ATLÉTICO

"Quique no tuvo un Atleti fácil: muchos egos en ese equipo"

Tiago repasa en una extensa y profunda entrevista toda su carrera desde su infancia hasta su presente en la Federación portuguesa, sin regatear ningún tema.

Tiago, con aficionados del Atlético en Castellón en 2016. Habla de todo en una entrevista en Portugal.
ANGEL SANCHEZ DIARIO AS

"A los 39 años, Tiago Mendes mantiene la risa fácil de un niño, pero la experiencia suficiente para saber que en el fútbol nada está garantizado". Así, con esa frase a modo de entradilla, comienza una larguísima entrevista de Tiago Mendes en el Tribuna Expresso de Portugal en el que el exrojiblanco repasa todo. Infancia, fútbol, vida, actualidad en la Federación portuguesa, llegada al Atlético, marcha, hasta su paso por el balonmano. Poco dado a entrevistas, es de esas personas que, cuando habla, hay que escucharle. Ya lo era como futbolista. En el Atlético dejó huella imborrable. Siete años en los que llegó a hacer real la palabra infinito. Están.

Infancia

Tengo un hermano cuatro años y medio menor. Mi madre era maestra de jardín de infancia y mi padre trabajaba en una empresa de distribución de bebidas. Crecí en el barrio "Capitães de Abril" en Viana do Castelo. Había muchos niños en el vecindario y todos salíamos a la calle, jugaba al fútbol todo el día. Era un niño inquieto. Mi tía me apodó Tom Sawyer (ríe). Tuve una infancia muy feliz

Conexión con el fútbol 

Rui Casaca, que era el capitán de Boavista y ahora es director deportivo del Braga, es primo de mi padre. Como tenía una buena habilidad para el fútbol, tuve muchos colegas que me llamaron Casaca.

Ídolos

Nunca fui de ídolos. No recuerdo haber tenido posters en la habitación o disfrutar viendo fútbol en la televisión. Había jugadores que le gustaban, pero era mayor, como Zidane, pero al principio no tenía ídolos. Cuando era niño era del Oporto. Mi madre es del Benfica, mi padre y mi hermano del Oporto.

Inicios en el Vianense

Era la única opción más cercana, era el club de la ciudad. Fui con mi padre, él fue quien me llevó a entrenar. Fui con 10 años, si no me equivoco, pero prácticamente solo el fin de semana. Llego a una edad, si no me equivoco en los iniciados, cuando solo había un equipo e iniciados del primer y segundo año. En ese momento había tantos, tantos niños, que el entrenador sintió la necesidad de comenzar a hacer llamadas para capacitación y hay una llamada a la que no me llaman. Todavía era un estudiante de primer año. Llegué a casa y le dije a mi padre que ya no quería ir a Vianense a jugar fútbol. Estaba molesto (ríe). Y ese año decidí jugar al balonmano. Portero. Tenía muchos colegas que jugaban, el club se llamaba "Capitães de Abril", era de mi vecindario, y decidí ir. Me encantó. Pasé un año sin jugar al fútbol, solo jugando balonmano.

Vuelta al fútbol

Un año después, mi tío, que está entrenando a los jóvenes de Âncora Praia, me invita a ir a entrenar con él. Seguía jugando balonmano, estaba en la federación de balonmano, pero comencé una o dos veces por semana a ir a entrenar fútbol. Y ahí fue cuando realmente di el gran salto. A los 15 dejé el balonmano y definitivamente fui a Âncora a jugar fútbol. Mientras jugaba con niños de 18 años, di un gran salto. La dificultad me ayudó porque, a la edad de 15 años, tener que jugar contra jóvenes nacionales de Braga, Guimarães, Chaves, etc., me hizo crecer.

Salto al Braga

Me pidieron que fuera allí para entrenar para Semana Santa, una semana. Les gustó y al año siguiente fui al Braga. Yo tenia 16 años. Tuve la suerte de tener una tía en Braga y me quedé en su casa. Braga está al lado, pero en ese momento no estaba tan cerca. Nueva escuela, nuevos amigos. Era una realidad completamente diferente. El fin de semana después de jugar, siempre venía a Viana y el domingo por la noche volví a Braga. Allí no sentí tanta diferencia en el fútbol, porque estaba acostumbrado a jugar con jugadores de 18 años y cuando fui a Braga jugué con jugadores de mi edad, 16, así que fue fácil para mí destacar.

