguilón), no cuenta con un internacional como Ceballos y pidió el fichaje de Jovic, los 60 millones peor invertidos por el Madrid en muchos años. El propio Zizou dijo tras el 2-3 con el Shakhtar que “algo estaré haciendo mal”. Los dirigentes de la entidad van a transmitirle calma y apoyo de aquí al sábado para no interferir la preparación del Clásico. Pero si el Madrid acumula una tercera derrota y encima ante el eterno rival, la situación se enquistaría de manera peligrosa. En las Redes Sociales no son ajenos a un debate que ya está en la calle. Pochettino, ahora sin equipo, llegó a ser trending topic y también se repitió en muchos foros el nombre de Raúl González, la solución de casa que está en el Castilla. Sólo Zidane puede revertir esta situación logrando apostar por un equipo fijo y reconocible que se haga respetar y no muestre la debilidad exhibida en cuatro días ante rivales teóricamente inferiores. La flor de Zidane se marchita y sólo la revitalizará un gran triunfo en el Clásico del sábado. Habrá mucho en juego a partir de las cuatro de la tarde…