INGLATERRA

Seis años del resbalón de Gerrard con otra Premier en vilo para el Liverpool

Un mal control del capitán dejó a Demba Ba ante Mignolet y fue el principio del fin de la posible victoria en la Premier. Este año, complica el parón por el coronavirus.

0
Seis años del resbalón de Gerrard con otra Premier en vilo para el Liverpool

Era el añadido antes del descanso. Jornada 36 en Anfield entre Liverpool, líder, y Chelsea. En el centro del campo de Anfield, Steven Gerrard, capitán red, recibió un balón desde su izquierda y lo dejó correr hasta su diestra. El control se fue algo largo y el 8 intentó recuperar, un mal apoyo y un resbalón que costó un título de liga.

Demba Ba, delantero del Chelsea, fue astuto, acudió rápido a la presión, recuperó y esprintó hacia la portería de Mignolet, al que batió sin demasiada complicación. El 0-1 subía al marcador. Aunque quedaba la segunda parte, no fueron capaces de remontar a los de Mourinho.

Seis años pasan ya de aquel partido que acabó 0-2 y dinamitó las opciones de un Liverpool que se veía casi campeón. "Now you gotta belive us, we are gonna win the league", cantaban sus aficionados después de derrotar al City, principal perseguidor.

Ese 27 de abril, el Manchester City se puso líder ganando por 0-2 en Selhurst Park ante el Crystal Palace gracias a los goles de Dzeko y Yaya Touré. Una primera plaza que ya no cederían los skyblue hasta el final de Liga mandando el título, otro con final dramático, a las vitrinas del Etihad.

Esta derrota alargó la sequía y sumió a Gerrard en una depresión, acrecentada por la mala actuación de la selección inglesa en el Mundial de Brasil. "Fue verdaderamente cruel porque no es que fallara un penalti o me equivocara en un pase, sino que me resbalé. Es algo que le puede pasar a todo el mundo. Ocurrió en un momento crucial del partido y tengo que aprender a aceptarlo y podré hacerlo", reconoció después de todo lo sucedido. 

2020 y un amargo fin del gafe

Cuando creían que su mala suerte en la Premier League empezaba a cambiar, la pandemia de coronavirus obligó a parar el fútbol y así, dejar al Liverpool líder, a una gran diferencia del Manchester City, que ya entregado quería certificar su clasificación europea en el lugar más alto posible. "La Premier se acabó, el Liverpool se la merece", aseguraba Guardiola. 

Los aficionados calculaban cuantas semanas quedaban para certificar el título matemáticamente y preparar una tarde histórica en Anfield elevando a los muchachos de Klopp aún más arriba en la historia red después de su entorchado europeo. Ahora, el coronavirus ha evitado esa fiesta masiva y la resolución de la temporada está en el aire aunque la posibilidad de poder finalizar la competición gana enteros. La celebración con un estadio vacío será un cruel final ¿feliz? para acabar con una sequía de décadas. 

2014: Aspas, Torres y un Salah azul...

A la izquierda, Salah pelea un balón jugando aún con el Chelsea. A la derecha, Willian celebra su tanto agradeciéndole la asistencia a Torres.

En los medios ingleses recopilaron varios datos curiosos sobre ese partido que ganan interés con el devenir del tiempo. Aquel día, Mo Salah jugó en Anfield pero no como red, si no como blue. Jose Mourinho dio la oportunidad al extremo egipcio que estuvo casi todo el partido sobre el verde de Anfield, donde triunfaría años más tarde previo paso por Roma. 

Ese encuentro, lo disputaron tres futbolistas españoles: César Azpilicueta, Iago Aspas y Fernando Torres. Los dos últimos jugadores un papel relevante en el último gol, de mal recuerdo para ambos. Aspas salió en el 81 por orden de Brendan Rodgers, que retiró al central Jon Flanagan, en busca de cargar el ataque para remontar. El gallego se hizo cargo de un córner en los minutos finales que sacó raso y directo a los pies de Willian. El brasileño se la pasó a Torres y ambos corrieron hacia la portería de Mignolet. Justo delante del belga, el Niño se la cedió al brasileño, que la empujó a puerta vacía, quizá para evitar entrar en la crónica negra de los de Merseyside, que guardan un grato recuerdo suyo.

Más enlaces con el Liverpool quedaron abiertos desde esa mala tarde de abril. Mourinho, rival ese día, acabaría entrenando a su odiado United, Salah se convertiría en su estrella, Sterling acabaría en el City que les arrebató el título ese día y en la 18/19 y  Luis Suárez, máximo goleador de aquella Premier, y Coutinho, en el Barcelona, que cinco años más tarde sucumbiría en Anfield en una Copa de Europa que ha dado más alegrías que la Premier. 

Pero, sin duda, esa derrota tuvo que marcar en casa de los Touré, donde aquel resbalón de Gerrard provocó que la Premier pasara de las manos de Kolo, por entonces en el Liverpool, a las manos de Yaya, jugador destacado en aquel City que marcó para quitar el liderato al equipo de su hermano.