REAL MADRID

Zidane echa el ojo a Badiashile

El técnico del Real Madrid se fija en este central francés de 19 años del Mónaco, un talento de 1,92 metros de estatura al que seguía Pep Guardiola.

Zidane tiene arte, además de como entrenador, como cazatalentos. Desde que se retiró tiene siempre un ojo puesto sobre la Ligue 1 y viene 'monitorizando' las jóvenes perlas que emergen del campeonato francés. La última en llamar la atención del técnico marsellés es Benoit Badiashile, el precoz central del Mónaco (19 años). Un poderoso zaguero de 1,92 metros de altura que debutó con 17 años y está considerado uno de los defensores con más proyección del país vecino, al que ha representado en la Sub-19. En definitiva, un nuevo Varane.

No es un referente cualquiera. Zidane puede colgarse la medalla de haber sido el hombre que se lo recomendó al Madrid, en 2011, cuando Raphael Varane (27 años, 318 partidos en el Madrid) estaba aún en el instituto preparando la Selectividad. Zidane inició personalmente las gestiones con una llamada y el Madrid las remató pagando al Lens 10 millones más bonus pese a que Arsenal y PSG ofrecían más dinero. Badiashile cumple una de las cualidades que está buscando intensivamente el club blanco, un central zurdo, que pueda complementar a los titulares, diestros: Ramos y precisamente Varane. Badiashile se une a la lista de defensas de futuro que han llamado la atención de Zidane, entre los que han estado Upamecano (Leipzig), Gabriel (Lille) y Salisu (Valladolid), aunque el Madrid viene tomándole el pulso al mercado desde la crisis con mucha cautela.

Entre otras razones porque Badiashile no tiene precio de novato. Tiene contrato en Mónaco hasta 2024 y está tasado entre 35 y 40 millones de euros porque no es un nombre desconocido entre los clubes poderosos de Europa. Ha estado muy arriba en la lista de centrales zurdos que pretendía Pep Guardiola para su City (finalmente se ha decidido por Aké, del Bournemouth). También se le ha relacionado con el Valencia. Antes, la temporada pasada, fue el Wolverhampton el que ofreció 34 millones por el zaguero galo que fueron rechazados por el Mónaco, según L'Èquipe. La fiebre por encontrar un central poderoso en la senda de Van Dijk ha inundado el fútbol europeo y nadie es inmune.

En Concha Espina, tanto la entidad como Zidane han consensuado la necesidad de estar al tanto de cualquier central joven listo para dar el salto a un gran escenario antes de que su precio sea inalcanzable. Es lo que se ha intentado con Militao, al que le ha costado arrancar en su primer año como madridista. A Badiashile le hicieron debutar siendo menor de edad contra Mbappé, señal de que en el Principado saben que tienen entre manos un talento fuera de lo común, aunque aún con defectos propios de su inexperiencia. "Tengo que mejorar la concentración", admitió el chico en un ejercicio de autocrítica cuando pasó a ser suplente con la llegada al banquillo del Mónaco de Robert Moreno.

En ese sentido, el precedente con Varane, de nuevo, marca el camino. Cuando el Madrid le fichó tras el chivatazo de Zizou, Mourinho descargó al recién llegado de toda responsabilidad y le dejó aprender al lado de otros cuatro centrales mucho más curtidos (Ramos, Pepe, Albiol y Carvalho). Ahora la situación es diferente por el contexto económico. Hay menos margen para el riesgo. El Madrid se mueve en modo ahorro (Mbappé, Camavinga, Haaland... tendrán que esperar) con la idea de capear las pérdidas por el coronavirus y sólo irá a fondo a por otro central si Nacho se marcha este verano. De momento, vigila que no se escape 'otro' Varane.