Debut en el Braga

Fue contra Alverca. Fue genial. Inmediatamente jugué el título. Fue un sueño hecho realidad, pero al mismo tiempo parecía que todo estaba sucediendo naturalmente. Mirando hacia atrás, veo lo difícil que es para un joven de 18 años ser titular en el primer juego del campeonato. Fue increíble. Empecé a ganar dinero en el fútbol cuando fui a Braga, a los 16 años. 200 euros. Recuerdo ir a almorzar a menudo con mi novia. Poder picar y darle un pequeño regalo fue increíble. Lo que hice después fue ahorrar dinero para comprar una casa.

Llegada al Benfica

En ese momento, algunos hombres de negocios comenzaron a llamarme, hablando de clubes, y llamé a José Veiga. "Me están llamando, no voy a decir quién, pero están hablando de clubes". Después de una semana, José Veiga organiza ese negocio donde Ricardo Rocha y Armando Sá van al Benfica. Armando y yo en diciembre y Ricardo Rocha al final de la temporada. Fue una inmensa felicidad su llamada. Tenía muchas ganas de ir. El Benfica en ese momento estaba pasando por momentos difíciles, pero era el Benfica. El cambio fue grande. Fue complicado. Recuerdo las primeras semanas en el Benfica que pensé: "¿Qué estoy haciendo aquí?". Porque el ambiente en el vestuario era complicado. Los resultados no ayudaban, hubo mucha división en el vestuario y fueron momentos complicados. En Braga todo era una familia, había una gran unidad.

Influencia de Jesualdo Ferreira

Más serio, más distante, pero también con una calidad increíble. Me pidió más cosas. En las primeras conversaciones que tuvo conmigo, me dijo que el Benfica no era el Braga, que no podía ser solo el jugador que se recupera y pasa, que tenía que jugar de área en área, que tenía que marcar goles, hacer asistencias. Fue un entrenador que me empujó mucho e hizo que mi juego evolucionara mucho.

Objetivos entonces

Honestamente no, porque siempre tuve el objetivo de ir al extranjero. Puedo decir hoy: siempre tuve el objetivo de ir más lejos, llegar al Benfica no era el final. Nunca se me ocurrió, porque en mi cabeza era más, más, más, más y más. Los partidos que más veía en la televisión eran las finales de la Liga de Campeones. Siempre tuve el sueño de jugar y ganar una Liga de Campeones. Siempre pensé que en el extranjero tendría más oportunidades para lograrlo.

Camacho 

En la segunda temporada del Benfica llegó Camacho. Fue un gran cambio. El vestuario estaba muy roto. No teníamos condiciones de trabajo. Realmente Camacho era lo que Benfica necesitaba en ese momento. Como era un líder, fue en contra de todo y de todos. Era un líder que incluso el presidente del Benfica, Luís Filipe Vieira, necesitaba. Estoy seguro de que fue una gran ayuda incluso para el presidente, porque Camacho ya estaba acostumbrado a grandes equipos, ya había entrenado al Real Madrid, había sido un gran jugador en el Real Madrid, estaba acostumbrado a entornos difíciles. Él era el líder que todos necesitábamos en ese momento. En los dos años y medio que pasé en el Benfica, tuvimos un Oporto muy fuerte del otro lado, que ganó la UEFA en el primer año y en el segundo en la Liga de Campeones, fueron dos años para Mourinho. Un súper fuerte Oporto. Logramos ganar una Copa portuguesa, pero no la liga. Pero recordando las dificultades que tuvimos, sin un campo para entrenar, jugando en Jamor, estoy seguro de que el Benfica siente que este equipo fue un equipo que puso al Benfica nuevamente en el camino del éxito. Creo que comenzó allí, sinceramente.

Fallecimiento de Miklós Fehér

Fue el momento más difícil de mi vida. Pronto me di cuenta de que había muerto. Cuando lo vi, lo vi completamente sin vida. No puedo explicarlo, pero era ... Nunca había visto a nadie muerto, pero tenía la sensación de que ya no respondía a nada, que estaba completamente del otro lado. Y fue muy, muy difícil. Todo el año tener su casillero allí y extrañarlo. Su casillero no fue quitado, su camisa todavía estaba allí. En nuestro día a día estaba su lugar y cada vez que entramos en el vestuario faltaba algo. 

