CONFINAD@S | LUIS MILLA

"Siempre pensé que en el Barça me empujaron a ir al Madrid"

Luis Milla relata a AS vivencias como exfutbolista, entrenador y exselecccionador olímpico. Tras su experiencia con Indonesia, ha estado de comentarista y quiere volver a los banquillos.

Luis Milla (Teruel, 12-3-1966) ha concedido una entrevista telemática a AS en la que nos relata vivencias de su etapa como el primer mediocentro canterano en el 'modelo Cruyff', su fichaje por el Real Madrid, su paso por distintas categorías de la Selección española, entre ellas la Olímpica y su fracaso en Londres 2012, y sus episodios como enrrenador, el último de ellos hace más de un año en Indonesia. Antes del Estado de Alarma ejerció de comentarista y quiere volver a un banquillo.

Usted fue uno de los primeros jugadores de la cantera del Barça que Cruyff llevó al primer equipo y con mucho éxito, para después dar el salto al Real Madrid. ¿Cómo fue aquel cambio tan radical?

Tengo un gran recuerdo para bien y para mal, porque fue una situación difícil, por cómo fue el traspaso. Tuve la sensación de que me empujaron a ir al Madrid. Entremedias, me quedé sin ir a la Selección, hubo mucho ruido mediático y yo pasé cinco o seis meses complicados. No jugaba porque el entonces entrenador del Barça tomó una serie de decisiones que tenían que ver más con el club y lo que pensaba él, que en mi beneficio. Pero al final llegué al Madrid, donde estuve siete años muy buenos, aunque me rompiera el cruzado al poco de llegar.

Fue el primer '4' del sistema de Cruyff que se impulsó en el Barça, ¿cómo ve la evolución del modelo y de esa posición en concreto?

En líneas generales, esa posición tan importantísima en el modelo que inició Cruyff no ha cambiado mucho, porque el Barça ha sido muy escrupuloso con el estilo. Después de mí lo han ocupado jugadores muy similares, muy inteligentes y que ejecutaban rápido, con Busquets que nos mejora a todos.

¿Cómo recuerda el debate Milla-Redondo cuando coincidieron en el Madrid?

Muchos aficionados del Madrid me recuerdan aquella rivalidad, que fue muy positiva para el equipo. Los dos peleábamos por un puesto, porque la idea de Jorge Valdano era jugar sólo con un mediocentro. Él era el teórico titular y yo el suplente, pero ambos jugamos bastante en los dos años que coincidimos. Éramos muy diferentes, pero aún así nos acoplamos a lo que quería Valdano y contribuimos a que aquel equipo hiciera un buen fútbol.

¿Cree que el fútbol de posesión y de posición del Barça y de Guardiola ha sido superado por el fútbol de transiciones del Liverpool de Klopp?

El Barça de Guardiola hizo un grandísimo fútbol, porque él da una vuelta de tuerca al estilo de Cruyff y lo lleva a cotas superlativas. Pero para poder contrarrestar ese juego, el fútbol evoluciona y el Liverpool de Klopp, por ejemplo, es capaz de hacer un juego igualmente válido y muy bueno, con un equipo muy físico, pero con mucha calidad, que es capaz de sorprender con un ritmo vertiginoso en las transiciones.

Usted fue jugador de cantera y es padre de jugador de cantera. ¿Cuál funciona mejor, la del Barça o el Madrid?

Es complicado porque de las dos canteras salen muy buenos jugadores. Creo que el Madrid tiene una acertada política de firmar jóvenes talentos, tiene muy buenos ‘scouters’, pero en cuanto a la línea de trabajo colectivo para mantener el estilo futbolístico, el Barça lo ha hecho muy bien en los últimos años, porque la base juega igual que el primer equipo y eso beneficia a los jugadores a la hora de que suban. Y luego también surgen hornadas, que tienen poco o mucho que ver con ambas cosas, como ‘La Quinta del Buitre’ en el Madrid o ‘La Quinta del Mini’ en el Barça.

"Después de mí han ocupado la posición de '4' en el Barça jugadores excelentes; Busquets nos mejora a todos"

En su época de futbolista, el juego del centro del campo aún era de auténtica trinchera. ¿Quién fue el futbolista contra el que jugaste o con el que jugaste que más ‘rascaba’?

Yo recuerdo que en mi época de jugador del Barça, las batallas en el centro del campo contra el Madrid eran muy duras con Ricardo Gallego. Luego hemos sido amigos y hemos coincidido bastantes veces hablando de fútbol, pero aquellos partidos fueron muy intensos; no se me olvidará una vez que salí con la boca ensangrentada por un codazo suyo…

¿Por qué fracasó aquella Selección olímpica de 2012 con jugadores como De Gea, Jordi Alba, Javi Martínez, Koke, Thiago, Mata, Rodrigo...?

Aunque veníamos de ser campeones de Europa y clasificarnos para los Juegos de Londres, es verdad que en el torneo fracasamos. No tengo un recuerdo bueno de todo aquello. No empezaron muy bien las cosas después de que el ambiente se enrareció porque yo decidí que mis jugadores estuviesen en la Villa Olímpica porque se lo habían merecido y eso no gustó en la Federación. Después, y soy autocrítico, las cosas no las hicimos bien, más allá también de que la preparación se quedara corta.

