REAL MADRID

De Di Stéfano a Cristiano: los otros 'caso Messi' del Madrid

Iconos del club como Di Stéfano, Hierro, Raúl o Casillas no se retiraron de blanco... La mayoría ha regresado, años después, a la entidad. El tiempo todo lo cura.

De Di Stéfano a Cristiano: los otros 'caso Messi' del Madrid

Ahora que todo señala que Messi va a abandonar el Barcelona, rompiendo una fructífera relación de 20 años, en los que tanto el jugador como el club azulgrana han logrado numerosos éxitos a lo largo de todo este tiempo, conviene recordar que el Madrid también ha sufrido salidas traumáticas. Repasamos algunas de ellas...

Di Stéfano

Seguramente la salida más traumática fue la salida del que ha sido su santo y seña a lo largo de su largo siglo de existencia: Alfredo Di Stéfano. El delantero había llegado en 1953 y saldría del club blanco 11 años después, en el verano de 1964, tras una dura bronca con el técnico Miguel Muñoz tras perder en Viena la final de la Copa de Europa ante el Inter (3-1). Días después, los blancos tenían que medirse al Atlético en la Copa. Muñoz decidió no convocar a Di Stéfano sin justificación y a la estrella le sentó como un tiro. Enterado Bernabéu, intervino para fortalecer al entrenador. Tras una dura reunión, Di Stéfano abandonaría la Casa Blanca y ficharía por el Espanyol… Con el tiempo, Florentino recuperó su figura para convertirle en Presidente de Honor.

'El Buitre'

En mayo de 1995, Emilio Butragueño, el mítico Buitre, junto con Ramón Mendoza, anunciaba a la prensa su marcha: "Mi adiós al Madrid es lo más conveniente". Había sido un curso convulso para el delantero que dio nombre a una quinta. Ese curso apareció Raúl, que devoró a Butragueño y también a Alfonso. El Buitre sólo participó en 12 encuentros. Eso sí, se marchó con un partido homenaje ante el Roma. Se fue a México, al Atlético Celaya, donde se retiraría. Ahora es el director de Relaciones Institucionales del Madrid.

Hierro

La salida del entonces capitán fue una de las más polémicas de la historia moderna del club. Pese a ganar la Liga 2002-03, Florentino decidió no renovar a Del Bosque. Hierro y los pesos pesados del vestuario se amotinaron durante el festejo del título en un restaurante y el presidente decidió prescindir también del central, pendiente de renovar. Volvió al Madrid en 2014 para ser el ayudante de Ancelotti antes de emprender su camino como entrenador y luego en la RFEF.

Raúl

Como su antecesor luciendo el 7, la marcha de Raúl dejó huérfana a una generación madridista (al equipo se le bautizó como el Raúl Madrid). Tras 16 campañas, más de 700 partidos y 300 goles, Raúl se fue al Schalke. Como Butragueño, comenzó a atisbar su marcha cuando Pellegrini dejó de contar con él. El adiós fue frío. Sin apenas anuncio previo, sólo hubo 2.000 madridistas en el Bernabéu... La entidad lo arregló en 2013, cuando invitó al Al Saad donde estaba el Siete al Trofeo Bernabéu. Volvió al Madrid para ser entrenador y acaba de ganar la Youth League con el Juvenil.

Casillas

Otra marcha dolorosa fue la de Iker, en 2015 y tras varios años de agónicas presiones de parte de la afición, de Mourinho… El meta dio una conferencia de prensa en solitario para anunciar su marcha al Oporto mientras el equipo volaba a Australia y lo hizo entre lágrimas. Al día siguiente, tras las críticas recibidas (Florentino explicó que había sido el propio Iker quien había querido esa puesta en escena y que se iba porque él quería), el Madrid arregló un segundo adiós: esta vez con sus trofeos en el Bernabéu y público. El meta se iba tras 16 años y puesto en duda por su choque con Mou. Primero Diego López y luego Keylor le habían alejado de la titularidad. Ahora, cinco años después, tras superar un fallo cardíaco y recién retirado, Iker se apresta a volver como consejero de Florentino.

Cristiano

Mientras el Madrid celebraba la tercera Champions consecutiva, Cristiano aguó la fiesta: "Fue muy bonito estar en el Madrid…". Su salida se produciría durante el Mundial de Rusia y ponía punto y final a nueve años, con 450 goles, el máximo goleador histórico. Se fue a la Juventus por 100M€. El motivo de su marcha fue una agria disputa con el club por sus emolumentos (consideraba que el Barça trataba mejor a Messi). Su marcha dejó trastocada a la afición y al club, que no se recuperaron hasta la vuelta de Zidane. Sin embargo, ahora las relaciones entre Florentino y el crack han mejorado. El tiempo lo cura todo…