"Dejé el Atlético porque necesitaba parar para estar con mi familia"

Salida Benfica

Fue complicado, sí. El año anterior hice un campeonato en el que marqué algunos goles y en ese momento el Barcelona parecía interesado y quería ir. Camacho dijo que ni siquiera pensó que tendría que quedarse por el próximo año. Y el presidente del Benfica dijo lo mismo. Dijeron que no era hora de que me fuera, que tendría que quedarme. Y así fue. Prometieron aumentar mi salario como un jugador importante que era. Y acepté, porque estaba bien, no era malo en el Benfica, y si realmente me iban a apreciar ... estaba feliz. Pero este aumento salarial durante todo el año nunca llegó. Al año siguiente llegó la oportunidad de irme a Chelsea y yo hice todo lo posible para irme.

Chelsea

Recuerdo haber recibido la llamada, todavía estábamos en la concentración de Alcochete, en la Euro 2004. Mi salida fue complicada, porque realmente forcé la salida. Hablé con el presidente, con el entrenador, y les dije que este era el momento, que había cosas que no se habían logrado en el año anterior y que ahora tenían que dejarme salir. Fue complicado, no fue fácil para los clubes. Para el Benfica porque perdía un jugador que es titular. Es cambio por dinero, pero tuvieron que ir a buscar a otro que tuviera los mismos ingresos y que ganara tan poco como yo. No fue fácil. Creo que lo que me hizo irme fue el hecho de que, en ese momento, José Veiga se uniría al Benfica, y tuve problemas con él cuando decidí firmar con Jorge Mendes.

Por qué cambió a Veiga por Mendes

Después de ir al Benfica, no estaba contento con la forma en que Veiga manejó las cosas. Tenía que ver con mi firma del contrato. Cuando lo firmé, había cosas que no me gustaban y decidí dejar a José Veiga. Hay algunos problemas en ese momento. Cuando un jugador deja a un hombre de negocios, el hombre de negocios cree que tiene derecho a tener el jugador y creo que incluso fue a la corte, al menos recibí una carta. Pero no llegó a nada. Al final de ese campeonato, José Veiga se une al Benfica como director. Era una razón más para que me fuera. Una persona que me había llevado a la corte, que me había creado problemas después de que lo dejara ... No quería tener que tratar con él a diario. Era una razón más para dejar el Benfica.

Adaptación a Inglaterra

Fue complicado, más para mi esposa. Ya estaba embarazada de nuestro primer hijo. Tiene 22 años y fue una mudanza complicada a Londres. No tanto para mí, porque nosotros, los jugadores, vamos a entrenar, almorzamos en el centro de trabajo, si queremos, y luego regresamos a casa. Pero en Inglaterra a las tres de la tarde, en invierno, ya es de noche. Una persona llega a casa, mira afuera, es de noche, está lloviendo y ¿a dónde vamos? Para nuestras mujeres es complicado. Se sienten solas. No hay mucho que hacer porque la ciudad es enorme y no sabíamos nada. Éramos muy jóvenes cuando salimos del país. La suerte era que había más portugueses: Ricardo Carvalho, Paulo Ferreira, André Villas-Boas. El fútbol inglés me encantó. Fútbol más rápido y más físico, donde no había tantas paradas, tantas faltas, me encantó, me encantó, me encantó.

Mourinho

En ese momento estaba por delante de todos los demás. Fue una sensación ingresar a un partido y saber que íbamos a ganar, que todo iba a ir bien, que conocíamos al oponente ... y no vi muchos partidos en Inglaterra, cuando entré en uno, el trabajo de Mourinho y André Villas Boas fue tan bueno, tuve la sensación de que conocía tan bien al jugador al que me iba a enfrentar que me dio mucha confianza. Fue un año increíble, el Chelsea 50 años después fue campeón nuevamente. Y está el mérito de Mourinho, que toma, si no me equivoco, diez nuevos jugadores, lo cual no es fácil para ningún entrenador. Pero aun así, se las arregla para formar un equipo y un grupo de hombres fantásticos y logramos ser campeones en el primer año. Ser campeón y gana la Copa de la Liga.

