INGLATERRA

Wenger también perdía los nervios: gritos, botellas volando...

Aliadiere recuerda sus broncas aunque matiza que fueron pocas. Wiltord le enloqueció con su móvil. El United también provocó su ira contra sus jugadores.

0
Wenger también perdía los nervios: gritos, botellas volando...
MATTHEW CHILDS REUTERS

Arsene Wenger siempre se ha caracterizado por un carácter relativamente tranquilo. El alsaciano estuvo durante más de una década al frente del Arsenal y nunca se le recuerda un gran ataque de ira contra ninguno de sus jugadores pero cualquiera tiene un par de días malos en 22 años. Hasta Arsene.

En Goal, el francés Jeremie Aladiere, al que Wenger fichó para el Arsenal directamente desde el juvenil del Clairefontaine a cambio de 2,3 millones de euros, recuerda un par de episodios en los que Wenger se dejó llevar por la ira.

El primero fue durante un Manchester United 6- Arsenal 1 en la 00/01. Al descanso, los gunners ya caían por 5-1 gracias a un hat trick de Dwight Yorke más los tantos de Roy Keane y Solskjaer. Henry hizo el empate a uno en el 16, pero en apenas dos minutos el partido estaba de cara otra vez para el United.

Aladiere recuerda como fue la entrada al vestuario en el intermedio. "Arsene se volvió loco. Nos machacaron en la primera parte. Entre Cole y Yorke nos estaban matando. Cuando le vi perder así la cabeza. Wow... Estaba tirando botellas por todo el vestuario, volaban hacia todas partes. Estaba gritando y hablando mal pero no a nadie en particular. No quería señalara nadie pero se volvió loco durante cinco minutos", asegura el delantero que estaba presente pero no convocado para ese partido.

El móvil de Wiltord

A Wenger el teléfono móvil le parecería un gran avance, pero dentro de su vestuario no quería distracciones y obligaba a sus jugadores a dejarlo en el coche o bien, si entraba, que se quedara en la taquilla apagado o en silencio.

A Sylvain Wiltord 'se le olvidó' hacerlo y tuvo una inoportuna llamada que enloqueció de nuevo a Wenger.  Así lo narra el delantero francés: "Un día entró en el vestuario y empezó a darnos una charla cuando sonó el teléfono de Sylvain (Wiltord) a todo volumen. Además, él cogió la llamada. Wenger se volvió loco y empezó a gritar: "Sylvain, ¿nos estás vacilando?" Siguió gritando y le multó. En ese momento había algo de tensión entre ambos por eso a Sylvain le dio igual y siguió con su conversación por teléfono. Estaba loco", recuerda el exgunner que matiza que estas no eran situaciones habituales cuando se jugaba a las órdenes del entrenador de Alsacia.

Durante su carrera, Aladiere jugó en múltiples equipos. Desde las inferiores del Clairefontaine fichó por el Arsenal en 1999, cuyo primer equipo alcanzó en 2001. En la primera plantilla gunner estuvo hasta 2005 cuando acumuló multitud de cesiones al Celtic, West Ham y Wolverhampton. Finalmente, se desvinculó de los gunners en 2007, cuando fue vendido por 3 millones de euros al Middlesbrough. En 2011, tras su etapa en el Boro, quedó libre y fichó por el Lorient. En 2016 pasó por el fútbol qatarí y a finales de la temporada 16/17 se acabó retirando en el conjunto naranja.