MALLORCA

El esprint final de Kubo

En el Madrid están encantados con su rendimiento, especialmente tras la reanudación. El Mallorca se la juega con él como auténtico referente.

Take Kubo (19 años) tenía un plan para la vuelta del confinamiento y lo está cumpliendo, como diría Simeone, partido a partido. Veía en el final de la Liga una oportunidad para demostrar que tiene un hueco en la próxima plantilla de Zidane y su fútbol le va dando la razón. En el Madrid, a pesar de que las esperanzas puestas en él eran muchísimas, arquean las cejas cada vez que se ponen delante de la televisión por el Mallorca. Y el japonés quiere, en esta última semana de competición, pegar un salto definitivo.

El Mallorca se está agarrando a la salvación, en buena medida, por Kubo, un adolescente con hechuras de veterano. En un equipo que vive en el descenso, de recursos económicos (el presupuesto más bajo de la categoría) y deportivos (el grueso de la plantilla es la misma que en Segunda B) limitados, Take destaca en estadísticas de impresión. Tenía, por ejemplo, antes del inicio de esta jornada, el 4º promedio más alto de faltas recibidas, cada 37,91 minutos; el 9º de regates completados, cada 35,03 minutos; y el 15º de ocasiones creadas, cada 63,69 minutos.

Ha sobresalido y su papel ha sido aplaudido. Ha pasado en las grandes citas, cuando el Mallorca ha sido ampliamente superado (el 0-4 con el Barça, el 2-0 con el Madrid o el 3-0 con el Atlético), y en la construcción de la remontada hacia la permanencia, en el 5-1 al Celta o el 2-0 (se convirtió en el extranjero más joven en dar más de una asistencia en un mismo encuentro) al Levante. Es el octavo en minutos de Vicente Moreno, el primero en asistencias (5) y el cuarto en goles (4). Y al Mallorca le quedan dos balas, el jueves ante el Granada y el domingo contra Osasuna, para salvar la temporada.

Después de ese desenlace tocará resolver su futuro. La primera idea del Madrid es buscarle una nueva cesión, para lo que ha llegado al Bernabéu y a sus agentes el interés de alrededor de 30 clubes, entre ellos el del PSG, que insiste en ficharle. Su progresión, especialmente desde junio, ha generado alguna duda, pero el cupo de extracomunitarios, completo por la presencia de Vinicius, Rodrygo y Militao, dificulta que se quede en Madrid. Por eso Kubo quiere mandar un potente mensaje final esta semana...