Mundial 2006

Tantas cosas ... Fue fantástico, me encantó. Voy a contar una historia, no creo que haya hablado de ella. Si recuerdo correctamente, fueron los momentos en que, ahora que lo recuerdo, me puse más nervioso. Aproximadamente tres semanas antes, nos estábamos preparando para la Copa del Mundo, y todo fue muy fácil en mi mente, quién iba a jugar en el mediocampo, serían Maniche, Deco y Costinha. Desde el entrenamiento no pensé que nada cambiaría eso. Y en el primer juego de los Mundos, estoy muy tranquilo en la conferencia, escuchando a Scolari, que comienza a dar al equipo, y de repente dice mi nombre (risas). Y yo, que estaba allí un poco distraído, de repente escucho a Tiago y recuerdo que mi corazón comenzó a latir tan fuerte, tan fuerte (risas)... No me había preparado psicológicamente para jugar ese juego. No estaba preparado para escuchar mi nombre. Realmente pensé que no iba a ser titular. Desde el momento en que dice mi nombre, fue un nerviosismo increíble hasta que entendí que iba a jugar en el primer juego del Campeonato Mundial (risas).

Juventus 

En ese momento, aparece el interés de la Juventus y de otro club italiano, creo que fue el Milan. La Juventus llega a un acuerdo con Lyon y yo tomo la decisión de ir a la Juventus. En ese momento fue un momento difícil para la Juventus, porque habían bajado de la división debido a ese problema con Moggi y ese fue el primer año que subieron. La Juventus quiere intensificarme y contratarme. Otra experiencia nueva, otro desafío. En Italia fue difícil. Estaba acostumbrado a un tipo de fútbol y llego a Italia y el fútbol es completamente opuesto. En los clubes donde estaba, la pelota siempre pasaba por el centro del campo, la pelota siempre pasaba por mis pies, y cuando llego a Italia no puedo encontrarme. Es un juego mucho más directo, a Ranieri le gustó más la transición, me sentí perdido. Es un sistema de juego al que no estaba acostumbrado, había jugado toda mi vida en 4-3-3 y allí estaba jugando en 4-4-2. Sentí que iba detrás para obtener el balón de las centrales, las centrales golpearon el frente y me acerqué para ganar la segunda pelota y cuando llegué allí, la pelota ya no estaba allí. Me sentí perdido y, sinceramente, no era un fútbol que estaba preparado para jugar. Entonces comencé a pensar que tenía que irme. En el primer año. Una locura. Quería irme pronto, fui a hablar con el entrenador. Durante los primeros seis meses, siempre decía que quería irme. Su reacción fue "OK, en diciembre puedes irte si quieres". En otras palabras, mi relación con Ranieri fue realmente complicada al principio. Ni siquiera nos dijimos "buenos días" el uno al otro. Nunca me sucedió así.

Interés Atlético 

En este mercado de invierno, pronto trato de irme. ¿Y a dónde quería ir? Yo quería ir a España. Quería probar el fútbol español, lo que me faltaba, y realmente quería jugar en España. ¿Lo que pasa? Aparece el Atlético de Madrid, que quería prestarme seis meses, con una opción de compra si estuvieran en los primeros cuatro lugares. Me comprarían por la cantidad que la Juventus había pagado por mí, esos 13 millones. Excepto ese Tottenham que me quiere y le paga a la Juventus los 13 millones en ese momento. La Juventus, por supuesto, quería venderme a Tottenham porque inmediatamente recibieron el dinero que habían invertido, no perdieron nada. Pero yo no quería ir a Tottenham (risas). Quería ir al Atlético, porque la familia no quería volver a Inglaterra. Mi esposa me dice que no quiere volver a Inglaterra y yo quiero ir a España, así que le dijo a la Juventus que no iría a Tottenham. Hasta que la Juventus dijo "no vas a ir a Tottenham, no vas a ir al Atlético, te vas a quedar aquí". Y se quedó así, me quedé seis meses más, pensé seis meses más. Pensé que se quedaría hasta el final de la temporada y luego se iría. Pero llega el final de la temporada y lo único que aparece es Everton (risas). Es David Moyes quien me quiere, pero yo no quería ir a Inglaterra. Incluso al final, aparece Mónaco que quería mi cesión. Llega el último día del mercado, todavía fuimos a jugar un partido en Roma y me quedé en Roma para poder viajar a Mónaco en caso de que fuera necesario, pero las cosas no suceden y vuelvo a Turín y termino quedándome en la Juventus una temporada más. Como la quinta opción.

