REAL MADRID

Asensio se rompió él solo en un partido amistoso en Washington

El atacante balear se destrozó el ligamento cruzado y el menisco en un lance fortuito con Aubameyang en el segundo amistoso de la pretemporada madridista de la campaña 2019-20

Madrid
0
Asensio, en un entrenamiento con e Real Madrid antes del estallido de la pandemia el coronavirus.
realmadrid.com

Julio de 2019. Segundo partido amistoso de la pretemporada del Real Madrid. Los blancos se miden al Arsenal inglés en el FedEx Field, en las cercanías de Washington, en Estados Unidos. El primer encuentro había sido una dura derrota ante el Bayern Múnich (3-1) en Houston, y los de Zidane necesitaban lavar su imagen ante los gunners de Emery. Tras una pésima primera parte, los ingleses se habían ido con ventaja (2-0). Pero en la segunda mitad, y bajo el liderazgo de Asensio, que había entrado en un carrusel de sustituciones, el partido había dado un giro de 180 grados.

Primero fue un zurdazo del propio Asensio que fue repelido por el poste. Participó en el primer gol del Madrid: en el minuto 55 recibió un pase de Isco, regateó con un taconazo dentro del área y alcanzó a meter la punta ante la salida de Emiliano Martínez. El rechace fue cazado por Bale para marcar el primer tanto blanco. Apenas un par de minutos después (min. 58), es Marcelo quien se internó por la banda izquierda y cedió al balear, que con otro zurdazo estableció el empate a dos goles.

Cinco minutos (minuto 63) después vino la catástrofe: en un lance defensivo y fortuito con Aubameyang (intentó arrebatar el balón al delantero gabonés), el madridista pisó mal y se fue rápidamente al suelo con evidentes gestos de dolor.

Hasta ese momento, Asensio estaba siendo uno de los jugadores más destacados de la pretemporada blanca. Zidane le había alineado partiendo de la banda izquierda, pero con libertad de movimientos. En los casi 20 minutos que había jugado ante el Arsenal le había colocado de falso delantero centro, lo que le permitía estar más en contacto con el balón, buscar más la portería rival, generar huecos a sus compañeros y ayudar en la construcción del juego. En definitiva, ser un Asensio más completo, más participativo, más dinámico.

Abandonó las instalaciones del FedEx en una ambulancia rumbo a un hospital, donde el informe fue demoledor: el jugador había sufrido una rotura del ligamento cruzado anterior y del menisco externo de su rodilla izquierda. Dos semanas después, el 7 de agosto, era operado en la Clínica Cemtro de Madrid. La intervención fue dirigida por el doctor Manuel Leyes, reconocido especialista en problemas de rodilla y por cuyas manos han pasado figuras como el propio Zinedine Zidane, su compañero Luka Modric, el ciclista Alberto Contador o el patinador Javier Fernández.

Ahora, 251 días (u ocho meses y siete días) después, Asensio vuelve a ver la luz para regresar a los entrenamientos con sus compañeros. El proceso ha sido largo, pero lo prefirió así a dar un paso en falso. Ya está recuperado. Ahora, y mientras pasa la cuarentena con los suyos, lo que quiere es regresar a su verdadera pasión: jugar al fútbol.