LEGANÉS

Aguirre: "A falta de 18 puntos, si Pitágoras no miente, seguimos vivos"

El entrenador del Leganés insiste en que ve a su equipo con opciones de salvarse. Confirma que Óscar sigue de baja y avisa de rotaciones.

Aguirre: "A falta de 18, si Pitágoras no miente, seguimos vivos"
Oskar Montero DIARIO AS

Javier Aguirre, entrenador del Leganés, insiste en su discurso de fe infinita. Aunque ya parezca creer que los suyos, a nueve puntos de la salvación, serán capaces de evitar esa distancia y evitar el descenso con sólo 18 puntos en juego. Da igual. Él, Aguirre, cree en su insistencia anímica y en la matemática: "Faltan 18 puntos y, si Pitágoras no dice lo contrario, seguimos vivos", añade.

En la previa de la visita del Sevilla (mañana, 21:00, Butarque) el Vasco ha confirmado que Óscar seguirá fuera por lesión, que los jóvenes están listos para coger el mando del equipo y que no tiene nada que reprocharle al esfuerzo de un equipo sin gol, al que le arrancaron su poco talento de cara a la meta rival con las salidas de Braithwaite y En Nesyri.

Los jóvenes estuvieron bien ante Osasuna. ¿Están listos para asumir la responsabilidad?

Sí, sí claro que sí. Avilés y Bryan están listos. Manu también. Está preparadísimo. Amores o Iván o Lombo y Adrián… nos han revitalizado el grupo en los entrenos. Son chicos dispuestos. Son el futuro de este club. La verdad es que son chicos que todos ellos vienen de abajo. No todos. Le viene bien al club, obvio. Bryan le viene bien, no es nuestro, pero nos da frescura, claro.

¿Se había topado alguna vez con una situación de tanto desgaste psicológico?

Es duro… muy duro. Efectivamente. No hemos tenido un día de tranquilidad desde que volvimos. No hemos podido con ello. Y vas sumando los acontecimientos y las formas en las que vas perdiendo puntos y te lastima mucho. Ya son cinco partidos y cuesta… sobre todo cuesta la forma en la que las áreas nos han castigado. Es lo más doloroso… pero seguimos. El equipo está vivo. El equipo está en pie. De partido a partido hemos hecho unos seis cambios de promedio. Eso le ha venido bien al equipo. En todas las estadísticas hemos corrido más que el rival. Sólo sufrimos dos lesiones, con Óscar y Guido. Fueron muchos partidos, cuatro en diez días. Pagamos el precio de ese ritmo que le imponemos. Mañana será lo mismo. Partido de ritmo intenso. Intentaremos, como en los demás partidos, tener más la pelota que el rival. Intentaremos, como en los demás partidos, llegar al área rival en más ocasiones. Ojalá mejoremos en la definición. Ahí tenemos registros muy pobres.

¿Ve al Sevilla como un equipo al que le ha afectado el parón?

Es difícil hacer un juicio así. Porque si lo ves por números fríos, nos ha afectado a los que no hemos podido sumar de tres o que llevamos poca cosecha. Pero si ves el funcionamiento, el Sevilla ha hecho buen trabajo. Sigue en zona Champions y tiene un gran técnico. Es un equipo diseñado para jugar Champions. Lleva años en la élite del fútbol español. Es algo pasajero. Transitorio lo de su rendimiento. No creo que sea cosa del parón. En nuestro caso no ha sido la pandemia, sino la tranquilidad en las áreas.

¿Es imposible solucionar esas carencias?

No, imposible no es. Porque está detectado el mal. Eso se basa en ensayo. Trabajo. Repeticiones. Y la definición… ahí es donde hemos incidido. Pero apenas hay tiempo porque hoy venimos del segundo día de Pamplona. El equipo acusa la fatiga. El primer día tienes aún esa inquietud. El ácido láctico… estás todavía vivo… pero después ya vas a casa, descansas… y el segundo día te cuesta arrancar… y ya mañana tienes el partido. El equipo ha trabajado en lo que ha podido. A ver si mejoramos en esos aspectos.

¿Estará ya para ser titular Óscar?

Óscar no llega al partido éste… podría jugar, si fuera el último partido de LaLiga podría jugar… pero preferimos que esté en plenitud de facultades para el siguiente.

¿Cómo es que no pueden marcar más goles? ¿Cambiarán algo?

Intentaremos cambiar jugadores, está claro… Trataremos de cambiar la definición. Todos estamos en la misma línea. El equipo juega bien. El equipo da buena imagen, pero no hemos capitalizado el rendimiento y los puntos cosechados… ¿Por qué? Menos mala fortuna y arbitraje, todos los argumentos caben.

La salvación está a nueve puntos. ¿Le salen las cuentas?

A falta de 18, y si Pitágoras no miente, seguimos vivos. Hay que ganar y esperar. Ganar y esperar.

¿Cómo está el vestuario? ¿Qué le dice a los chicos?

Que somos el Leganés. Que no podemos permitirnos el lujo de bajar los brazos. Lo llevamos en el cuerpo, en el alma, en el ADN. Todo el año en descenso… todo el año… y jamás bajamos la guardia. Quizá lapsos en algún momento… primera parte contar el Levante o el Getafe. Quizá ahí tocaría hacer autocrítica. Y aún así en esos partidos las segundas partes fueron buenas.

Y el cuerpo técnico, ¿cómo está? ¿Se esperaba poder estar como está ahora el equipo?

Obviamente no. Nosotros no esperábamos eso. Estábamos, cuando llegamos, a seis puntos de la salvación. Luego a ocho y hoy es a nueve… date cuenta que los equipos se han reforzado y nosotros hemos perdido gol. Nos han debilitado de alguna manera. Intentamos paliar estas ausencias. Nos ha costado sobre todo en el tramo final, en el gol. El resto lo mejoramos, es mi opinión. Los goles en contra mejoramos. Hay siete equipos con peores números ahí. Tenemos números de estar en la posición 14-15 desde que llegamos. Estamos a nueve, es cierto, pero el equipo ha mejorado. Eso es indudable. Pero… eso es lo que ha sucedido. Estos goles con los que contábamos cuando llegamos, tuvimos que transformarnos y rehacernos. Eso cuesta. En medio de la temporada, con la losa del descenso, cuesta muchísimo. Estos jugadores son admirables por el espíritu. No permitiré que nadie tire la toalla.

¿Cree que algún jugador se ha visto descendido y eso puede estar lastrando al equipo?

No, no, para nada. Digo actitud de llegar a veces al entreno dos o tres minutos tarde, en alguna ocasión que un jugador mete un primer centro malo y luego un segundo centro malo sin oposición, le pegas un grito… notas que no está concentrado… luego rascas y te dice que están fatigados, que no durmieron bien, que no es su perfil… Eso ya son matices. A eso me refiero. Alguna cosa puntual. Pero el rendimiento global del día a día es irreprochable.

Si el equipo desciende, ¿le gustaría seguir?

De momento no me planteo ese escenario. Estoy contento aquí, estoy feliz aquí, estoy trabajando aquí. Me quedan seis partidos por disputar y hasta que esto no concluya, no puedo hablar de otra cosa.