INGLATERRA

Se cumplen 15 años de la compra del United por parte de los "hermanos invisibles"

La salida de Sir Alex Ferguson condicionó el futuro del club. Malos fichajes, malos resultados y un proyecto sin mimbres.

Se cumplen 15 años de la compra del United por parte de los "hermanos invisibles"
Michael Regan Getty Images

Hace 15 años, los Glazers se hicieron con el Manchester United. Los norteamericanos más de una década después están en una situación delicada. Los red devils han perdido y por bastante el dominio del fútbol inglés en los últimos años y la afición ya está organizada durante años contra una gestión tan desastrosa como ausente salvo por el delfín, Ed Woodward.

Daily Mail ha recopilado varios de los aspectos que han llevado a una situación que parecía difícil de creer a principios de década cuando el United venía de ser campeón de Europa y reinaba con asiduidad en la Premier.

Dueños ausentes y mala gestión con Sir Alex

Además de una ausencia ya conocida de los Glazer, asegura este diario que la salida de Sir Alex Ferguson llegó a ser traumática en el Manchester United. Tras él, solo Jose Mourinho gozó de un proyecto con algo de resultados: un segundo puesto en Liga y una Europa League en su mejor campaña.

Aseguran que una de las claves del éxito del club era la relación que mantenían Sir Alex Ferguson y David Gill, vicepresidente ejecutivo del club, al que sustituyó el impopular Woodward. Gill y Ferguson se reunían cada mañana de viernes para evaluar el estado del equipo y mantener una línea de información fluida entre campo y despachos. En verano, Gill acudía al mercado conociendo las necesidades y los futbolistas que Sir Alex quería y de los que se encargaba de sacar rendimiento.

"Un periodo de Woodward con Gill le hubiese ayudado a conocer como funcionaba el club", asegura este diario como solución a posteriori.

Fichajes: mucho gasto y poco rendimiento

El punto de mira también está puesto en los fichajes. El club ficha más que antes y además, con jugadores que ofrecen peor rendimiento. El descontrol a la hora de gestionar esta parcela queda claro en las contrataciones de Harry Maguire y de Bruno Fernandes. Daily Mail apunta como el United estiró la cuerda en busca de una rebaja que no consiguió. Al final, ambos jugadores llegaron por una cifra bastante elevada y más tarde de lo que lo pudieron hacer la primera vez.

El equipo sigue un año más a la deriva. El United está clasificado para las eliminatorias de la Europa League y es el octavo clasificado de la Premier, a seis puntos de los puestos europeos.