REAL MADRID

El Real Madrid vivirá un 'cambio de guardia' en 2022

Hasta siete jugadores acaban contrato con el club blanco en esa temporada: Carvajal, Varane, Nacho, Marcelo, Isco, Bale y Benzema.

El Real Madrid modificó hace años su política de contrataciones y pasó de romper el mercado a golpe de fichajes galácticos a rastrearlo para detectar el talento precoz antes de que su precio se dispare hasta cantidades sólo asumibles por los llamados clubes-Estado. La única llegada que alteró el plan fue la de Eden Hazard el pasado verano tras pagar 100 millones al Chelsea. Con esta estrategia el club iba poniendo los cimientos para un relevo generacional que ya ha comenzado a darse en algunas posiciones y que tendrá su gran cambio de guardia en 2022, año en el que hasta siete jugadores de la actual plantilla finalizan contrato: Carvajal, Varane, Nacho, Marcelo, Isco, Bale y Benzema. Todos ellos integrantes del brillante Real Madrid que conquistó cuatro Champions (un año antes terminan Modric, James, Lucas y Ramos, aunque en el caso del capitán el club desliza que no habrá problemas en renovarle). Una circunstancia que no implica que todos salgan, pero en alguno de estos casos la entidad ya trabaja para encontrar relevo de cara al futuro.

Por ejemplo a Benzema, uno de los jugadores predilectos de Florentino Pérez (no en vano, él mismo fue a su casa de Lyon a ficharle, en 2009). El francés lleva once temporadas de blanco, reivindicando su figura de “nueve con alma de diez”, como llegó un día a autodefinirse, y tirando del carro goleador desde la salida de Cristiano Ronaldo en 2018. Su contrato le cumple en 2022, cuando tenga 34 años. O a Gareth Bale, quien también finaliza su vinculación con el Madrid dentro de dos ejercicios, con 32. El galés está en el escaparate, pero un mercado de fichajes devaluado por la crisis económica derivada de la pandemia del coronavirus y su insistencia en permanecer en la capital de España complican la salida.

Ataque

En este sentido, el Madrid cocina a fuego lento el reemplazo en el ataque, aunque ya ha iniciado ese proceso regenerativo con incorporaciones como las de Vinicius o Rodrygo. Mbappé es sin duda la joya de ese cambio de guardia que se idea en el Bernabéu. El delantero francés acaba contrato con el PSG en 2022. La intención del Madrid es que no renueve y que 2021, cuando sólo le quede un año de contrato, acometer el fichaje y que pueda salir de París a un precio razonable. Ahora sólo tiene 21 años. La crisis del coronavirus ha hecho saltar por los aires esta hoja de ruta. El jugador está valorando la necesidad de aceptar la oferta de renovación del PSG que tiene sobre la mesa, aunque sólo lo haría si en el nuevo contrato se incluyera una cantidad fija por la que pudiera salir a un gran equipo. Esto le deja abierta la puerta al Madrid, aunque la operación se encarecería. El otro nombre que aparece en la lista de futuros deseos es el de Haaland, perla noruega que está de moda en Europa. El gigante nórdico (mide 1,94 metros) del Borussia tiene sólo 19 años y, a pesar de llevar dos partidos sin marcar, su irrupción en la elite ha causado un gran impacto y gusta en Concha Espina. Como informó AS, hay un pacto verbal entre Mino Raiola, agente del jugador, y el Borussia para no facilitar su salida hasta el verano de 2022. Si saliera antes de esa fecha, la entidad alemana exigiría una cantidad desorbitada para las cuentas madridistas y más, en un contexto económico delicado tras la pandemia del COVID-19. Así pues, el Madrid enciende las luces largas, pospone cualquier pulso hasta dentro de dos años y sueña con un tridente Mbappé, Haaland, Hazard...

El centro del campo ocupa igualmente los pensamientos de futuro del club, que ya está viendo sus primeros frutos en esas primeras inversiones en talento juvenil. Fede Valverde ha explotado este año y se ha instalado firmemente en los planes de Zidane con todo el derecho. El uruguayo ha empezado a oxigenar a un Modric cargado de kilómetros y veteranía. El croata tiene ahora 34 años y su contrato acaba en 2021 por lo que el relevo con El Pajarito está más que asegurado. En 2022, cuando tenga 30 años, finaliza Isco. El malagueño llegó al Madrid en 2013. Cayó de pie en el Bernabéu, pero su trayectoria ha sido una montaña rusa y su nombre ha estado en el mercado en los últimos años. Su amor por la camiseta y la decisión de Zidane frenaron en varias ocasiones su salida. Pero dentro de dos años acaba su contrato y su futuro está en el aire. Más si cabe debido al plan renove del centro del campo en el que está trabajando el club con nombres como el de Odegaard, Camavinga o Fabián Ruiz. Sin olvidar a Marco Asensio, jugador que está llamado a dar un paso al frente después de pasar uno de los peores momentos de su carrera con la lesión de rodilla que sufrió en agosto.

Defensa

Pero es en la defensa donde ese 2022 en forma de espada de Damocles sobrevuela. Marcelo finaliza en esa temporada el contrato. Tendría 34 años y el jugador es consciente de que ya se acerca el final de su carrera, como le confesó el pasado mes a Cannavaro. En este sentido, el club ya tiene los deberes hechos: el pasado fichó a Mendy, que le ha acabado por meter el cuerpo al brasileño y ganarle el puesto. En el otro lateral está Carvajal. La juventud juega en su favor ante una posible renovación pues en 2022 tendrá 30 años, aunque con demasiado desgaste en sus piernas después de jugarlo todo sin apenas competencia en las últimas campañas. Es en este punto donde emerge el nombre de Achraf. Con sólo 21 años ha pegado el estirón en su ‘mili’ en el Borussia Dortmund y el Madrid le quiere en la plantilla de la próxima temporada. El marroquí acaba su cesión en Alemania y sueña con triunfar de blanco pero tampoco quiere interrumpir su crecimiento. Demanda minutos y ahora, la presencia de Carvajal, le puede cortar las alas. Por eso, no es descartable que el Madrid acceda a otra cesión o a un traspaso con opción de compra con vistas a que un futuro Arra, como le conocen en Valdebebas, herede las llaves de Carvajal en el carril derecho. Aunque todo está pendiente de una conversación cuando acabe la temporada entre el agente del defensa y el Madrid.

A Varane y Nacho también le quedan sólo dos años de contrato. El francés tendrá 29, edad perfecta para continuar en el centro de la zaga blanca; el madrileño, 32, y su futuro es una incógnita. Siempre tiene ofertas en verano y siempre las descarta para continuar en el club que ama a pesar de no gozar de los minutos que le gustaría. El Madrid fichó el verano pasado a Militao (22 años), que ha dejado más dudas que confianza en su primer año, y estudia la operación de Upamecano (21), central del Leipzig, en el marco de ese relevo generacional de centrales en el que también está incluido Sergio Ramos, que tiene ya 34 años y su renovación, congelada (finaliza en 2021 y la postura del Madrid es prolongar los contratos en esa edad temporada a temporada)… Una nueva era se está comenzando a diseñar en el Real Madrid con un cambio de guardia que gira alrededor de 2022, año en el que está previsto que el nuevo estadio esté acabado...