LALIGA SANTANDER

Cenizas de dos tridentes míticos

De la BBC y la MSN ya solo queda un jugador por equipo: Messi y Benzema. Con ellos, LaLiga consiguió cinco Champions seguidas entre 2014 y 2018.

La MSN y la BBC se desvanecen.
Diario AS

En otro tiempo, LaLiga era la imagen mundial del fútbol y sus siglas eran conocidas por cualquier aficionado en cualquier rincón del planeta. Primero nació la MVP, con Villa y Pedro acompañando a Messi. Después, aparecieron las dos que han cambiado el deporte rey en nuestras fronteras y que han dominado en Europa con puño de hierro: la MSN y la BBC. Cuestión de protocolo recordar los nombres, por todos aprendidos: Messi, Suárez, Neymar, Bale, Benzema y Cristiano Ronaldo. A día de hoy de lo que fue, apenas queda nada.

Y es que los dos tridentes ya están totalmente descompuestos. Messi y Benzema, los supervivientes, se tienen que buscar nuevos socios para brillar, pero nada es lo mismo. Sin Neymar y Cristiano, España no ha alcanzado los mil goles por temporada en el campeonato doméstico. Sin el portugués, el fútbol nacional no ha llegado a la final de la Champions. Un contraste considerable para lo que fue un lustro cargado de éxitos. El Real Madrid ganó la Décima, el Barcelona reinó en 2015 y Zidane se sentó en el banquillo para ganar tres Copas de Europa seguidas. La chilena de Cristiano en Turín, el festival de contragolpes de la BBC en Múnich, la remontada frente al PSG... Tardes inolvidables gestadas desde el potencial futbolístico de sus botas.

Ahora, el fútbol ha cambiado. Todos los protagonistas de la época gloriosa son jugadores veteranos, aunque todos, de una manera o de otra, se mantienen a gran nivel. ¿Tendrían espacio aún la BBC y la MSN en Real Madrid o Barcelona? Una pregunta de difícil respuesta, pese a que sus números dejaron huella. En la actualidad, los líderes europeos están regidos por una preparación física y táctica envidiable. La mayoría de sus futbolistas, además de ser unos privilegiados en lo técnico, no se agotan en el esfuerzo. En su momento álgido, los tridentes respondían a ese perfil y sus cifras de cara a puerta estaban lejos de toda duda. En la actualidad, al fútbol español le está costando adaptarse a esa progresión internacional y no encuentran en el mercado o cantera el talento de los protagonistas ya nombrados. Estas semanas han muerto definitivamente aquellos elegidos. A Messi y Benzema les toca reinventarse. Y a sus clubes, incluso más.

Messi, Neymar y Suárez celebran un gol con el Barcelona.

Los números de dos tríos legendarios

Cinco años duró la BBC, desde 2013 con la llegada de Bale hasta 2018 con la marcha de Cristiano. Con ellos, el Madrid consiguió 13 títulos, de entre ellos cuatro Champions, y firmó temporadas con cifras goleadoras de ensueño. Ya con Mourinho, los blancos explotaron al máximo su capacidad ofensiva. Con el fichaje de Gareth, se afianzó. El Madrid ganó 210 partidos de 293 posibles (más del 70%) y sumó 784 goles, casi tres por encuentro. Llama aún más la atención el alto porcentaje de tantos anotados por el mágico tridente: el 56,37% o, lo que es lo mismo, 442 en total.

Cristiano, por supuesto, fue el máximo artillero con 249 (69 asistencias). Benzema le sigue con 105 (52a) y Bale cierra el podio con 88 (49a). Lejos de simples cifras, hubo momentos en los que alcanzaron un grado de química no visto demasiadas veces en la historia reciente del club. El Madrid se divertía, ganaba e imponía en el continente. Una vez deshecho, incluso sus protagonistas anhelaban lo que fue. "Tenías un cohete, un anotador y luego estaba yo, la pieza para que todo funcionara", indicó Karim en una entrevista en RMC Sports. Tras la marcha de Cristiano, se confió en que la 'BB' diera un paso al frente. Lejos de la realidad, Benzema sí creció, pero Bale se estancó. El club, de hecho, firmó una temporada para el olvido en la campaña 2018-19.

La MSN fue más breve. Durante tres años, Messi, Suárez y Neymar convivieron en la Ciudad Condal (2014-2017). En su primer año, desataron la locura en el Camp Nou con Luis Enrique a los mandos. Lograron el segundo triplete de la historia: Liga, Copa y Champions. Después, caerían en Europa. Es más, hasta el día de hoy, uruguayo y brasileño solo han ganado aquella Liga de Campeones. En términos goleadores, el Barça arrasó con ellos. De 181 partidos ganaron 138 (76,2%), con ¡¡519 tantos anotados!! Messi se apuntó 153 (66a), el charrúa 121 (59a) y 'Ney' 90 (48a).

