LIVERPOOL

Las 4 rachas del Liverpool que rompió el Atlético en el Wanda Metropolitano

La victoria del Atlético contra el Liverpool en la Ida de Octavos de Final de la Champions puso fin a 4 rachas deportivas de los de Jurgen Klopp.

Las 4 rachas del Liverpool que rompió el Atlético en el Wanda Metropolitano

El Liverpool caía derrotado en el Wanda Metropolitano por 1-0 en la Ida de los Octavos de Final de la Champions League creando una desventaja para los Reds de cara al duelo de Vuelta que se disputará en Anfield.

El conjunto dirigido por Jurgen Klopp es uno de los equipos más en forma del panorama europeo y mundial. Su temporada liguera está siendo imponente (siguen sin perder tras 26 partidos, con sólo 1 derrota), sus cifras goleadoras son demoledoras (61 goles a favor, 15 goles en contra) y sus jugadores se han revalorizado a pasos agigantados en el último año y medio.

Sin embargo, llegó la Champions League. Volvió el máximo torneo europeo a nivel de clubes y el conjunto inglés volvió a sentir el amargo sabor de la derrota en una noche en el que intentaron dominar y llevar la manija del encuentro (72% de posesión a favor), pero en el que no inquietaron ni una sola vez a un Jan Oblak que estuvo prácticamente inédito (0 disparos entre los 3 palos del Liverpool).

Una derrota, un tropiezo, que ha puesto fin a una gran dinámica de resultados del Liverpool y que, a su vez, ha roto varias rachas de resultados que acumulaba en su casi perfecta temporada en territorio doméstico inglés:

  • Sumaba 4 partidos sin encajar. Ni contra el West Ham (0-2), ni contra el Southampton (4-0), ni contra el Shrewsbury (1-0), ni contra el Norwich (0-1). Sí ocurrió en Madrid. Sí ocurrió ante el Atlético de Madrid. El conjunto de Simeone consiguió batir a un Alisson que suma uno de los mejores porcentajes de paradas en el fútbol europeo desde su llegada a Anfield poniendo punto final, así, a una racha que duraba desde el pasado 29 de enero.
  • Se quedó sin marcar por primera vez desde el 21 de diciembre de 2019, cuando empató 0-0 contra Flamengo en el pasado mundial de clubes. Ganaron, alzaron el título, pero necesitaron la prórroga para consumar su triunfo. Así, la victoria del Atlético por 1-0 supuso poner fin a una racha de 12 partidos en los que siempre había marcado.
  • Uno de los datos más importantes y significativos. El Liverpool no disparó a portería ni una sola vez durante el partido disputado en el Wanda Metropolitano. No ocurría esto al conjunto del Merseyside desde el pasado 3 de octubre de 2018, frente al Napoli en San Paolo, en la Fase de Grupos de la Champions League 2018-2019, hace 2 temporadas. Aquella noche también perdieron, tampoco consiguieron marcar, como ocurrió frente al Atlético.
  • Hasta su partido contra el Atlético habían encadenado 14 partidos sin perder. No caían derrotados en partido oficial desde el 17 de diciembre (5-0), pero aquel encuentro tuvo un contexto diferente, ya que los Reds colocacaron sobre el terreno de juego un equipo repleto de juveniles. El Liverpool debía disputar el mundial de clubes días después y se vio obligado a esta decisión. En un contexto más competitivo, serían 34 partidos sin perder. No perdía desde el 17 de septiembre contra el Napoli (2-0), en la pasada Fase de Grupos.

El campeón de Europa cayó derrotado en la capital de España con una sensación contradictoria. Habían dominado claramente la posesión (28% - 72%), pero su protagonismo y mando de la situación no se tradujo realmente en pases clave ni en ocasiones de gol. De hecho, no dispararon a portería. Un elevado porcentaje de sus pases (120 respecto al total) se produjeron entre su pareja de centrales, van Dijk-Joe Gomez, y lejos de la portería. Es decir, vencieron en el terreno de la posesión, pero no supieron sacar crédito de ello, de esa supuesta ventaja ante un Atlético que, en términos generales, sí creó más peligro real de gol.

El resultado es corto y presenta un partido de Vuelta igualado en Anfield, pero el triunfo del Atlético ya no puede evitar que el Liverpool viera caer 4 rachas que, entre otros muchos aspectos, habían creado sobre ellos un aura de equipo prácticamente imbatible.