DEPORTIVO

De Veloso a Makaay, los siete pichichis del Deportivo

Cuatro jugadores blanquiazules lo ganaron en Segunda (Veloso, Amancio, Castro y José Luis) y tres lo consiguieron en Primera (Bebeto, Tristán y Makaay).

Roy Makaay celebrando un gol ante el Espanyol en la temporada que se proclamó pichichi y Bota de Oro.
JESUS SANCHO DIARIO AS

Al Deportivo le está costando encontrar una referencia en ataque esta temporada. Su máximo artillero es Mollejo, y sólo suma cinco tantos. La irrupción de Sabin Merino en enero, cuatro goles en sus cuatro primeros partidos, hizo pensar en que ya había un ‘nueve’ de garantías. Su arranque como debutante fue tan bueno que incluso superó al de Bebeto, el mejor delantero en la historia del club, pero se quedó estancando en esa cifra. Una carencia en un equipo que ha tenido a lo largo de su historia a grandísimos goleadores que suman siete trofeos pichichis, cuatro en Segunda y tres en Primera.

El primero en abrir el camino fue Veloso. El delantero compostelano, uno de los pocos en la historia del club que supera los 100 goles oficiales, fue el primer jugador del Deportivo en ganar el trofeo pichichi. Lo hizo en la temporada 1960-61 en Segunda al lograr 26 tantos. En 1965 se marchó al Real Madrid, con el que conquistó una Copa de Europa y tres Ligas. En el equipo blanco volvió a coincidir con la que fue su gran pareja de ataque en el Deportivo: Amancio Amaro. El delantero coruñés fue el segundo blanquiazul en conquistar el trofeo pichichi, justo un año después de Veloso. Lo hizo en la campaña 1961-62 con un total de 25 goles. Al término de esa Liga lo fichó el Real Madrid, con el que conquistaría otros dos trofeos de máximo realizador en Primera (1969 y 1970).

Tuvieron que pasar 16 años para que otro deportivista se volviese a proclamar máximo realizador de Segunda: Alfonso Castro. Rápido, tenaz y con gran olfato en el área, firmó 24 goles en la temporada 1977-78. El ariete ferrolano, que estuvo una década en el Depor, es el sexto goleador en la historia del club (93 dianas). Cinco años más tarde, en la campaña 1982-83, otro mito se convirtió en el cuarto pichichi blanquiazul: José Luis Vara. Su registro fue de 16 goles, el más pobre pero quizá el el de mayor mérito ya que el muradano es uno de los pocos centrocampistas que han logrado inscribir su nombre en la historia de este trofeo.

Una década más tarde Bebeto se convirtió en el primer deportivista que conquistaba el pichichi en Primera. El genio brasileño lo hizo en su primer año (1992-93), en el que firmó 29 goles para convertirse en el máximo realizador de la Liga. Es el jugador del Depor con más goles en Primera (86), cifra que logró en sólo cuatro campañas: 29, 16, 16 y 25. De nuevo hubo que esperar otros diez años para volver a ver un pichichi blanquiazul. Se trató de Diego Tristán, que en su segunda campaña en el club (2001-02) conquistó el trofeo con 21 tantos. El de La Algaba, con 110 goles, es el máximo anotador en la historia del club sumando todas las competiciones.

La temporada siguiente el poderío de aquel Deportivo que triunfaba en España y en la Champions quedó patente al proclamarse de nuevo otro futbolista coruñés como máximo realizador de Liga. Se trataba de Roy Makaay, que en el curso 2002-03 anotó 29 tantos. Además, la cifra le permitió al holandés proclamarse Bota de Oro, convirtiéndose así en el único futbolista blanquiazul que ha logrado tal galardón. Su excepcional temporada y su regularidad con el gol provocó ese mismo verano fuese traspasado al Bayern de Munich.