REAL MADRID

Zidane cuenta con todos

"Os necesito a todos", es lo que más ha repetido el francés en los primeros entrenamientos. Tiene en mente lo ocurrido en la 2016-17.

"Os voy a necesitar a todos". Es el mensaje que más le ha repetido Zidane a sus jugadores durante la primera semana y media de entrenamientos en Valdebebas. Las charlas de vestuario con todo el equipo a la vez no han sido posibles por las medidas de seguridad (cada jugador se cambia en su habitación de la residencia), pero el entrenador sí que ha tenido oportunidad de dirigirse a sus jugadores de manera individualizada o en pequeños grupos, respetando siempre el distanciamiento.

El entrenador francés tiene grabado en su memoria lo ocurrido en la temporada 2016-17, la del doblete (Liga y Champions). En aquel curso, hasta 20 futbolistas de la primera plantilla disputaron más de 1.500 minutos en todas las competiciones. Tener un 'Plan B' de garantías siempre fue una obsesión para él y cree que con el regreso de Hazard y Asensio lo puede tener en este tramo final de temporada. El calendario va a estar muy apretado, con partidos cada tres días. A eso hay que añadir que, aunque van a ser oficiales, a efectos de la preparación física los primeros serán encuentros de pretemporada. Zizou asume que habrá lesiones musculares, pero sabe que la única manera de reducirlas al máximo es volviendo a las rotaciones extremas. Lo ocurrido en la primera jornada de la Bundesliga da la razón a Zidane: ocho lesionados en la primera jornada, casi a uno por partido. Los primeros encuentros de Liga serán especialmente peligrosos, por lo que las rotaciones llegarán desde el primer momento.

Referencia

En la 2016-17 Zidane involucró a todos, algo que espera poder repetir. Siete futbolistas llegaron o superaron los diez goles y tres de ellos (Morata, James y Asensio) pertenecían a ese famoso 'Plan B'. Otros seis alcanzaron diez o más asistencias y dos (Lucas Vázquez y James) no eran teóricos titulares. De hecho, Lucas fue el segundo máximo asistente (14).

A Zidane no le tembló el pulso a la hora de cambiar el equipo casi por completo de un partido a otro. Danilo, Coentrao, Nacho, James, Asensio, Lucas, Morata… Nombres que cogían el relevo de los Modric, Kroos o Cristiano, que en muchas ocasiones ni entraban en las convocatorias. Así ganó partidos clave en la recta final, todos fuera de casa: 2-4 al Leganés (jornada 30), 2-3 al Sporting (jornada 32), 2-6 al Deportivo (jornada 34) y 0-4 al Granada (jornada 36). La situación era diferente porque las rotaciones eran para llegar frescos a la Champions, aunque el fondo de la cuestión es el mismo: partidos vitales cada tres días.

Una de las cosas que más preocupan a Zidane actualmente es que tras Benzema, con 19 tantos, el siguiente goleador es Ramos (7). Por eso espera que el regreso de Asensio y Hazard permita mejorar en el apartado goleador y que jugadores como Vinicius, Brahim o Rodrygo den un paso al frente. El entrenador se lo ha dejado claro: el éxito o el fracaso será de los 25 de la plantilla, porque los va a utilizar a todos en esta recta final.