BARCELONA

Lautaro, fichaje con ERTE

En el Camp Nou defienden que podrán comprar jugadores pese al control estatal ya que al primer equipo no se le aplicó ERTE; pactó una rebaja voluntaria.

El Barcelona sabe que este mercado de verano le va a costar fichar porque la situación económica va ser comprometida, pero aún así mantiene a Lautaro Martínez como objetivo prioritario. Desde el club asumen que sus cuentas van a estar fiscalizadas por el Estado a causa del ERTE, pero consideran que eso no será obstáculo para afrontar la operación estratégica del verano.

Lautaro es el gran objetivo y luego hay otros secundarios que se atacarán en base al trueque, como puede ser el caso de Pjanic . De hecho, con Lautaro también se trata de rebajar el precio casi a la mitad mediante la inclusión de futbolistas en la operación.

La cláusula del delantero argentino es de 111 millones de euros, pero el club blaugrana no parece dispuesto a pagar más de 60 millones y quiere completar la operación con dos jugadores. Una negociación complicada que se puede ver perjudicada por la noticia que este mismo diario publicó esta semana, según la cual el Gobierno de España mirará con lupa las operaciones de las entidades que se hayan acogido a un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE).

Desde el Barça defienden que el ERTE se aplicó a otros ámbitos del club, pero no al primer equipo, donde explican que "hubo un acuerdo de ajuste salarial con la primera plantilla exactamente igual que ha pasado en el Real Madrid. En todo caso estaremos atentos, pero no preocupados". Y los ojos, en Lautaro Martínez por delante de Neymar.

Hacienda ya 'tiene' un despacho en el club

El Barcelona asume que a causa de la presentación del ERTE a sus empleados, a excepción del primer equipo, tendrá una presión fiscal extra por parte de Hacienda. Un hecho que desde el club blaugrana no sorprende. Explican desde las oficinas del Camp Nou que "cada año nos hacen una inspección. Llevamos diez en diez años". Tanto es así, que en el edificio de oficinas "existe una sala de reuniones y trabajo con capacidad para seis personas que ya no se ocupa nunca, la dejamos todo el año libre para los inspectores de la Agencia Tributaria". Conscientes de los tiempos que se avecinan, en la entidad blaugrana están tranquilos porque no piensan hacer ninguna locura con los fichajes. La primera prioridad es la de bajar presupuesto y masa salarial como se explicó ayer en estas páginas.