Mal momento

No, el primero fue el peor momento, porque las expectativas eran tan altas, de parte de los hinchas, mías, del club, que fue una masacre total en los periódicos, todos los días. Mi peor momento en el fútbol, como jugador, fue el primero. En el segundo, no había expectativas, habían fichado a otros jugadores para el puesto y yo era la quinta opción en el centro del campo. Así que no había presión en absoluto porque ya ni siquiera me consideraban. Como no voy a Mónaco, Ranieri viene a mí y me dice "Te dejaré entrenar con el primer equipo". Le agradecí y le dije que no iba a tener ningún problema y que estaba entrenando con el primer equipo, sabiendo que era claramente la quinta opción. Él mismo había dicho "eres la quinta opción". Seguí entrenando, sin ninguna presión porque sabía que no contaba para nada. Pero todos los jugadores del mediocampo comienzan a lesionarse y hay un momento en que solo hay Sissoko. En enero, por allí, me llama pero no me pone a jugar, pone a Nedved en el centro del campo en lugar de ponerme a mí. Entrené bien, porque entrené para mí mismo, y eso fue realmente lo que me ayudó, porque en el siguiente juego tuvo que darle un descanso a Nedved, que debería haber tenido 36 años, y luego vino a preguntarme si podía jugar 45 minutos. Le dije que sí, que podía contar conmigo. Y en ese juego, en Bolonia, me saca a los 82 minutos y me da un abrazo. Desde entonces, siempre jugué como titular hasta que me lesioné gravemente en la rodilla y me quedé fuera durante dos meses y medio.

Fichaje Atlético 

Ranieri es despedido cuando faltan cuatro semanas. Ferrara viene a hablar conmigo y me dice que quiere cambiar todo en la Juventus, poner a la Juventus en la pelota, que Diego Ribas fichará a Felipe Melo, quien comenzaría a jugar con tres en el mediocampo. Todo comienza a ir muy bien con Ferrara, empiezo a jugar, comenzamos a ganar, hasta que me lesiono. Las lesiones comienzan de nuevo. Recuerdo volver a un partido de la Liga de Campeones contra el Bayern de Múnich y volver a destrozarme. En mi opinión era "La Juventus ya no es para mí, aquí no tengo suerte". Una ola de incredulidad de mi tiempo en la Juventus está comenzando a llegar y pido irme en enero. El Atlético de Madrid estaba en un momento difícil pero quería irme a España. Decidí arriesgarme y partir. Me fui prestado hasta el final del año, pero terminé quedándome hasta el final de mi carrera.

"Simeone me convenció para volver a ser importante cuando yo pensaba ya en una liga exótica"

Adaptación al Atlético y a Madrid

Desde el primer día fue espectacular. El Atlético estaba en la segunda parte de la tabla de la liga y aquí abajo. ¿Pero por qué fue tan especial para mí? Porque desde mi primera llamada, tan pronto como empiezo a calentar, los hinchas inmediatamente comienzan a cantar por mi nombre. Llegué de un momento en la Juventus cuando los fanáticos me querían muy lejos (risas). Sentir ese afecto sin siquiera usar su camiseta, eso llenó mi ego de inmediato. Y comencé a jugar y la crítica fue buena, los hinchas me amaron. En otras palabras, todo comenzó a ir bien. Lo que no sucedió en la Juventus, donde parecía que todo era tan difícil. Allí, todo comenzó a ir muy bien y naturalmente.

Regreso a la Juve

La siguiente temporada fue complicada porque tuve que regresar a la Juventus porque tenía dos años más en el contrato. Sólo hice la pretemporada. Entrené solo, lejos del primer equipo. Entrené por la mañana y por la tarde. Sabían que no quería quedarme allí, solo que el Atlético tampoco podía pagar, gastar dinero, por lo que eso termina siendo una pelea entre los clubes y entre el jugador. El entrenador entrante, Conte, seguro de que la gerencia le dice que no soy parte del equipo y que tienen que encontrar una salida y hasta que lo haga, él no me pone entrenando con el equipo principal, me deja aparte. Yo quería ir al Atlético. Obviamente ganaba mucho menos, perdí dinero, pero preferiría ir al Atlético y ser feliz. Pero llegué a una etapa en la que faltaba una semana para la Supercopa de Europa, ni siquiera tuve la oportunidad de ganar mi lugar para jugar la Supercopa.

