PRIMERA IBERDROLA

La gran lucha de Falcón en su segunda lesión del cruzado

La futbolista del Barça se recupera de su segunda lesión en el cruzado durante la recuperación. "Esta vez está siendo todo más fácil", destaca.

Andrea Falcón, jugadora del Barça, se recupera de una lesión en el cruzado durante esta cuarentena.
Foto cedida por Andrea Falcón al Diario AS

Minuto 14 del derbi Espanyol-Barça (0-4) del pasado 16 de diciembre. El fútbol volvió a pararse para Andrea Falcón (Arucas, Las Palmas, 23 años). La jugadora canaria recayó en ese momento en una de las lesiones más temidas por los futbolistas: la rotura del ligamento cruzado anterior. Por segunda vez en su carrera, primero en la rodilla de la pierna derecha y en esta ocasión de la izquierda, la '21' azulgrana se enfrentaba al quirófano y a una recuperación que, como mínimo, le dejaría seis meses sin poder jugar. "Lo sabía antes de que me lo confirmaran, desde el momento en el que hice el gesto en el partido y noté esa sensación. Durante unos segundos me quedé en el suelo y reviví en mi cabeza los once meses que pasé sin jugar por culpa de esa misma lesión hace tres años", indica la jugadora en una entrevista con AS.

La carrilera zurda, a la que ha pillado la cuarentena en mitad de su recuperación, realiza todas las indicaciones que les envían los especialistas médicos del Barça desde su casa en Las Palmas. "No me está costando mucho, la verdad. Ahora mismo estoy en una fase de la lesión en la que trabajo lo muscular. Para ello, tengo diferentes materiales como gomas, un TRX, un balón medicinal y un step para hacer los ejercicios que me pautan día a día", relata la internacional española, tras explicar cómo está viviendo el confinamiento: "Intento mantener una rutina para tener la mente ocupada y no pensar tanto en esta situación". La jugadora, graduada en psicología, subraya que tiene "muchas ganas de volver". "Sé que volveré. Llevará tiempo y será duro, pero trabajaré para que sea lo antes posible", destaca.

Falcón, que ha recibido el apoyo más importante de su familia, amigas y el de todas sus compañeras de equipo, se levantó más fuerte de su lesión en el cruzado en 2017, actuando a gran nivel en el Atlético desde donde el pasado verano decidió regresar al Barça. En el club azulgrana ha disputado esta temporada ocho partidos de Liga y dos de Liga de Campeones actuando como extremo o lateral por la banda izquierda. La de Arucas agradece el hecho de estar a la hora de afrontar una lesión de este nivel: "Tenemos a los mejores servicios médicos del mundo. El club dispone del mejor personal, tanto médicos, como fisioterapeutas y readaptadores, así como de todo el material necesario para poder hacer la recuperación de la mejor manera posible". Sobre la lesión, Falcón indica que la experiencia le ha ayudado a tomarse mejor la recuperación. "La primera vez que me pasó, la lesión me enseñó que era muchísimo más fuerte de lo que yo pensaba. Es lo que me ayuda a superarlo ahora. Si ya lo hice, ¿por qué esta vez tiene que ser diferente?", señala la futbolista.

Una cicatriz que marca un reto

Andrea Falcón, que estuvo cerca de quedarse fuera del pasado Mundial por un problema en la planta del pie, ha estado acompañada por las lesiones durante su carrera. A pesar de esto, la canaria no ha dejado de cosechar éxitos, con seis Ligas y dos Copas en su palmarés. La futbolista se muestra muy positiva en cuanto a la recuperación de su grave lesión, de la que apunta que "esta vez está siendo todo más fácil". "Una lesión así siempre se hace cuesta arriba. Estar tanto tiempo sin tus compañeras es complicado. Sin embargo, haberlo vivido antes hace que sepa qué pasos hay que seguir, las sensaciones que tengo que tener y si son normales o no", expone la de Arucas.

"Es una lesión difícil. Durante la recuperación se vive en una montaña rusa: unos días la rodilla va genial y estás feliz; y al día siguiente te duele y te entra el bajón y las ganas de dejarlo. Aun así, con trabajo y esfuerzo se supera. No hay que rendirse", declara Falcón, que mira a la cicatriz de la operación en su rodilla con un único pensamiento: "Volver mejor de lo que estaba".