GETAFE

El Getafe se hundió tras el confinamiento

Una sola victoria en once partidos. Los azulones peleaban por entrar en Champions y acabaron fuera de Europa. Algunas claves del desplome.

El Getafe se hundió tras el confinamiento
Manuel Lorenzo EFE

Sin puntería: Solo seis goles han anotado los getafenses en estas once jornadas. De hecho, en las últimas seis solo marcó Hugo Duro en su estreno anotador en Primera frente al Villarreal. Una pequeña racha de Mata con tres dianas consecutivas acercaron el objetivo, pero no volvió a aparecer y en Levante falló un penalti. Los otros delanteros ni vieron puerta.

Errores de concentración: Ha sido la tónica de esta pequeña Liga. Desde Granada, donde dos errores defensivos propiciaron la remontada de los de Diego Martínez hasta el último día con otro gol encajado en el tramo final. Algún penalti evitable, líneas de fuera de juego mal tiradas y menos contundencia que antes. Un mal coktail.

Plantilla corta: Bordalás ha jugado once partidos sin apenas rotaciones y el equipo acabó fundido. Antunes fue el primero en marcharse y le siguieron Kenedy y Deyveron, cedidos que aportaban minutos de calidad. Además de la plantilla corta, el técnico retiró la confianza a un grupo de jugadores y jugaron casi todo los mismos.

Tangana: Una prueba de los nervios vividos en el vestuario azulón fue la penosa pelea que protagonizaron con los futbolistas del Villarreal. A parte de perder el partido, varios jugadores fueron sancionados y no pudieron jugar los siguientes. Para Etxeita se acabó LaLiga y Nyom y Damián solo jugaron un partido más.

El VAR y sus decisiones: Tampoco tuvo suerte el Geta en el tramo final con los arbitrajes. En Valdebebas, en casa ante el Villarreal y en el último partido frente al Levante, los azulones se sintieron perjudicados. De hecho, Bordalás llegó a pedir al club que se quejara por algunas de estas decisiones.

Sin energía: La forma de jugar del Getafe requiere concentración y estar al cien por cien en cada acción. Por eso ha sido uno de los equipos más perjudicados por este nuevo fútbol sin público y en el que la calidad ha resuelto más que antes. Al equipo le ha faltado el espíritu guerrero que atesoraba en el césped antes del parón.

Europa: Al Getafe le queda una bala, pero debe solventar todos estos problemas si quiere redondear su excelente participación europea. El próximo 5 de agosto se medirá al poderoso Inter de Milán en Alemania. Ahora mismo son pocos los optimistas, pero tras unos días de descanso el equipo debe recuperar la autoestimia.