ATLÉTICO DE MADRID

Cinco años sin que se asiente un canterano en el Atlético

Desde Thomas, debutante en 2015, ningún jugador que sube del Atleti B se queda en el primer equipo. Morata y Rodrigo regresaron tras pasar por la cantera.

Cinco años sin que se asiente un canterano en el Atlético
MIGUEL RIOPA AFP

El Atlético cuenta con una de las mejores generaciones de su historia en las categorías inferiores. El segundo equipo rojiblanco peleaba arduamente antes del parón provocado por el coronavirus por volver a meterse en el playoff de ascenso en busca de llegar a Segunda División, algo que ya intentó la temporada pasada cuando el Mirandés le apeó del sueño en la primera eliminatoria.

Sin embargo, el primer equipo rojiblanco también vive una etapa histórica desde la llegada de Simeone al banquillo en diciembre del año 2011, algo muy positivo, pero donde la competitividad de la primera plantilla ha convertido en una quimera que un canterano consiga hacerse un hueco entre los jugadores con ficha del primer equipo. No así que debute, ya que el Cholo suele apostar por plantillas cortas consciente de que puede tirar del Atleti B cuando las bajas lo obligan.

Con el técnico argentino ya han tenido su debut en partido oficial 32 futbolistas de la cantera, el último de ellos Óscar Clemente. Pero desde Thomas Partey, debutante número diez el 28 de noviembre de 2015, ninguno de los jugadores que se estrenaron con Simeone ha tenido la continuidad para quedarse de forma perenne en el primer equipo. Y hay que remarcar que el ghanés debutó en esa fecha en el primer equipo colchonero, con el ‘22’ a la espalda, pero ya había jugado en Primera División durante sus cesiones al Mallorca (2013-14) y al Almería (2014-15). Thomas acumula 174 partidos con el técnico desde ese primer día hasta consagrarse como una pieza fundamental en su esquema.

Saúl fue el primer debutante del Atleti de Simeone, el 8 de mayo de 2012, y suma ya 286 partidos oficiales como rojiblanco con tan sólo 25 años y pese a jugar la temporada 2013-14 cedido en el Rayo. Es el futbolista que más minutos suma de la plantilla este curso (3.420) y ha jugado todos menos 90' por sanción. Lucas Hernández, que se marchó el pasado verano por los 80 millones de su cláusula al Bayern, debutó en 2014 y se convirtió en uno de los defensas más prometedores del mundo bajo el mando del Cholo gracias a su polivalencia para ejercer como central, su puesto natural y lateral izquierdo, donde se proclamó campeón del Mundial.

Germán Valera y Rodrigo Riquelme, dos de las grandes promesas de la cantera que ya han debutado este año con el primer equipo pelean por un balón contra el Celta.

Son los tres canteranos con mayor continuidad para Simeone. Óliver Torres fue el otro jugador partido del Atleti B que gozó de ficha del primer equipo, llegando a portar el dorsal ‘10’ en su camiseta en la campaña 2015-16, pero finalmente se marchó traspasado al Oporto tras dos productivas cesiones en el club portugués. Los cuatro jugadores citados fueron, junto a Kader, Dani Aquino, Carlos Ramos, Héctor Hernández, Iván Pérez y Sekou Keita los diez primeros en debutar con el Cholo.

Desde entonces llegó Nacho Monsalve, en la temporada 2015-16 como Thomas; Caio Henrique (que podría regresar de sus cesiones en Brasil para formar en el primer equipo), Rober, Juan Moreno, Olabe y Keidi en la 2016-17; Sergi, Toni, Montoro, Carlos Isaac y Arona en la 2017-18; Sergio Camello, Solano, Joaquín, Mollejo, Montero y Borja Garcés en la 2018-19 y Riquelme, Darío Poveda, Manu Sánchez, Germán Valera y Óscar Clemente esta temporada antes de tener que detenerse por la crisis sanitaria del coronavirus.

Rodrigo y Morata volvieron

Dos jugadores que habían pasado por la cantera del Atlético y regresaron al club tras explotar en casa ajena han sido Rodrigo Hernández y Álvaro Morata. El centrocampista se marchó de la cantera colchonera tras haber jugado desde alevín hasta cadete para incorporarse al juvenil del Villarreal. Con el Submarino Amarillo debutó en 2016 hasta que su gran crecimiento le devolvió al Atleti en el verano de 2018. Sin embargo, tras una temporada fantástica convirtiéndose en el fichaje de la era Cholo con más minutos en su primer año, se marchó al Manchester City el verano pasado por los 70 millones de su cláusula. 

Morata por su parte salió del club al cadete del Getafe y posteriormente al Real Madrid, donde debutó en el año 2010. Hace poco más de un año regresó al Atlético y desde entonces ha dejado claro que su cabeza siempre ha sido rojiblanca. Suma 18 goles desde su incorporación y el club ya confirmó en verano su decisión de ejecutar su opción de compra para quedárselo tras jugar como cedido por el Chelsea. 

Morata, Koke y Saúl celebran el gol del '8' al Liverpool.

Koke se ha consagrado con el Cholo

Pero el canterano por antonomasia de este Atlético es el capitán Koke. Debutante en 2009 y ya con ficha del primer equipo, la llegada de Simeone cambió su carrera. El vallecano veía las puertas de la titularidad cerrada por la llegada de Arda Turan y Diego Ribas junto con la presencia de jugadores como Reyes o Salvio. Con una oferta importante de un Málaga en puestos europeos, Koke dudaba sobre su continuidad, pero el Cholo le dejó claro que contaba con él y quería su continuidad. 

Desde entonces se ha convertido en un futbolista intocable en el esquema del argentino, el jugador llamado a marcar el ritmo y donde cada ausencia del '6' es un drama para el equipo. Koke suma 446 partidos oficiales con el Atlético, es el capitán, un 'one club man' y todavía con 28 años aspira a convertirse en el jugador con más partidos de la historia del club y superar a Adelardo, que posee el récord con 553 encuentros.