COPA DEL REY

La Copa más reñida

A pesar de la mayor presencia y oportunidades para los equipos de Segunda B y Tercera, el nuevo formato ha propiciado que las prórrogas y las tandas de penaltis se multipliquen.

La remodelación de la Copa del Rey ha deparado mayor sorpresas e igualdad sobre el campo, a pesar del criterio de emparejar a los más modestos contra los más grandes. Una de las consecuencias que ha traído el nuevo formato ha sido la emoción hasta el último momento del partido, ya que hasta 34 eliminatorias han tenido que resolverse más allá del tiempo reglamentario.

La nueva Copa del Rey de la Federación traía novedades ya sabidas esta temporada: la ampliación de 83 a 116 equipos (con la presencia de diez equipos regionales) y disputar las eliminatorias hasta semifinales a partido único en la casa del más modesto. Pero es justo este último criterio, el de eliminar los partidos de ida y vuelta, los que han incentivado la imagen de ver a un equipo pequeño poniendo a un grande contra las cuerdas. Los datos lo demuestran, en las cinco rondas que ya se han disputado en la Copa se han dado hasta 34 prórrogas, de las cuales 17 han tenido solucionarse en la tanda de penaltis.

La mayoría de las ocasiones en las que se ha tenido que recurrir a las prórrogas (28 de las 34) han sido entre equipos de distintas categorías, de las cuales salió ganador en dieciséis ocasiones el equipo de mayor nivel (diez se solucionaron en la prórroga y seis desde los once metros). De esta forma, esta Copa se convierte en la más igualada. Nunca se vieron tantas eliminatorias que se tuvieran que resolver en la prórroga o en los penaltis. En las ediciones anteriores, sólo hubo una en la que se superaron las 23 prórrogas, en la 2016-17. 

Con este formato han estado a punto de colarse en cuartos de final dos Segundas B como la Cultural Leonesa y el Badajoz. Si tuvo más existo el Mirandés, de LaLiga SmartBank, que tumbó al Sevilla en octavos y es el único equipo que estará en el sorteo de cuartos mezclado entre Primeras.