REAL MADRID

Los méritos de Kubo para volver

De menos a más, el japonés se había asentado en un Mallorca muy apurado. Su gran hándicap para jugar en el Madrid es su condición de extracomunitario.

Take Kubo (18 años) quiere volver al Madrid. Así lo confesaba ayer en AS y con ese objetivo se marchó en verano al Mallorca. Hasta el parón por el coronavirus, el préstamo, nada fácil por las condiciones que han rodeado al equipo balear, estaba terminando de forjar a un futbolista que en el Bernabéu ven diferente, con un futuro sin techo.

Al japonés nadie le ha regalado la titularidad por venir de donde venía. Casi al contrario. Vicente Moreno siempre ha apostado por su vieja guardia, la que le había llevado de 2ªB a Primera, y Kubo hubo de aguantar hasta finales de septiembre para estrenarse en el once inicial. Ese lugar lo pudo empezar a hacer suyo a últimos de noviembre. Tras un valle, en febrero regresó a la titularidad para quedarse. En los tres encuentros previos a la pausa por la pandemia, de hecho, sumó dos goles y una asistencia.

Asomó el Kubo esperado, un jugador sobreponiéndose pese a su tierna edad a un contexto poco favorable. En un Mallorca antepenúltimo, Take es, de toda la Liga, el 9º en regates intentados (74), el 10º en faltas recibidas (46), el 18º en regates conseguidos (34), el 27º en entradas ganadas (16), el 29º en pases con peligro (20), el 30º en pases interceptados (16), el 31º en centros buenos (7) o el 33º en remates (28).

Son datos que dan cuenta de su progresión y de una competitividad que ya mostró en la pretemporada con Zidane. Para estar a las órdenes del francés, sin embargo, tiene una barrera alta: es extracomunitario, el Madrid tiene el cupo de Liga cubierto (Militao, Vinicius -que, como contó AS, pedirá la nacionalidad este verano- y Rodrygo), y necesita diez años seguidos en España para obtener la nacionalidad. Pese a ello, Kubo confía en sí mismo y en sus posibilidades, y quiere trasladar ese mensaje al campo en cuanto pueda disputarse la recta final del curso.