REAL MADRID

Los extracomunitarios son un galimatías para el Real Madrid

Reinier está 'condenado' a jugar sólo con el Castilla hasta que Vinicius obtenga la nacionalidad española, cuyos trámites iniciará en verano.

El fichaje de Reinier por el Real Madrid ha hecho rebrotar un problema latente que, sin embargo, el club blanco ha gestionado con habilidad: el manejo del cupo de extracomuntiarios. El brasileño está 'condenado' a jugar el resto de temporada con el Castilla porque el primer equipo tiene agotadas las tres plazas de extracomunitarios. Las ocupan Vinicius y Militao, con ficha de ese primer equipo, y Rodrygo, que completa el cupo. El 27 está inscrito con el Castilla y es el jugador al que el Madrid tiene dado de alta como titular de la autorización federativa para actuar en Liga como tercer extracomunitario del primer equipo. La nacionalización de Vinicius es clave para que Reinier pueda tener acceso al primer equipo (sí podría jugar –si el Madrid tuviese fichas libres– en Champions y en Copa y Supercopa) y abrir la puerta a otros fichajes.

En las últimas dos temporadas el Madrid ha sido hábil manejando con flexibilidad la norma de los tres extracomunitarios. La temporada pasada aún tenían la condición de extracomunitarios Casemiro y Valverde. Vinicius, con ficha del Castilla, ocupaba la tercera plaza de extranjero y dejaba cubierta la contingencia de un eventual Brexit duro y a las bravas que hubiese podido convertir a Bale en extracomunitario en el transcurso de la temporada el 30 de marzo de 2019 (la primera fecha que se fijó para el Brexit antes de las sucesivas prórrogas).

Para esta temporada Casemiro y Valverde ya tenían adquirida la nacionalidad española y dejaron libres sus plazas de extracomunitario. Vinicius pasó a tener ficha del primer equipo, la segunda vacante fue para Militao y Rodrygo 'heredó' la plaza de su compatriota en el filial, aunque en su caso influyó una segunda circunstancia: las 25 fichas del primer equipo estaban cubiertas. La salida de Odriozola, cedido al Bayern en el mercado de invierno, liberó una ficha, pero Rodrygo se ha 'quedado' en el Castilla manteniendo la posibilidad de ir convocado a las órdenes de Raúl. Eso, a la vez, deja un resquicio para Reinier. El Madrid podría solicitar revocar la autorización de Rodrygo (por ejemplo, en caso de lesión) y que fuese la última perla brasileña quien tuviera esa venia para ser alineado en el primer equipo como tercer extracomunitario.

Cuando Vinicius culmine su proceso de nacionalización, Reinier tendrá vía libre para jugar con el primer equipo. Dependerá de la velocidad de los trámites, que suelen prolongarse unos meses y podrían retrasar la posibilidad de que Reinier sea alineado con el primer equipo en Liga. Aunque el verano traerá varios frentes, pues el japonés Kubo, que está cedido en el Mallorca, también ocupa plaza de extracomunitario.

Cabe recordar que el cupo de extracomunitarios sólo afecta a la Liga. La Copa y la Supercopa de España no están consideradas como competiciones profesionales, por lo que en ellas hay libertad para la alineación de extracomunitarios en virtud de la disposición adicional segunda de Ley contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte (en su disposición adicional segunda) de 2007. En la Champions también hay cupos, pero están diseñados para asegurar un número de futbolistas nacionales (o asimilados). La UEFA reserva ocho fichas para jugadores formados en el país del club en cuestión y, dentro de esas ocho, cuatro para futbolistas formados en el propio club.