Cristiano, Bale y Benzema celebran un gol con el Madrid.

De los partidos mencionados no siempre jugaron juntos o de titulares. Cuando lo hicieron, alguna vez que otra consiguieron marcar todos ellos. La BBC lo hizo en 13 ocasiones y la MSN, en 22. Curioso, ya que convivieron más de cien partidos menos los blaugranas. Y juntos, los seis se pusieron frente a frente tres veces, las tres en competición liguera. El balance favorece al Barcelona, que ganó dos Clásicos: 2-1 en el Camp Nou y 0-4 en el Bernabéu. El Madrid solo se impuso en 2016, en campo rival, por dos goles a uno. Por supuesto, se han enfrentado en decenas de ocasiones con una pareja del tridente de titular.

Neymar fue el primero en salir

La primera 'oveja negra' fue Neymar. Comenzó como un rumor, siguió con un 'se queda' y se cerró como el fichaje más caro de la historia del fútbol: 222 millones de euros. Tres temporadas después (esta es la cuarta en París), el brasileño ha sentido frío. Ha sido incapaz de ganar la Champions sin el respaldo de Messi y compañía, aunque Mbappé y Di María casi le coronan frente al Bayern. En el plano individual sigue brillante, incluso estaba bien posicionado para llevarse el suspendido Balón de Oro. Pero le faltaba algo y se plantó, decidido de querer volver a casa. El jeque se mostró impasible y el Barça no tenía el efectivo suficiente para acometer una operación de tal calibre. La esperanza culé de recuperar la MSN se desvaneció en cuestión de semanas.

Cristiano y el aplauso que lo cambió todo

El Madrid aún recuerda a diario aquel '7' que celebraba casi a diario y con frecuencia a pares o con otro balón más en su estantería. Cristiano comienza su tercera temporada en Turín, mientras en la capital de España se sigue buscando el gol perdido. Benzema ha dado un paso al frente, pero los blancos han caído dos veces en octavos de final de la Champions, algo que solo sucedió en la primera campaña de CR allá por el año 2010. El portugués empezó el runrún de su salida antes, pero quizás la ovación del Juventus Stadium tras su brillante gol de chilena fue el clic que necesitaba para despedir al equipo de su vida. Tras meses de relación rota, Ronaldo volvió al Bernabéu para festejar la victoria ante el Barça, en un palco y ante el calor de su gente.

Suárez y Bale, dos salidas complicadas

Si bien la marcha de Neymar y Cristiano no estuvo exenta de polémica, el adiós de Suárez y Bale tampoco se queda atrás. Finalmente, el uruguayo pone rumbo al Atlético de Madrid, como en su día lo hizo Villa. El '9' ha acordado con el Barça su adiós, al formar parte del plan de reconstrucción del club para evitar más debacles como el 4-0 del Liverpool o el 8-2 del Bayern de Múnich. Al charrúa se le acusa de no tener el fondo físico suficiente como para poder reinar en el continente y su sueldo astronómico era una traba para su continuidad. Primero intentó firmar por la Juve, pero la burocracia para obtener el pasaporte italiano echó por tierra la operación. Finalmente, Atlético y Barça han llegado a un acuerdo. Bartomeu habló de despedir a "leyendas" como merecían y Suárez ha hecho números de tal reconocimiento. La conferencia de prensa, sin embargo, fue algo fría, por los contratiempos vividos en las fechas más recientes.

El caso de Bale es, incluso, más drástico. El galés ha marcado goles históricos como el de la carrera a Bartra, el 2-1 de la Décima o el doblete en Kiev. Pero ha vivido dos temporadas sin protagonismo sobre el césped y envuelto en polémicas. La pasada campaña ya se habló de su marcha, con rumores como su venta al fútbol chino. Él abogó por quedarse, con un sueldo lo suficientemente elevado como para que no cualquier club se lo pueda permitir. Imágenes como el "Wales. Golf. Madrid. En ese orden" han impedido que la despedida sea la soñada. El Tottenham apareció este verano para devolver al '11' la ilusión por triunfar. En un estadio, además, donde vivió las mejores etapas de su carrera deportiva. Llega lesionado un mes, aunque Mourinho ya tiene entre ceja y ceja sacar su mejor versión.