VALENCIA

El Valencia pierde como nunca

Esta temporada ha caído frente a rivales contra los que casi siempre había obtenido buenos resultados, el último el Leganés de Javier Aguirre.

El Valencia pierde como nunca
Oscar J. Barroso / AFP7 / Europa Oscar J. Barroso / AFP7 / Europa

Cuando el Valencia despidió el pasado lunes 29 de junio a Albert Celades, la entidad quiso dejar constancia que con el catalán a los mandos se lograron "victorias de prestigio en escenarios en que no se habían logrado previamente", en referencia a los triunfos en el Nuevo San Mamés y ante el Ajax en Holanda.

Y si bien es cierto que nadie puede discutir esa afirmación, en las últimas fechas el Valencia también ha batido récords y ha logrado resultados inéditos, pero en este caso negativos. Porque la derrota frente al Leganés el pasado domingo supuso la primera vez en toda la historia de la competición en la que los blanquinegros no pudieron imponerse al conjunto pepinero, todo ello a pesar de las complejas posibilidades que tiene el Leganés para salvarse y las altas opciones que tenía el Valencia de entrar en Europa si vencía ese encuentro.

FUTBOL 19/20LA INESTABILIDAD EN LOS DESPACHOS CHE LLEGÓ A LOS TERRENOS DE JUEGO TAN PRONTO COMO EL VALENCIA CAYÓ EN LA CHAMPIONS.

Además, con ese encuentro ya son diez los que acumula el Valencia sin vencer lejos de Mestalla, desde el pasado diciembre al Levante, con un balance de tres empates y siete derrotas. Una racha que iguala a la que se vivió en 2005 y que supone la octava peor en la historia del club, acorde a los datos de Ciberche.

Y si en LaLiga se han obtenido resultados históricos negativos, en competiciones al 'ko' la temporada también ha dado de sí. Porque, sin ir más lejos, la derrota en Copa del Rey en Los Cármenes frente al Granada supuso la primera vez desde 1975 que el Valencia perdía en ese estadio y también la primera vez desde 1959 que los nazaríes apeaban a los che de la Copa.

Así pues, la irregularidad este curso de los de Mestalla (dentro y fuera del terreno de juego), les ha servido para hacer historia positiva, pero también para rememorar capítulos del pasado que se pretendían olvidar. Porque Holanda y el Ajax supusieron un logro para los che, pero encajar 8 goles en una eliminatoria como se hizo frente a la Atalanta, un malsueño que solo se había vivido una vez, en 1993 y que,por desgracia, se repitió hace pocos meses.