REAL MADRID

Brahim se carga de razones

El malagueño ha empezado de manera brillante su cesión en el Milan y también con la Sub-21. Da la razón a los que apostaron por él en el club.

Brahim Díaz (Málaga, 1999) atraviesa uno de los momentos más dulces de su carrera deportiva. Después de un año y medio complicado en el Madrid, con pocas oportunidades, el fútbol por fin sonríe al mediapunta. Su inicio en el Milan no ha podido ser mejor: pleno de victorias de su equipo con grandes actuaciones del español (gol incluido). Eso le valió para volver a la Sub-21 y también ahí alargó su momento de inspiración: salió en el descanso ante las Islas Feroe, con el partido 0-0, y marcó dos goles que solucionaron el problema en el que estaba La Rojita, incapaz de abrir el cerrojo ante un rival inferior.

Este rendimiento da la razón a sus valedores en el Madrid. Su fichaje en enero de 2019 fue recomendado por Juni Calafat y el club, a pesar de que le quedaban sólo seis meses de contrato hizo un esfuerzo: pagó una cifra cercana a los 20 millones de euros, entre fijo y variable. Firmó hasta 2025. Sabían que media Europa andaba tras sus pasos y no querían que otros grandes se adelantaran.

Con el potencial ofensivo del Madrid, Brahim apenas contó con oportunidades. Por eso, desde el club le recomendaron salir cedido. Sin embargo el malagueño mantuvo la confianza en sus posibilidades, porque Zidane siempre le ha dicho que cree mucho en él. A pesar de ello, el curso pasado apenas contó y este verano decidió salir cedido.

Tenía muchas ofertas de España e Inglaterra, pero apostó por el Milán. Le gusta el reto de probar en otro fútbol y de devolver a un histórico al lugar que le corresponde en Italia y en Europa. De momento, su inicio no ha podido ser más esperanzador.

Esto le ha servido para recuperar su sitio en la Selección. Brahim fue el gran referente en Sub-17 y Sub-19, aunque su poca continuidad en el Madrid propició que se cayera de manera constante de las listas de la Sub-21, donde estaba llamado a liderar a esta generación de futbolistas nacidos a partir de 1998. Ahora, todo empieza a ponerse en su lugar. El malagueño brilla en Milán, en la Sub-21 y afronta una temporada llena de retos: llevar al Milán a la Champions e ir con la Selección a los Juegos, a la Eurocopa Sub-21… ¿Y a la Absoluta? Al nivel que está mostrando, está preparado para todo…