La UEFA sigue sin reconocer el título oficial que ganó el Madrid al Boca Juniors de Menotti en La Bombonera, en 1994. El gol que dio al Madrid aquella Copa Iberoamericana fue suyo, de un gran derechazo a la escuadra. ¿Cómo lo recuerda?

Aquel año no nos fue muy bien al equipo y tuvimos la oportunidad de disputar aquel trofeo recién acabada la temporada. Fuimos a Argentina, acompañados por Di Stéfano, e hicimos una especie de gira, también por Chile. Salimos a jugar a La Bombonera con el 3-1 que logramos en el Bernabéu y nos apretaron mucho. Tenían un gran equipo, se pusieron 2-0, pero tuve la suerte de engancharla, tras córner de Míchel, y conseguir el trofeo que nos dio aquel trofeo no reconocido por la UEFA. La verdad que guardo un gran recuerdo, porque fue de los pocos goles que marqué en mi carrera.

¿Qué jugadores a los que ha entrenado han llegado más alto de lo que esperaba y, al contrario?

En la Sub-21 es difícil que haya jugadores que no lleguen, pero en la Sub-19 se dan más casos. De los que llegaron alto voy a quedarme con dos, porque siempre me he sentido orgulloso de ello. Recuerdo que me recomendaron, estando de seleccionador, que fuera a Zaragoza a ver dos chicos que militaban en el Aragón, el filial zaragocista, cuando muchos otros ya jugaban en Primera, de cara al Mundial de Egipto Sub-20 de 2009: Ander Herrera y Víctor Laguardia. Y cuando los vi me gustaron muchísimo, y después han llegado a ser reconocidos profesionales.

De la Fuente tiene pensado llevar a los Juegos Olímpicos de Tokio a tres de los nueve de 1996 que fueron campeones y que serán mayores de 24 años. ¿Crees que es lo mejor, en lugar de convocar a Ramos o Piqué?

A mí me sucedió algo similar. Tuve una conversación con Busquets antes de los Juegos de Londres y él quería venir, pero yo entendí que el premio debía ser para los que habían recorrido el camino durante dos años. Yo conté con Mata, Javi Martínez y Adrián. No hubiera sido ningún extraño que hubiera venido Busquets, todo lo contrario, pero por ética debían ir los que habían alcanzado el objetivo.

"El Madrid tiene una acertada política de firmar jóvenes talentos, pero en el Barça se mantiene el estilo porque la base juega igual que el primer equipo"

¿Qué les falta a países como Indonesia, China, Emiratos Árabes o Qatar para dar un definitivo salto cualitativo en su fútbol?

Prácticamente todo el fútbol en Asia está muy alejado del nivel de Europa. Es verdad que luego hay distintos niveles en el fútbol asiático. Van por el buen camino, pero a otra velocidad y, sobre todo, lo que tienen que hacer es elegir a sus gestores, que busquen lo mejor para su fútbol, no lo mejor para ellos. Cuando yo llegué a la selección de Indonesia, la absoluta no podía competir por una sanción de FIFA por corrupción. Su problema está en la base, donde tienen que seguir mejorando en tres patas: entrenadores, instalaciones y buenos torneos en los que progresar compitiendo.

¿Cómo estaba viendo al Real Zaragoza este año y cómo fue su etapa en el club los meses que estuvo allí?

Hasta que se paró la Liga, estaba en un gran momento. Hay tres aspectos clave para esta buena temporada: Víctor sabe muy bien de la filosofía de ese club, el Zaragoza ha hecho un gran trabajo de base, pese a los problemas económicos que ha tenido, ha insistido con la cantera y ahora está dando sus frutos, y después que ha firmado una serie de jugadores muy relevantes en la categoría. Y con respecto a mi etapa allí, en esos seis meses es verdad que pude hacerlo mejor, pero el ambiente no era el mejor y eso se mezcló con que los dirigentes querían estar en Primera en la segunda o tercera jornada de Liga y eso le metió al equipo una presión añadida y nociva.

¿Cree que LaLiga debe reiniciarse aunque sea sin público? Usted es entrenador y ha sido jugador: ¿cómo ve los protocolos propuestos?

No necesitamos prisas, porque lo importante es la salud, pero es verdad que habrá que seguir unos protocolos bien definidos para que haya máxima seguridad. No tengo dudas de que se va a jugar a puerta cerrada, porque no puede ser de otra manera, pero vamos a ver cuándo se puede volver a entrenar y cómo; habrá que hacer una especie de minipretemporada… Va a ser complicado volver a la competición.

¿Cuáles son sus planes para cuando salgamos del confinamiento a una vida más o menos normalizada?

Antes del Estado de Alarma estaba de comentarista y la verdad es que me gustaba, debatiendo y analizando fútbol, pero evidentemente lo que quiero es entrenar. Mi última experiencia fue en la selección de Indonesia, hace año y medio, y la última en España, en el Zaragoza hace cuatro años. Cuando terminé mi periplo en Indonesia y volví tuve la sensación de que me quedé fuera de la ‘rueda’, fuera de mercado, así que espero tener una nueva oportunidad en mi mercado, que es principalmente Segunda División, cuando salgamos de esto. Y si no, fuera, pero siempre bajo unas condiciones determinadas, como las que tuve en Emiratos Árabes o en Indonesia.

"No tengo un buen recuerdo de Londres. El ambiente se enrareció por una decisión que tomé que no gustó a la Federación; después no hicimos las cosas bien y fracasamos"