REAL MADRID-SHAKHTAR

La hora de Militao

El brasileño firmó buenos minutos ante el Cádiz. Vuelve a formar pareja con Varane tras el partido ante el City en el Etihad.

Militao y Zidane, durante el Real Madrid-Cádiz.
JESUS ALVAREZ ORIHUELA

Sin Sergio Ramos, los focos son para Militao. El central brasileño empezó la temporada lesionado, tras un problema muscular sufrido durante el único amistoso del Madrid en pretemporada, ante el Getafe. El pasado sábado, en la derrota en casa ante el Cádiz, disfrutó de sus primeros 45 minutos del curso y lo hizo con nota decente: un 91% de pases buenos (39 de 43), cuatro duelos ganados de siete, cuatro pérdidas y cinco recuperaciones. No se le notó la inactividad al brasileño, que colaboró a que se viese un Madrid mucho más seguro que en el primer tiempo, aunque no se lograse remontar o empatar.

Llegado hace dos veranos desde el Oporto, dentro de una fuerte apuesta por parte del club blanco (50 millones de euros), el primer año de Militao en el Madrid tuvo de todo: poca confianza al inicio, algo más al final y un total de casi 1.500 minutos en los que dejó actuaciones no demasiado memorables (el 3-0 en París ante el PSG o el 1-0 en casa del Mallorca...), aunque también duelos esperanzadores. Uno de ellos cambió la dinámica: la visita al Athletic tras el confinamiento, en plena pelea por el título de Liga. Militao se agrandó en un duelo de altura y devolvió a Zidane la confianza que meses antes le había brindado, dándole la categoría de tercer central y, por consiguiente, situando a Nacho como el cuarto.

De nuevo Militao-Varane

Ante la baja de Ramos, esta tarde Militao formará centro de la defensa con Varane, una repetición de la vuelta de octavos de final de la pasada Champions ante el City en el Etihad. Aquel día, Militao volvió a mostrarse solvente y fue el francés el que salió señalado. Varane (27 años) y Militao (22) son el futuro del Madrid y en tardes como la de hoy deben probar que hay vida más allá de Sergio Ramos.