CITY-REAL MADRID

Bale se negó a ir a Mánchester sabiendo que no iba a jugar

El entorno del jugador asegura a este periódico que el futbolista ya sabía que no contaba para el técnico. "Su problema no tiene solución", llegan a decir.

“No hay solución al problema de Bale”. Así de tajante se muestra una voz autorizada del entorno más directo del futbolista galés preguntado por AS. La relación entre Zidane y Bale ha ido escalando en el grado de confrontación con el paso del tiempo hasta estallar. Y lo ha hecho ahora, justo antes del partido más importante de la temporada ante el City. Esta misma fuente, que prefiere mantenerse en el anonimato, señala que Bale se negó a viajar sabiendo sobradamente que era imposible que disputase un solo minuto. Las palabras de Zidane se han tomado, en cierto modo, como una traición por parte del entorno del jugador galés, pues le dejan a los pies de los caballos.

Hasta cinco preguntas tuvo que contestar sobre Bale Zidane en la conferencia de prensa previa al partido. La escenificación de la mala relación entre jugador y entrenador fue a escala mundial, y el espacio que ha ocupado en los medios, cuando se juega un partido tan trascendental, muy significativos. Pero lo peor no es eso, lo peor es que, como señalan desde el entorno de Bale a este periódico, “le quedan dos años de contrato, es así de simple”.

El rifirrafe entre Bale y Zidane fue recogido ampliamente en la prensa inglesa. El prestigioso The Telegraph, incluso, avanzó en primicia que “el Real Madrid admite que se equivocó bloqueando la salida de Bale a China el verano pasado”. Jonathan Barnett, su representante, había planeado una operación para llevarlo al Jiangsu Suning que colocaba a Bale como el jugador mejor pagado del mundo, pero que no dejaba ni un euro en las arcas del Madrid…

Con el tiempo (y dado el bajo rendimiento de Bale) se ha demostrado que no era un mal negocio para el Real Madrid. Bale es el jugador que más cobra de la plantilla junto a Ramos, 14,5 millones de euros limpios por temporada. A la entidad blanca le supone 30 millones por ejercicio. Tiene contrato el galés hasta 2022. De haberlo dejado ir, el Madrid se habría ahorrado una cifra cercana a los 90 millones de euros.