Quique Sánchez Flores

Me gustó mucho. Sentí que siempre fui un jugador importante para él. Un entrenador que tampoco tuvo una vida fácil, porque el grupo Atlético no fue fácil en términos de unión. Había muchos egos en ese equipo. En ese momento, el club valoraba mucho más a los atacantes que a los defensores. Tanto partidarios como directivos o periodistas, los más grandes siempre fueron los atacantes. Este es casi siempre el caso en todos los equipos, quien marca goles vale y los demás no valen nada. Cuando se pierde, es culpa de algunos y cuando es culpa, es culpa de otros. Y allí fue muy fuerte, muy marcado y eso no ayudó en la unión del equipo.

Simeone

Con Manzao el club realmente toca el fondo en términos de resultados y Simeone llega en enero. Es el entrenador más importante de mi carrera. O más bien, no es lo más importante en mi carrera, porque ya había hecho una carrera antes de que él entrara en mi vida, me atrapa desde que tengo 30 años. Pero fue el entrenador el que más me marcó en mi carrera. Porque había un tipo de liderazgo con el que me identificaba mucho. En un momento en el que ya estoy pensando en ir a una liga menos competitiva, él me convence de volver a ser un jugador importante. Y me marcó mucho. Pensé que ya había hecho todo en el fútbol y él pensó que todavía tenía mucho que dar. Fueron mis últimos años los que me marcaron mucho como jugador y que en este momento me dan ganas de ser entrenador. Es por lo que experimenté con él y con ese grupo de jugadores.

Titulo más importante

La liga española. Fue algo impresionante. Ganar una Liga española con el Real Madrid de Cristiano y Bale y el Barcelona de Neymar y Messi es increíble. Para un club como el Atlético, fue increíble haber ganado esa liga. Obviamente todo comenzó con la final de la Copa del Rey que ganamos contra el Real Madrid, en el Bernabéu. Creo que ganar el campeonato comienza en esa final, ahí es cuando empezamos a creer.

Chelsea 

Fue después de ser campeones y jugar la primera final de la Champions League. Estoy a punto de regresar a Inglaterra, es cierto. '¿Y por qué no vuelves?', le pregunta la periodista. 'Buena pregunta. Está casi bien y es mejor no decir mucho más, pero las cosas no surgen y el Atlético y Simeone vuelven a hacer todo lo posible para que regrese y volveré.

¿Estaba dispuesto a ir a Chelsea?

Sí. El dinero allí ya no hizo la diferencia. Especialmente porque no voy al Chelsea y tengo otro club, en España, que me dio mucho más dinero y decido quedarme en el Atlético. ¿Qué cual era? No importa. Me dieron mejores condiciones, pero decidí que mi historia estaba en el Atlético en ese momento. ¿Pero por qué quiero ir a Chelsea? Porque Diego Costa y Filipe Luis, dos amigos, iban, y porque Mourinho realmente me convenció de ir.

Regreso al Atlético 

El Atlético aún no había contratado a nadie para mi puesto, pero no quería ir al otro club sin saber y estar seguro de que el Atlético me quería, porque todavía estaba muy apegado al Atlético. Cuando nos pongamos en contacto con el Atlético, el presidente le preguntará a Simeone y él simplemente dijo: "Que venga mañana". Y luego ya estaba decidido.

Retirada

Decido ponerle fin cuando mi último año es de sufrimiento. Porque me fracturé la pierna en noviembre de 2015 y hasta el final de la temporada juego diez minutos, si no me equivoco, el último día del campeonato. Luego todavía voy al banquillo en la final de la Champions League, casi como un premio por haber logrado recuperarme. Y al año siguiente juego otra temporada. El Atlético me ofreció la renovación por otro año sin saber realmente cómo estaba. Juego otro año pero estaba sufriendo. El fútbol ya estaba sufriendo, tuve que ir antes para prepararme para entrenar, después del entrenamiento tuve que quedarme más tiempo, no sé cuántas horas para recuperarme para poder entrenar al día siguiente. Sí, y ya no hay placer, solo sufrimiento. Al final de esa temporada, cuando quedan dos, tres juegos, Simeone y Miguel Ángel (Gil) me proponen permanecer en el equipo técnico y fue realmente la guinda del pastel.

