ITALIA

Calhanoglu, el termómetro del renacimiento del Milan

El turco es el faro sobre el que gira el esquema de Pioli. El conjunto 'rossonero' lidera la Serie A, junto al Atalanta, gracias a su pleno inicial.

Hakan Calhanoglu.
AFP7 / Europa Press Europa Press

La efervescencia del Atalanta, el aterrizaje de Achraf o la enésima última juventud de Cristiano son algunos de los titulares más destacados de este inicio de curso en Italia. Sin embargo, el renacimiento de un clásico como el Milan no puede pasar inadvertido. Los de Stefano Pioli comandan la Serie A (junto a los de Bérgamo) gracias a su tres de tres, amén de haber confirmado su presencia en la próxima Europa League. La renovación de Ibrahimovic y la llegada de Brahim protagonizaron el verano rossonero, pero hay un jugador alejado de los focos que se ha erigido por el líder en la sombra de la nave milanista: Hakan Calhanoglu.

El internacional turco llegó a Milan en 2017 como una de las promesas más reales del panorama europeo. Con apenas 23 años se había consagrado como uno de los centrocampistas más creativos e incisivos de la Bundesliga, gracias a su gran rendimiento en el Bayer Leverkusen (28 goles y 29 asistencias en 115 partidos). En su Alemania natal (nació en Mannheim, de ahí su doble nacionalidad turcoalemana) jugó la mayor parte del tiempo como enlace con el frente de ataque, ya fuera en la mediapunta o algo más atrasado, pero siempre por delante del doble pivote. Aunque también puede jugar como extremo izquierdo, a pierna cambiada. Esa polivalencia ha jugado en su contra en Italia, desempeñándose la mayor parte del tiempo en el flanco izquierdo del ataque del Milan.

Sin embargo, Stefano Pioli ha dado con la tecla. Calhanoglu es un diez, como ilustra su dorsal, y así lo está colocando en la temporada que nos ocupa. Por detrás de Zlatan, Hakan está siendo el termómetro del Milan más Milan de los últimos años. Con un doble pivote en el que Tonali, Kessié y Bennacer se reparten los minutos, como en su etapa en Leverkusen, nuestro protagonista, a sus 26 años, está brillando, incluso por encima de los grandes nombres que le rodean. La mayoría de los goles rossoneri pasan por sus botas, habiendo participado directamente en siete de ellos en lo que llevamos de temporada: lleva cuatro tantos y tres asistencias, entre competición nacional y europea. En Europa, sin ir más lejos, tomó la responsabilidad ante el Rio Ave y convirtió el penalti sobre la bocina que precedió la tanda definitiva. Además, su cercanía con el área rival aventura que estos números no son algo pasajero, ya que promedia cerca de tres disparos por encuentro, uno de ellos entre los tres palos.

El derbi, siguiente reto; la renovación, en el aire

En el pasado, Calhanoglu ha sido un jugador intermitente que brillaba por sus apariciones puntuales y su inapelable golpeo de balón, ámbito, este último, en el que es élite europea. Ahora, su participación en el juego es mucho mayor y de ello se beneficia tanto el individuo, con una mejora estadística ostensible (la pasada campaña, por ejemplo, acabó con once goles y nueve asistencias), como el colectivo. Las sonrisas en el seno del club, eso sí, pueden tornarse en muecas de preocupación según avance la campaña. No obstante, el jugador termina contrato el junio próximo y todavía no se ha tratado la renovación. Según informa La Gazzetta dello Sport, hay optimismo. Aunque de seguir rindiendo al nivel actual, no sería de extrañar que apareciesen sirenas más allá de San Siro.

El siguiente reto que se presenta en el horizonte milanista es el derbi ante el Inter del próximo sábado 17 (18:00 horas), un derbi marcado por la Covid-19 y en el que, ante las bajas, el papel de hombres como el '10' rossonero se antoja fundamental. Por el momento, lideran el campeonato transalpino junto al Atalanta, con el Sassuolo y el propio Inter a dos puntos. Si quieren seguir opositando a la cima y firmar el asalto a su máximo rival, el metrónomo turco debe marcar el paso del equipo.

Theo, la otra arma; Pioli, clave

Ricardo Montolivo, una institución en el Milan y excapitán del equipo, ha concedido una entrevista a la Gazzetta dello Sport con motivo del derbi en la que analiza las opciones de sus ex. Destaca el papel de nuestro protagonista, Calhanoglu, por encima del resto: "El hombre clave podría ser Calhanonglu. Finalmente juega por el centro y abandonó la parte externa. Ponerlo en banda fue un desperdicio, necesita estar más cerca de la portería. También será decisivo Donnaruma (...) Su renovación y la de Calha se antojan complicadas".

Mientras que el otro jugador del que espera deje su impronta frente al Inter es Theo Hernández, el lateral francés está confirmando esta temporada lo apuntado la pasada y Montolivo se une a su club de fans: "Me vuelve loco, sus números son increíbles". En tanto que apunta a la continuidad de Pioli como el mejor movimiento del mercado: "Su confirmación es crucial. (...) Pioli, a pesar de llegar en un momento de confusión, está haciendo un trabajo excepcional. (...) Todos rinden al máximo. Calhanoglu, pero también Kessié y Bennacer. Kessié ha mejorado mucho tácticamente, antes era más desordenado", señala.