Salto a entrenador

En ese momento no tenía ningún nivel del curso de entrenador. El error de entrenamiento comenzó a ingresar, sobre todo porque Simeone me preguntó si ya había tomado el curso, que tenía que tomar. Hubo un tiempo en que me lesioné y él me llamó por sorpresa frente al grupo y me pidió que diera la conferencia final ante mis colegas. Siempre me desafió, vi que pensaba que estaba en condiciones de hacerlo. Cuando me invitó a ayudarlo al año siguiente, a unirme al equipo técnico, le dije: "Esto es lo que quiero". No me costó colgar las botas. Fue un alivio

Etapa como ayudante del Cholo

Bueno, volvamos por aquí. Fue difícil, porque iba de un vestuario a otro, comenzaba a ver a mis compañeros de equipo y a evaluarlos antes que a mi entrenador, antes que a mi líder, y esto es complicado porque cuando estamos del lado de los jugadores, nosotros y yo, en este caso, mi trabajo siempre es presionar por ellos. Voy a uno y voy al otro, siempre dando fuerza a ambos, pero no tengo que elegir (risas). Cuando estás del otro lado, tienes que tomar la decisión porque nuestro líder nos pregunta qué pensamos y tenemos que ser sinceros, tenemos que decir lo que pensamos, independientemente de si nos gusta uno o el otro, ahí estamos evaluar los ingresos Y a ese respecto las cosas son complicadas. Por otro lado, fue una etapa fantástica, fue conocer la mente de un entrenador que creo que es súper especial y con el que me identifico mucho en mi forma de trabajar. Vivía su vida cotidiana y eso también es un activo que tengo para mi vida. Tampoco es para mi vida profesional, es para mi vida como persona.

Adiós al Atlético 

Tuve que parar un poco y reducir la velocidad, porque el ritmo es muy fuerte. Siempre estamos lejos de casa, sentí en ese momento que la familia se estaba escapando de mí, estaba empezando a tener problemas porque la familia siempre está esperando que el fútbol termine con el padre y tener al esposo un poco más en casa y terminé mi carrera y comencé a entrenar, lo que es aún peor. Debido a que tenemos que trabajar mucho más, no solo nos preocupamos por nosotros, tenemos que preparar el entrenamiento. Cuando somos jugadores y estamos lesionados, estamos en casa. Como entrenador, todos somos juegos en el escenario, no hay parada. Día libre, si tengo que preparar entrenamientos, estoy trabajando. Para prepararnos para una semana de entrenamiento, podemos unirnos por la noche para cenar en la casa de alguien. Todo es más intenso, mientras que el jugador solo tiene que entrenar e irse a casa a descansar. Había firmado un contrato de tres años, pero llegó el final del primero y les dije que tenía que parar. Antes de unirme al equipo nacional, pasé un año viviendo en Madrid pero con mi familia. Viajar, disfrutar niños, cumpleaños.

Charla con Simeone

No, fue un momento complicado, porque allí, después de recibir una invitación como esa, después de haber firmado tres años, abrió la puerta de su camerino, de su vida cotidiana y al final de la temporada, acudir a él, decirle que estaba teniendo algunos problemas en casa y que necesitaba detenerme por un tiempo... Estos son momentos complicados, lo que él entiende, pero ciertamente estaba un poco triste y decepcionado. Lo digo porque iba a perder esta gran oportunidad, que es vivir día a día con él.

Federación Portuguesa de Fútbol 

Durante el tiempo que estuve en la selección con Fernando Santos, conocí a Tiago Craveiro, conocí y traté personalmente con el presidente Fernando Gomes y se creó una relación de respeto y amistad, que más tarde hizo que Tiago Craveiro me invitara a unirme a la Federación el año pasado. Me llamó y dijo que quería hablar conmigo. Estaba en Madrid y le dije que venía a Lisboa para hablar con él. Tiago Craveiro me expuso este deseo, si estuviera disponible, no sabía lo que quería hacer o no en el futuro. Le dije que estaba pensando en regresar a Portugal al año siguiente y que, por lo tanto, era una gran oportunidad y que seguiríamos hablando. Mientras tanto, estaba con el presidente, me reuní con José Couceiro y eso es todo, tomé la decisión de unirme a esta familia y me encantó. He sido entrenador asistente para menores de 16 años y menores de 20 años. Como todavía no tengo UEFA Pro y todos los entrenadores sí, soy más asistente de entrenadores nacionales. El trabajo que debe hacerse a estas edades es completamente diferente de lo que se requiere a nivel de un Atlético de Madrid. Prefiero el día a día, prefiero la presión, no tengo dudas de que esto es temporal, por así decirlo, porque tengo el objetivo de entrenar a un club.

Equipo que le gustaría entrenar

No sé, sinceramente, no tengo una locura por nadie. Cuando era niño, era jugador de Oporto, luego jugué para el Benfica y ahora soy un jugador del Benfica, digamos que termino siendo fanático de los clubes a los que voy después, así que tal vez me gustaría entrenar a un club donde fui, pero estoy completamente disponible ir a entrenar a alguien más.

Fútbol portugués en la actualidad

Siempre que era posible, venía a Portugal, no había nada de eso que me sorprendiera porque siempre tenía la televisión portuguesa, siempre estaba muy conectado con el país. Ahora hay algo que me pone triste aquí en Portugal, que es la forma en que se vive el fútbol. Hay mucha sospecha, hay mucha basura en el fútbol en Portugal y eso me hace un poco de desastre. En el fútbol portugués se habla más de eso (casos E-Mole y demás) que en realidad el fútbol y eso me entristece, porque el fútbol es realmente otra cosa. El fútbol es la pelota entrando a la meta, es el público en el estadio cantando, este es el fútbol que a todos les gusta o que me gusta, y en la televisión solo escuchamos sobre estos problemas del árbitro y no sé qué y no sé qué más, la línea más aquí, más allá, de VAR, todo menos fútbol. No es mucho afuera. Sin duda. Pero si las cosas realmente están sucediendo, tienen que resolverse. Ahora es una gran sospecha en todo y en todos... Recuerdo haber hablado de jugadores que fueron comprados... Me cuesta creerlo, pero si hay evidencia para presentarlos y meter a la gente en la cárcel. Porque después, hablamos, hablamos, hablamos y no pasa nada. O haz como en Italia, la Juventus para la segunda división, resuelve y sigue adelante, porque de lo contrario es una pena vivir esto todos los días en la televisión y el fútbol, lo cual es hermoso, nada. 

Cuestionario

¿Dónde ganaste más dinero?
En la Juventus

¿Tienes un pasatiempo ? ¿Algo que realmente disfrutes haciendo fútbol extra?
Estar con la familia, creo que es lo más grande.

¿Y jugar a Playstation?
Ahora no. Cuando estaba en el Benfica jugué mucho. Ahora nada, nada.

¿Practicas algún otro deporte?
Nada, algunas carreras de vez en cuando, pero nada más.

¿Sigues otro deporte además del fútbol?
Tenis, me encanta

¿Jugador favorito?

Federer Pero si estoy haciendo Nadal, también veo, realmente me gusta el tenis.

¿Cuál fue la mayor extravagancia que hiciste?
Compré un Ferrari. Todavía lo tengo.

¿Tienes tatuajes?
No.

Si no fueras jugador de fútbol, ¿qué hubieras sido?
Profesor de deportes. Tenía en mi cabeza estudiar para ser maestro de deportes. Era un segundo plan porque quería ser jugador de fútbol.

¿En qué club te gustaría haber jugado?
United.

¿La mayor alegría y la mayor frustración de tu carrera?
La alegría es difícil, hay muchas ... tal vez la Liga con el Atlético de Madrid. La frustración no fue haber ganado la Liga de Campeones, a pesar de haber estado en dos finales.

¿Quién fue el jugador que jugaste más que te sorprendió?
Al principio, Deco.

¿Y cuál de tu equipo te sorprendió más?
Diego Costa

¿Cree en Dios?
Realmente no.

Y supersticiones, ¿hay?
Cualquier cosa.

En una palabra, caracterizan a Cajuda, Mourinho y Simeone.
Una palabra ... Cajuda, padrino. Mourinho, resultado. Simeone, pasión.